Ahorro

Depósito en especie, la última alternativa ante los tipos cero

Bankia y Caja Rural de Navarra publicitan depósitos que sustituyen la remuneración por los regalos. El rendimiento estimado, que habrá que reconocer ante Hacienda, es de hasta el 0,65% TAE a dos años.

depósitos bancarios
El uríbor a 12 meses desde abril

El actual entorno de tipos de interés a cero está llevando al escaparate de las entidades financieras productos insólitos que, si bien siempre han estado de alguna manera en la retaguardia de la oferta de ahorro, ahora cobran una nueva dimensión. El rendimiento de los nuevos depósitos a plazo se ha reducido a apenas el 0,16% para el plazo de hasta un año, según los últimos datos del Banco de España del mes de agosto. El cliente bancario encuentra por tanto migajas de rentabilidad en el que ha sido tradicionalmente el destino predilecto para su ahorro, a la vista de que un nivel del precio del dinero prácticamente al cero no deja margen para remunerar el ahorro. Y es en este entorno de escasez en el que aparecen ofertas de depósitos que, en lugar de rentabilidad, ofrecen regalos. En definitiva, remuneración en especie.

Bankia y Caja Rural de Navarra son dos de las entidades que publicitan en sus respectivas páginas web los depósitos en especie. En el caso de Bankia, la actual oferta está vigente desde el pasado mes de marzo, si bien desde la entidad apuntan que este tipo de depósito ha estado presente de forma habitual en la oferta de productos de ahorro.

La entidad ofrece regalos a cambio de imposiciones que oscilan desde los 2.100 euros de importe mínimo a los 6.500 euros de máximo, a un plazo de 24 meses. Para el importe más pequeño, se ofrece a cambio una vajilla Opal Renberg o un juego de decantador y seis copas de vino, que la entidad valora a una rentabilidad del 0,65% TAE. Es decir, el regalo es equivalente a una remuneración de 13,65 euros en un plazo de dos años. Una estimación que el cliente debe valorar de acuerdo con los precios de mercado.

Ese 0,65% TAE de rentabilidad calculado por el banco es también la ganancia que luego deberá reconocer ante Hacienda. Los depósitos en especie tributan de hecho como cualquier otro producto de ahorro y están gravados al 19% para los primeros 6.000 euros de rendimiento del capital mobiliario.

Para una cubertería Santa Clara, la rentabilidad TAE estimada es la misma, del 0,65%, aunque el importe mínimo que requiere Bankia se eleva en este caso a los 3.200 euros. Y para aspirar al mejor regalo de todos, un robot de cocina, la imposición a un plazo de dos años debe ser de 6.500 euros. En este caso, el regalo equivale a una remuneración de 42,25 euros.

A pesar del reclamo que pueda suponer para el cliente –que tendrá que tener retenido, eso sí, su dinero durante dos años–, desde Bankia señalan que los depósitos tradicionales siguen teniendo mejor acogida entre la clientela que los depósitos en especie.

En Caja Rural de Navarra, el importe mínimo requerido es superior al de Bankia, de 4.150 euros, a cambio de lo que se obtiene una vajilla de 6 servicios también a un plazo de dos años. En este caso, la rentabilidad TAE estimada por la entidad –y la que luego figura a efectos fiscales– es del 0,35% TAE. Para plazos más cortos, de tres meses, se puede obtener esa misma vajilla pero a cambio de 78.000 euros y con una rentabilidad estimada en el 0,15% TAE.

Normas