Sector agroalimentario

Empresas de EE UU y Canadá buscan marcas españolas de alimentación

Un camarero corta jamón.
Un camarero corta jamón.

La alimentación española tiene el foco puesto en la expotación desde que durante los años de crisis se ralentizara el consumo interno. El mercado exterior fue, todavía en 2015, el que ayudó a mantener el crecimiento en un sector que si dependiera únicamente de su país de origen habría retrocedido. Y en esa estrategia de internacionalización, EE UU es un destino fundamental para la compañía.

En este marco, representantes de una docena de empresas importadoras de EE UU y Canadá se encuentran esta semana de visita en España para conocer marcas locales de alimentación. La patronal del sector, FIAB, ha organizado reuniones de negocio en las que han participado una veintena de firmas españolas, entre las que destacan grupos como Ybarra, Juver, Conservas Dani o La Española.

Ignacio Garamendi, responsable de desarrollo de negocio de FIAB, explica que sendos mercados están cada vez más interesados por la alimentación española. “Son conscientes de que la dieta mediterránea es un valor”, asegura. A ello se une la importante población hispana que tienen sendos países. Si bien, el directivo asegura que no son mercados comparables, por la población y por los gustos.

El plan estratégico en el que se encuentra inmersa la patronal del sector hasta 2020 contempla que las exportaciones del sector alcancen el 30% del total de la facturación de la industria. Actualmente se encuentra en el 26,7%. Para ello se fijó un grupo de mercados prioritarios, entre los que se encontraban China, Japón, el sudeste asiático y EE UU.

Así, el país norteamericano es ya el sexto importador de la alimentación española y el primero de fuera de la UE. Acapara el 5% del total de los alimentos exportados el pasado año, según figura en el anuario editado por FIAB. Y está en crecimiento. Según Garamendi, se facturó el pasado ejercicio por más de 1.300 millones y con un crecimiento del 9%, mientras que el total de exportaciones aumentaron un 6%. En el caso de Canadá, los alimentos españoles vendieron por 164 millones, con un crecimiento del 3%.

En todas las categorías

Garamendi explica que todavía hay potencial de crecimiento en sendos mercados. “Siempre va a tenerlo”. Sin embargo, el directivo apunta que las empresas españolas no deben centrarse únicamente en los segmentos más gourmet del mercado, sino que tienen que buscar también situarse en los lineales de consumo diario. “El sector tiene productos que se pueden adaptar a cada nivel, la producción tiene cabida en todos los segmentos”, asegura el directivo.

El representante de la patronal apunta también que en la evolución futura que puedan tener las empresas españolas en EE UU dependerá el desarrollo definitivo que tenga el conocido como TTIP, el acuerdo de libre comercio entre el país norteamericano y la UE, y que se encuentra actualmente en fase de negociación. “Un acuerdo comercial siempre ayuda en la venta de los productos en otro mercado”, asegura.

El responsable de desarrollo de negocio de la patronal defiende que los gustos de estos mercados por los alimentos españoles no difieren mucho de aquellos de la “marca España”. Así, el vino, el aceite, las propias aceitunas de mesa, los quesos y las conservas son los principales productos buscados por los consumidores estadounidenses.

En la lista de empresas españolas que participan se encuentran productores de aceite, de conservas, de jamón, pero también de galletas, dulces o miel. Además de Madrid, los importadores norteamericanos visitarán desde hoy Santiago de Compostela, donde conocerán la industria alimentaria de Galicia.

No es la primera vez que FIAB organiza un encuentro de este tipo. Hace un año, un grupo de distribuidores de países latinoamericanos visitaron España con el mismo propósito, llevarse marcas españolas a sus mercados. Ese mismo año, representantes de los grandes almacenes surcoreanos Hyundai hicieron un viaje similar. En muchas de estas iniciativas han repetido algunas de las empresas españolas participantes. “El hecho de que vuelvan a apuntarse nos hace pensar que sacan buen resultado de estos encuentros”.

Normas