En Valladolid

El único hotel con servicio de mayordomo

LeDomaine formó al personal con el sirviente de la reina Isabel II.

El único hotel con servicio de mayordomo

Cuando el hotel Abadía Retuerta LeDomaine abrió sus puertas en 2012 quiso marcar la diferencia. Ya tenía mucho ganado con el edificio, una joya histórica ubicada en un monasterio del siglo XII, levantado entre viñedos, en Sardón de Duero, conocido como la milla de oro la Ribera del Duero, en Valladolid. A esto se unía el propósito de sumar a la oferta vinícola de la bodega Abadía Retuerta una propuesta gastronómica de interés, ubicada en el refectorio, y de la que se encarga el chef Andoni Luis Aduriz, del restaurante Mugaritz (Rentería, Gipuzkoa), y que cuenta con una estrella Michelin.

Pero había algo más que deseaba poner en marcha el director de LeDomaine, Andrés Araya, para marcar realmente la diferencia: el servicio de mayordomía. “No existía ningún hotel en España con esta oferta, ya que requiere de una gran inversión en personal, que es el que va a hacer que la estancia del cliente sea única”, afirma el ejecutivo chileno, con experiencia en diferentes grupos hoteleros. Para ello contrató a Robert Watson, el que fuera mayordomo de la reina Isabel de Inglaterra y fundador de la escuela The Guild of Professional English Butlers, que formó a los 96 empleados del hotel, que cuenta con 30 habitaciones, en este tipo de competencias. “Somos el único hotel que tenemos tres empleados por habitación, cuyo precio medio ronda los 440 euros, esto es lo que nos diferencia y lo que nos permite mantener nuestros estándares de servicio de un cinco estrellas”, apunta.

El único hotel con servicio de mayordomo

El secreto está en el lujo intangible, en la planificación y en anticiparse a las necesidades de cada cliente. “Tenemos que producir en nuestro huésped el efecto wow, y eso tiene que ver con elementos intangibles, como el silencio o el espacio, que son los que realmente hacen que una experiencia sea única e inolvidable”. Un mayordomo, en este caso todo el personal de Abadía Retuerta, tiene que saber abrir una botella de champán, deshacer un equipaje, planchar la ropa o cambiar un billete de avión.

Porque cuando un cliente hace una reserva en LeDomaine se le envía un cuestionario para preparar la estancia, con sus preferencias, si se trata de un viaje romántico, gastronómico, enológico o de relax, “de manera que lo tengamos todo preparado”. Otro detalle que marca la diferencia es la bienvenida, el check in nunca se hace en la recepción, sino en la habitación, de manera privada. Es, en ese momento, cuando se le da al cliente un teléfono móvil para llamar al mayordomo, en caso de requerirlo. “Nuestro verdadero lujo es el personal, al que dedicamos el 65% de la facturación del hotel”, explica Araya.

LeDomaine: Sardón de Duero (Valladolid). Tel. 983 680 368. www.ledomaine.es.

Normas