Consecuencias del encarecimiento del crudo

El ajuste adicional que traerá el petróleo a España en 2017

Impacto del petróleo en las cuentas públicas de España Ampliar foto

Los vientos de cola que han impulsado la economía española (prima de riesgo, barril de petróleo y euro a la baja) están perdiendo fuerza en el momento más inconveniente para la economía española. El Ejecutivo en funciones presenta el sábado el plan presupuestario para tratar de cumplir la senda de consolidación fiscal marcada por Bruselas, que establece que el déficit deberá bajar al 4,6% en 2017, al 3,1% en 2017 y al 2,2% en 2018. Unos hitos que obligarán a realizar ajustes de 5.500 millones de euros, tal y como le recordó la pasada semana el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, al ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos.

A esa cifra se podrían sumar otros 2.600 millones como consecuencia del encarecimiento del barril de Brent, que penaliza a las economías importadores como España, que compra el 99,2% del petróleo que consume. España consume 1,3 millones de barriles de crudo al día. En el acumulado del año (1 de enero al 13 de octubre), la cifra se eleva a 390 millones de barriles. Entre esas fechas, la cotización media del barril se ha situado en 39,06 euros, de modo que el coste de las importaciones ha sido de 15.249 millones de euros. Una cifra que lleva cayendo de forma consecutiva durante los últimos cuatro ejercicios y que representa menos de la mitad que la factura asumida en el mismo período de 2012, cuando el precio del barril rozaba los 90 euros.

Esa tendencia a la baja parece tener los días contados a tenor de los últimos movimientos de los países productores. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) alcanzó un principio de acuerdo a finales del pasado mes para recortar la producción y el presidente ruso Vladimir Putin también se ha mostrado favorable a un ajuste de la oferta. Las últimas previsiones del FMI, actualizadas la semana pasada, vaticinan un incremento del precio del 17,9% para 2017, con lo que el precio del barril de Brent se elevaría a 45,8 euros, siempre teniendo en cuenta que el cambio entre el euro y el dólar se mantendrá estable en una horquilla entre 1,10 y 1,12 dólares por euro, tal y como vaticinan todos los organismos internacionales.

Con esas previsiones, la factura entre enero y octubre de 2017 se elevaría a 17.862 millones, 2.613 millones más que en el mismo período de 2016. Si el cálculo lo ampliamos a los doce meses del año y se mantienen los precios medios durante esos dos ejercicios, la merma se elevaría a 3.176 millones de euros.

Un segundo impacto se produciría en la gasolina y el gasóleo. El encarecimiento del crudo tendría un impacto en el precio de venta al público, que ya ha empezado a repuntar con fuerza ante los últimos movimientos al alza del petróleo. El boletín petrolero de la UE revela que el precio del litro de gasolina lleva creciendo tres semanas consecutivas y se ha situado en la segunda de octubre en 1,178 euros, lo que supone el nivel más alto desde julio. En el caso del gasóleo también lleva subiendo tres semanas y se ha situado en 1,053 euros por litro, al nivel de julio. Pese a esa tendencia al alza, los precios de ambos carburantes están muy por debajo de la media de la zona euro. En esa región económica , el precio del litro de la gasolina es de 1,352 euros, un 15% superior, mientras que el del gasóleo es de 1,148 euros, un 9% superior.

Normas