El futuro de las pensiones

El 70% de los jubilados en España vive solo con su pensión pública

El 38% presta ayuda a su familia y el 67% hace frente a gastos de 953 euros al mes con ingresos que se sitúan por debajo de los 1.250 euros mensuales

Las finanzas de los pensionistas Ampliar foto

La Fundación Edad&Vida, junto a VidaCaixa y Obra Social “la caixa” presentó ayer las conclusiones del estudio La revolución de la longevidad y su influencia en las necesidades de financiación de los mayores, según el cual, elaborado por expertos de las Universidades de Valencia, Extremadura y Castilla-La Mancha, la pensión pública es la única fuente de ingresos para siete de cada 10 mayores de 65 años. De esta manera, solo un 30% cuenta con ingresos adicionales que en su mayoría proceden de distintos productos financieros (en el 29% de los casos), planes privados de pensiones (22%) y alquileres (13%).

Con estos primeros datos puede concluirse que aún son minoría los jubilados que en España tienen otros ingresos distintos a los de la pensión pública para poder vivir. Ahora que se está cuestionando la sostenibilidad futura del sistema, ¿cómo viven los actuales jubilados? ¿Es suficiente la pensión pública que cobran para hacer frente a sus necesidades básicas? El estudio da a entender que sí es suficiente para una mayoría, incluso el 38% presta ayuda a su familia, si bien hay quienes tienen dificultades para llegar a fin de mes.

Una de las principales conclusiones de este informe revela que el 67% de los ciudadanos mayores de 65 años encuestados percibe unos ingresos mensuales por debajo de los 1.250 euros y hace frente a un gasto medio de 953 euros al mes. Sin embargo, la encuesta arroja también que un 38% vive cada mes con unos ingresos que no llegan a 750 euros y que solo el 6% supera los 2.000 euros mensuales. En total, entre quienes declarar vivir solo de la pensión pública y quienes reconocer contar con ingresos adicionales, el 57% declara percibir rentas por debajo de los 1.000 euros. El 77%, eso sí, admite que convive con otras personas que, en muchos casos, también disponen de ingresos en el 20% de los hogares. Aún así, un 45% señala que tiene dificultades para cubrir sus necesidades.

En cuanto a cómo gastan de promedio esos 953 euros que declara la mayoría, el 31% se destina a vivienda y suministros básicos como luz, agua, gas, comunidad o teléfono, otro 35% se va en alimentación, ropa y productos de limpieza, salud y medicamentos absorben unos 104 euros al mes (10,9%) y 171 suelen ir a parar al ocio.

  • Ahorro preventivo

Otro denominador común entre los jubilados es que pese a que a una mayoría solo les restan esos 171 euros para destinar a bienes o servicios que no son esenciales, todos se decantan partidarios de ahorrar. Un 22% de ellos asegura que probablemente no disponga de suficiente patrimonio para cubrir sus necesidades futuras. Esto es lo que explica que un 56% de los mayores de 65 años prefiera ahorrar por si tiene que afrontar algún imprevisto. Sin embargo, el 40% señala que no puede hacerlo porque carece de recursos suficientes, mientras que un reducido grupo del 4% prefiere gastar todo sin pensar en posibles contingencias.

Más allá de los posibles imprevistos, los mayores piensan en dejar un patrimonio a sus herederos. El 91% de los hoy jubilados dispone de una vivienda en propiedad, pero no cuenta con otros ahorros en bienes inmuebles distintos. El 72% optaría por dejar todo su patrimonio a sus herederos, mientras que el 24% preferiría gastarlo y dejar en herencia solo su vivienda habitual.

Cómo ahorrar para disfrutar del mismo nivel de vida en el retiro

Una de las primeras reformas que deberá afrontar el nuevo Gobierno es la del sistema público de pensiones. Las últimas acometidas en 2011 y 2013 parece que no van a ser suficientes ante el incesante envejecimiento demográfico y la reducción de la población activa.

Los expertos demandan a la Administración que ofrezca a los ciudadanos información fiable y veraz sobre cuál será su pensión pública en función de su carrera de cotización. El estudio presentado ayer contiene varios ejemplos. Así, para Carlos, que hoy tiene 27 años y unos ingresos netos anuales de 20.000 euros, después de cinco años cotizados, cuando se jubile a los 67 recibirá 1.456 euros. Esa prestación le permitirá cubrir el 100% de sus necesidades solo dos años. Si desea mantener su actual nivel de vida hasta el final, deberá empezar a ahorrar ya 282 euros al mes.

En el caso de Julia, de 40 años y con dos hijos, que cuenta con 30.000 euros netos de ingresos y ya ha cotizado 18 años, la pensión será de 1.808 euros. Con ella podrá cubrir sus gastos 11 años, de los 67 a los 78. A partir de entonces, sus gastos superarían a los ingresos. Para evitarlo, deberá ahorrar 157 euros al mes. Por último, Marcos, de 47 años y con 25 años cotizados, sus 45.000 euros al año de ingresos le darán derecho a una pensión de 1.946 euros con la que podrá vivir hasta los 74 años. Para alargar su nivel de vida, deberá ahorrar 306 euros al mes.

Normas