Educación Superior

Alarma en el campus: crece la precariedad del becario

La financiación media en 2015 fue de 2.637 euros por alumno, al mismo nivel que en 2006

Becas

Las universidades españolas siguen estando, en comparación con otros países, por debajo de la media. En España, la tasa de acceso a los estudios de grado es del 46,3% y la del máster de un 10,2%, mientras que en los países de la OCDE llega a un 57% de los jóvenes que estudia un grado y de un 22,2%, en el caso de los alumnos que cursan un máster. En la UE, el 56%estudia una carrera y el 25,7% accede a las enseñanzas de un máster. Son datos que figuran el estudio La universidad española en cifras 2014-2015, elaborado por CRUE Universidades Españolas, y presentado por el presidente de la citada institución, Segundo Píriz, en un acto al que asistió el secretario general de Universidades, Jorge Sáinz, y la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela.

También reflejan que la población española no está sobrecualificada: el 35% de la población de 25 a 64 años cuenta con estudios superiores, mientras que la media de la OCDE se situaba en el 34%. En los países con mayor competitividad y con los mejores sistemas universitarios del mundo la proporción es, incluso, superior:Reino Unido, 42%, y Estados Unidos, 44%. Tampoco en la franja de los titulados más jóvenes (25 a 34 años) la situación es diferente. España tiene un 41% de la población con estudios superiores, mientras que Reino Unido presenta un 49% y Estados Unidos, un 46%

Titulaciones con 20 alumnos

Los rectores señalan que los precios universitarios deberían operar como compensación de un coste estándar por titulación impartida en un centro universitario público, y que su pago debería realizarse atendiendo al nivel de renta de cada uno de los demandantes.

Sobre la oferta de titulaciones y tras la plena adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), las universidades públicas han corregido los problemas de eficiencia asociados a la existencia de titulaciones con baja demanda. Las titulaciones con menos de 20 alumnos fueron en el curso 2014-15 el 11% del total de la oferta, aunque en 2008 eran el 20%. Además, se ha consolidado la mejora en el rendimiento académico, en 23,3% respecto a 2008 en las universidades públicas.

La financiación captada para la actividad investigadora en 2014 aumentó un 9% respecto a 2013; sin embargo, desde 2008 todas las fuentes han visto disminuir sus partidas, un 47 % en la financiación privada y del 21% en la pública.

Y es en relación con este colectivo, con los más jóvenes, donde surge la mayor preocupación entre los responsables de las universidades. En concreto, dice el informe, los becarios se enfrentan a una mayor precariedad porque las dotaciones de las ayudas en las universidades públicas presenciales se redujeron cerca de un 20% entre 2012 y 2015, y lo hicieron con mayor intensidad en regiones con una menor renta per cápita. Los becarios aumentan insuficientemente para el impacto de la crisis. De hecho, representaron el 27% de los alumnos de grado en las universidades públicas en el citado curso, al mismo tiempo que se vive un mayor nivel de precariedad, más incertidumbre y más exclusión, según afirman los rectores. La financiación media por becario, 2.637 euros durante el curso 2014-15, ha vuelto a niveles de 2006, lejos de los 3.256 euros por becario que se registraba en 2012-13.

En este sentido, las universidades han recordado que España tiene “uno de los niveles de precios públicos universitarios más elevados de la UE”, 1.110 euros en matrículas anuales de grado y 2.017 euros en matrículas de máster, por detrás de Reino Unido (4.655 euros en el caso del grado y 5.051, en el de posgrados), Irlanda (2.750 euros en grados y 6.000 en posgrado) y Holanda (1.906 euros en ambos casos); e Italia (1.195 euros para grado y máster). Aesto se une a “uno de los niveles más bajos de becas y ayudas al estudio”.

Además, el gasto público universitario ha retrocedido un 14% de 2010 a 2014; más de 7.500 empleos se han destruido en el periodo citado; y el gasto total de España en I+D ha vuelto a niveles de 2007, aunque las universidades han sido capaces de mantener proyectos y programas con recursos propios. El presidente de la CRUE, Segundo Píriz, destacó que “no tenemos ni demasiadas universidades ni demasiados universitarios” y que “nada puede justificar los precios elevados” ni las becas “insuficientes”. El informe recalca la bajada en la dotación en becas entre 2012-13 y 2014-15, sobre todo en Andalucía (33%), Castilla-La Mancha (31%) y Extremadura (30%).

Los autores del estudio, Juan Hernández Armenteros, de la Universidad de Jaén; y José Antonio Pérez, de la Politécnica de Valencia, aseguraron en la presentación que la reforma del modelo de becas ha provocado “la pérdida del carácter de derecho del estudiante” al acceso a las diferentes ayudas de Educación, especialmente por la necesidad de requerirse una calificación académica determinada.

También señalaron que la subida de los precios públicos por comunidades desde 2008 hasta 2014-15 han agudizado sobre todo las diferencias por regiones. Galicia, por ejemplo, presenta el menor crecimiento (5,1%) frente a Cataluña (158%), con el mayor incremento, seguida por Madrid (117,3%) y la Comunidad Valenciana (93%). “El pago de los precios públicos impacta directamente en el esfuerzo económico de las familias”.

Normas