Entrevista

Ignacio González: “Nueva Pescanova irá a Bolsa o buscará un inversor”

El consejero delegado de Nueva Pescanova defiende la viabilidad de su plan estratégico

Ignacio González, consejero delegado de Nueva Pescanova.
Ignacio González, consejero delegado de Nueva Pescanova.

La segunda vida de la mayor pesquera española ha comenzado con un plan estratégico ambicioso. Ignacio González, consejero delegado de Nueva Pescanova, pone como exigencia previa para dicho proyecto que se acometa una capitalización de la deuda a través de una ampliación de capital.

Pregunta. ¿En qué situación económica se ha encontrado la empresa?

respuesta. Al llegar hicimos una reconstitución de cuentas y las dejamos con un ebitda de 25 millones y unas ventas ligeramente superiores a 1.000 millones. El plan estratégico que presentamos hace unos días plantea llevar la facturación a 1.500 millones y el ebitda a 140 millones. Este año estamos creciendo en ventas por encima del 6% y los números de rentabilidad son buenos, en línea con el comienzo del plan.

P. ¿Cuál es la relación con los antiguos propietarios de la pesquera?

r. La compañía si miras los estados financieros tiene un desequilibrio patrimonial evidente que le resta capacidad. Hay que capitalizarla. Los accionistas están discutiendo no el hecho de recuperar el equilibrio sino el cómo hacerlo, cuándo y en qué cantidades.

P. Eso lleva a la ampliación de capital ¿Cuándo se producirá?

r.. Hemos presentado el plan estratégico al consejo y a los acreedores y accionistas. La pelota está en su tejado. Lo que queremos es que se arregle cuanto antes y que podamos cerrar este año con una solución. Así podremos implementar el plan

P. ¿Y de cuánto será?

r. Para que la compañía tenga unos múltiplos de deuda entre tres y seis veces el ebitda tiene que bajarla de manera significativa. Entre todos los tipos, la deuda está por encima de 1.000 millones y el plan contempla llegar a 2020 con un ebitda en torno a 140 millones, por lo que todavía hay que reducirlo. Si queremos crear una compañía susceptible de salir a Bolsa o que entre un socio en un par de años necesitaríamos tener unos múltiplos de ebitda atractivos. Esta es la discusión de accionistas y acreedores, a mi no me toca opinar.

P. ¿Aumentará la banca sus posiciones?

r. Una de las fórmulas que están estudiando es el canje de deuda por capital. Si esto fuera así los que tienen deuda serían los que tuvieran ese capital en la ampliación. Esto seria en el primer momento. La hipotética salida se produciría más tarde y desde luego el plan estratégico no es para irse de la empresa sino para quedarse. El objetivo es que sea atractivo para nuevos inversores.

P. ¿Quedarán diluidos los antiguos propietarios como ellos temen si no les da tiempo a salir a Bolsa antes de la ampliación de Nueva Pescanova?

r. Puedo contestar en lo que se refiere a Nueva Pescanova, no a Pescanova SA [sociedad que aglutina a los antiguos propietarios y que tiene un 20% del capital]. Queremos colocar a la empresa como para ponerla en Bolsa o que entre un inversor. Para eso necesita capitalizarse. Depende de la fórmula para la capitalización, si es a través convertir deuda en acciones o en cash, es una decisión que debe ser suya.

P. ¿Ir a Bolsa en dos años es un plan cerrado?

r. No es un plazo escrito el de dos años pero el plan pondría a la empresa en condiciones de ello. Si bien podemos encontrar antes un inversor con vocación de permanencia. El plan es para el futuro de la compañía sea quien sea el propietario.

P. ¿Cuánto vale ahora mismo la empresa?

r.. No hemos hecho el cálculo porque hasta que no tengamos el balance equilibrado la realidad es que no vale nada porque el patrimonio sería negativo.

P. ¿Va a cambiar la estructura de las filiales respecto a la antigua Pescanova?

r. Lo que más me llamó la atención al llegar es que Pescanova es un conjunto de compañías locales que exportan y lo que hay que construir una compañía integrada verticalmente con una estructura que hasta ahora no existía. Se perdían economías de escala. La compañía no trabajaba junta. No había ni comité de dirección. Lo que planteamos es un cambio cultural y tardará como dos o tres años pero estamos empezando a hacer cosas para decirle a la gente que esto es una empresa única. Es un proceso y hay que cambiar más de medio siglo de historia.

P. ¿Ha sufrido la marca con la crisis?

r.. Yo te diría que no. Pese a todas las informaciones negativas, la marca tiene una notoriedad y un grado de afecto que le ha hecho resistir. Es una especie de caso de estudio. En España estamos creciendo y está en muy buena forma.

P. ¿Cómo basará el crecimiento previsto en el plan?

r.. Hay varias patas. Una es la innovación, hace mucho tiempo que en este sector no se innova. Otra es ir a nuevos canales como la restauración organizada, donde hasta ahora no hacemos prácticamente nada. Y por último, entrando a categorías nuevas para dejar de ser una compañía solo de productos congelados y ser también una de productos refrigerados

Normas