Sanidad privada

Los Gallardo buscan el control de Hospitales Nisa mediante un pacto con los minoritarios

Vithas busca el control del grupo valenciano de hospitales privados con una sindicación que llega ya al 45% del capital

Además, ha solicitado dos puestos en el consejo

Los Gallardo buscan el control de Hospitales Nisa mediante un pacto con los minoritarios

La empresa catalana Vithas se enfrenta a un grupo de 300 accionistas de Nisa para hacerse con el grupo valenciano de hospitales. Una vez contados los efectivos que cada parte dispone en la batalla, llegó el momento de atraer a los accionistas minoritarios indecisos. El último movimiento lo ha realizado Vithas, que ha creado una sindicación que de momento agrupa el 45% de los derechos de voto, según informa la compañía.

El objetivo último es crear el segundo grupo de hospitales más grande de España, tras Quirón Salud. En la puja por el control hay dos contendientes. Por un lado, está Vithas, controlada en un 80% por la familia Gallardo –socios mayoritarios de los laboratorios Almirall– y en un 20% por La Caixa. En el otro lado, se encuentra un colectivo numantino de accionistas de Nisa que han decidido no vender a Vithas y que controlan más del 50% del grupo sanitario.

La disputa por el control de Nisa comenzó antes del verano. La reciente marca Vithas, creada hace cuatro años con la base de los antiguos hospitales de Adeslas, hizo una apuesta por comprar a su rival. En varias semanas fueron adquiriendo acciones, pertenecientes fundamentalmente a médicos y herederos de profesionales que crearon la empresa valenciana hace casi 50 años. El precio de compra se situó entre los 16 y 17 euros por acción, según confirman desde Vithas.

Pero se encontró con la resistencia de un importante grupo de minoritarios que declinaron vender y, de hecho, crearon un sindicato de accionistas que ya han alcanzado más del 50%, según fuentes conocedoras del proceso. Estos minoritarios –encabezados por Manuel Giner, presidente de Nisa– han ido más allá y han encargado a la firma Arcano la venta de ese paquete a un tercero, para lo que ya se ha abierto un proceso de búsqueda de interesados.

  • Las condiciones de la sindicación con Vithas

Para contrarrestar ese proceso, Vithas comienza por su parte otro proceso de sindicación, que entre sus títulos y los de minoritarios alcanza ya el 45% de los derechos de voto y que busca atraer a aquellos que no quieren vender a través de Arcano, confirma José Luis Pardo, consejero director general de Vithas.

Para atraer a los pequeños propietarios, el sindicato de Vithas les permite mantener sus títulos. “Con nuestro plan de negocio para Nisa y gracias a las sinergias con Vithas, esas acciones valdrán entre 25 y 30 euros en cinco años”, asegura el responsable de la empresa hospitalaria catalana. Opina, además, que hay una número importante de accionistas que no quieren vender a través del proceso de Arcano y que cree que pueden estar interesados en sumarse a su unión.

Las condiciones del nuevo pacto son claras: “Los accionistas mantienen sus derechos económicos (dividendo). Y Vithas se compromete a votar siempre a favor del reparto de dividendo en las juntas de Nisa”, explica Pardo. Además, en el acuerdo, de renovación anual, los minoritarios ceden sus derechos políticos a Vithas y establece unas medidas para valorar la acción en el caso de que el accionista quiera vender.

Asimismo, el grupo catalán –que facturó el pasado año 320 millones– se guarda un derecho de tanteo si el pequeño propietario tiene una oferta de un tercero. “Además, garantizamos que su porcentaje de titularidad de la empresa no se vaya diluyendo en ampliaciones de capital”, explica Pardo.

Respecto al proceso de venta liderado por Arcano –del paquete superior al 50% de los actuales propietarios de Nisa–, fuentes financieras explican que está previsto que se cierre antes de final de año.

Al pagar en una horquilla de entre 16 y 17 euros, los Gallardo valoran a Nisa entre 190 y 205 millones, a los que sumar otros 90 millones de deuda. La empresa valenciana dispone de 10 hospitales y facturó 152 millones en 2014.

Pardo explica que, además, Vithas ha enviado una misiva a Nisa en la que solicita entrar en el consejo de administración, compuesto de 12 miembros, para ocupar las dos vacantes actuales. “Controlamos el 45% de los derechos de voto, pero no queremos que haya una reestructuración de ese órgano. Solo hemos pedido ocupar las vacantes”, recalca. “No nos han contestado todavía”, añade.

“Queremos mantener la histórica marca”

El intento de compra de Nisa por parte de Vithas se enmarca dentro del proceso de concentración que está viviendo la actividad hospitalaria. Este sector privado ha estado tradicionalmente muy atomizado y, debido a la crisis y a la mayor presión en precios de las aseguradoras, las adquisiciones y fusiones se han convertido en algo habitual en los últimos años. El líder en compras ha sido el grupo Quirón Salud, antiguo Capio, que se hizo con Quirón y USP. A su vez el grupo sanitario alemán Fresenius Helios llegó el pasado mes a un acuerdo para comprar Quirón Salud por 5.760 millones de euros.

El objetivo de Vithas –con una decena de hospitales– es convertirse en el segundo actor del sector en España. “Nisa es muy complementario geográficamente. Su nombre se mantendrá, porque es una marca histórica con 50 años”, señala José Luis Pardo, de Vithas.

Normas