Plan presupuestario 2017

El Gobierno salva Patrimonio y mantendrá tipos de IBI incrementados

Reconoce ante Bruselas que el próximo Ejecutivo deberá realizar un ajuste de 5.000 millones

Comunica a la Comisión Europea que la intención es subir un 0,25% las pensiones en 2017

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, habla con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
El ministro de Economía español, Luis de Guindos, habla con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. EFE

El Plan Presupuestario que el Gobierno ha remitido este sábado a Bruselas se ha elaborado teniendo en cuenta que los Presupuestos Generales del Estados se prorrogarán Incluso si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, es investido, no hay margen para aprobar unas nuevas cuentas. Aun así, el futuro Ejecutivo deberá adoptar reformas presupuestarias y nuevas medidas para reducir el déficit público. El Plan remitido a Bruselas contempla que, sin ajustes adicionales, el déficit público se situará el próximo año en el 3,6% del PIB frente al 3,1% que exige Bruselas. Esto significa que el nuevo Ejecutivo iniciará su andadura con deberes: recortar 5.000 millones de euros.

Si bien el plan presupuestario se ha elaborado bajo la hipótesis de que se prorrogarán las cuentas, el Gobierno señala a Bruselas que las pensiones se revalorizarán un 0,25% por la aplicación del factor de sostenibilidad. Moncloa rechaza la propuesta presentada por los sindicatos y la oposición -salvo Ciudadanos- de elevar las prestaciones por la vejez un 1,2%.

En el documento no se contempla un incremento del sueldo de los funcionarios, aunque el Gobierno ya ha anunciado que su intención es incrementar las nóminas públicas. Según las previsiones del Ejecutivo, los ingresos públicos se mantendrán en el 37,65% del PIB en 2017 frente al 37,65% previsto para este año. El gasto público alcanzará el 41,3% del PIB, una cifra ligeramente inferior al 42,4% de este año. Aun así, el gasto nominal si aumentará, pero lo hará menos que el PIB y ello provoca una ligera caída en términos relativos.

El Gobierno apunta en plan presupuestario que se mantendrá el impuesto sobre el patrimonio en 2017, un tributo que con la legislación vigente estaba previsto que desapareciera el próximo ejercicio. El documento sugiere que se aprobarán medidas para que el tributo siga en activo el próximo año.

El impuesto sobre el patrimonio fue eliminado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, aunque lo recuperó de forma temporal en 2011. El impuesto debía quedar suprimido definitivamente en 2013, sin embargo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha ido prorrogando su vigencia anualmente en los Presupuestos. El plan remitido a Bruselas contempla que la intención es mantener un tributo que ingresan las comunidades autónomas. En cualquier caso, en junio del próximo año se abonará el impuesto sobre el patrimonio correspondiente al ejercicio 2016, por el que el Gobierno confía en ingresar 1.300 millones. Es decir, la nueva prórroga del tributo tendría efecto en 2018.

Una situación parecida se produce con el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). El Gobierno aprobó en 2012 que los ayuntamientos pudieran fijar tipos incrementados en el tributo que abonan los propietarios de viviendas. La medida debería estar vigente hasta 2013, pero el Ejecutivo fue prorrogándola anualmente. El Gobierno se compromete con Bruselas a que, en 2017, se mantendrán los coeficientes incrementados, lo que permitirá una recaudación adicional de 24 millones de euros. Los últimos datos reflejan que el IBI aporta ya más de 13.000 millones y es el único impuesto del sistema fiscal cuya recaudación no ha caído nunca.

Normas