Las pymes que editan libros, tocadas

Se trata de un sector compuesto, fundamentalmente de microempresas.

Las pymes que editan libros, tocadas

El sector de la edición de libros ha experimentado una atomización cuya principal consecuencia es la reducción del margen de beneficio obtenido por estas empresas a lo largo de la crisis. Es una de las principales conclusiones a las que ha llegado Insight View, en base a la evolución de las primeras 1.000 firmas de este sector.

Por tamaño, se trata de un sector compuesto, fundamentalmente de microempresas. Estas organizaciones suponen el 77% de las organizaciones dedicadas al sector del libro. De igual modo, un 18% son pequeñas empresas y 4%, medianas. Solo cinco de cada cien empresas del sector han sido creadas en los últimos cinco años.

El sector muestra una mayor concentración geográfica, con dos clusters claros de actividad: Madrid (35%) y Barcelona (27%). A mucha distancia de la siguiente provincia, Valencia (5%). En cuanto a la facturación media, indica que durante la crisis se ha estabilizado en cifras cercanas a los dos millones de euros aunque el estudio constata que la rentabilidad del sector es cada vez más reducida. En ese entorno, sus plazos de pago no han dejado de crecer.

Además, el 7,7% de las empresas del sector está en riesgo de incumplir sus pagos. En su conjunto, el tejido muestra un rating de morosidad de 6,3 en una escala de 0 a 10 lo que indica un nivel de riesgo medio.

Entre los clusters de actividad, Madrid (6,4) mantiene un rating ligeramente por encima de Barcelona (6,2). Las provincias con peor rating de morosidad son Teruel (3,0) y Huelva (3,0), frenta a la mejor, Girona (8,25).

Normas