Procedimiento judicial

Nueva Pescanova vuelve a demandar a la vieja Pescanova

Nueva Pescanova se refiere a ventajas como la obligación de prestar libre de costes a la 'vieja' Pescanova el necesario apoyo administrativo, fiscal y legal para su correcto funcionamiento.

Pescanova
Sede de Pescanova

Nueva Pescanova ha decidido volver a demandar a los antiguos propietarios de la pesquera, agrupados en Pescanova SA. Según ha informado la segunda en un hecho relevante a la CNMV, la nueva dirección del grupo considera que Pescanova SA se aseguró unas supuestas ventajas en el proceso de creación de Nueva Pescanova.

La sociedad fue creada como fruto del convenio de acreedores firmado para salir del concurso en el que se había visto inmersa la pesquera. Así Nueva Pescanova defiende que los antiguos gestores, antes de que la banca tomara el control de la sociedad, se aprovecharon para tener ventajas en el procedimiento conocido como fusión y doble segregación. La sociedad pide una indemnización por ello.

Las ventajas a las que se refiere Nueva Pescanova en su demanda pasan por la obligación de prestar un servicio sin costes para Pescanova SA de apoyo administrativo, fiscal y legal para el funcionamiento de la sociedad, que agrupa al 20% de las acciones del grupo de alimentación. El coste de estos servicios se fijó en un máximo de 200.000 euros semanales, según los antiguos propietarios.

El acuerdo incluía también la obligación para Nueva Pescanova de mantener en la sede de la compañía un espacio de no menos de 60 metros cuadrados para la sociedad Pescanova SA sin que esta incurriera en costes.

A ello se suma además la retención “por razones de prudencia y de eficacia operativa” de 1,9 millones de euros como garantía para los acreedores concursales de Nueva Pescanova, que formalmente quedan en el balance de la 'vieja' Pescanova.

Se trata de la segunda ocasión en la que Nueva Pescanova demanda a Pescanova SA. La primera de llas, presentada en mayo, los actuales propietarios de la pesquera (principalmente la banca y los acreedores) criticaron la firma de dos contratos realizados por Pescanova SA, en los meses en los que era el administrador único de la compañía antes de la toma de control de la banca, y que supuestamente le beneficiaron. Este caso se encuentra actualmente en el Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra.

La 'vieja' Pescanova, que cuenta con el 20% de la multinacional pesquera, considera en el hecho relevante que ambas demandas comparten un “deliberado desconocimiento” de la reestructuración del Grupo Pescanova.

En dicha reestructuración, la 'vieja' Pescanova asegura haber actuado en todo momento conforme a los contenidos de los distintos convenios aprobados y, en especial, de las distintas operaciones de reestructuración societaria aprobadas en ejecución de los convenios concursales.

Según defiende la antigua Pescanova, el único fin de Nueva Pescanova con esta nueva demanda es “extrangular” financieramente a la 'vieja' para que no pueda defenderse legalmente ante la ampliación de capital que la pesquera prevé realizar para diluir el 20% que ostenta en Nueva Pescanova.

Las mismas fuentes han insistido en que tanto esta demanda como la anterior carecen de base jurídica y han resaltado que se trata de una “simple represalia” contra los acuerdos adoptados en la junta de accionistas del pasado 26 de septiembre.

Normas