Innovación

Europa: un mapa de obstáculos al emprendedor

Las barreras a la innovación en Europa hacen peligrar la retención del mejor talento

Europa: un mapa de obstáculos al emprendedor

La inestabilidad económica que azota Europa no solo ha tenido consecuencias para el bienestar de sus ciudadanos. También se ha traducido en una profunda crisis de identidad, que ha llevado a discutir uno de los aspectos que, hasta ahora, eran más sagrados para la Unión Europea:la libre circulación de personas. Recelos que, además, han paralizado cualquier proyecto que conduzca a una integración de las estructuras políticas y económicas.

En ese contexto, el continente ha dado a luz a empresas que hoy son referentes mundiales. Pero la mayoría de ellas encuentra el impulso definitivo a sus proyectos en EE UU, donde el ecosistema innovador no tiene que luchar contra fronteras.

Los obstáculos, y también los beneficios, de iniciar un negocio innovador en Europa fue uno de los temas tratados en las conferencias del South Summit 2016, celebrado en Madrid durante esta semana. Obstáculos que pueden resumirse en los siguientes puntos:un panorama legal diferente en cada país de Europa, lo que dificulta un crecimiento uniforme de una startup a través del continente;políticas tributarias igualmente distantes y burocráticas, falta de estímulos para la contratación y un difícil acceso a financiación, fruto de la crisis bancaria y de una importante aversión al riesgo.

La inversión del capital riesgo sube, pero en Europa se concentra en fases tempranas.

Con todo ello, el capital riesgo, una de las principales vías de financiación para las startups en fase inicial, invirtió en 2015 un total de 11.600 millones de euros, un 54% más que en 2014, pero lejos de los 66.600 millones de EE UU, según el informe Venture Pulse de KPMG y CB Insight. Este destaca que la mayor parte de esa inversión en Europa corresponde a las fases iniciales de las empresas. “Los europeos siempre nos fijamos en Silicon Valley, e intentamos copiarlo y ponerlo en práctica aquí. Pero Europa debe seguir su propio camino. Hay grandes instituciones y un talento y potencial increíble. No solo hay que hacer planes, si no actuar. Las políticas de hoy dirán dónde estaremos en cinco, 10 y 20 años”, afirmó el príncipe Constantino de Holanda, enviado especial de la plataforma StartupDelta, que apoya el nacimiento y desarrollo de startups en aquel país. Uno de esos planes es el mercado único digital, puesto en marcha por la Comisión Europea hace más de un año, y que busca unificar los 28 mercados digitales que componen hoy la UE.

Sin embargo, aún está en fase de elaboración. “Para los políticos, debe ser una prioridad impulsar la innovación de los emprendedores. ¿Por qué tenemos un sistema de pago del IVA tan complicado en Europa? ¿Por qué no se crea un visado de startups, para que se muevan libremente?”, se preguntaba Constantino de Holanda. Precisamente, la simplificación y digitalización del pago del IVA, del registro de una compañía, o de la gestión de las inversiones, fueron algunos de las peticiones realizadas por 13 asociaciones europeas de startups de cara a ese futuro mercado digital común. 

Cada país de la UE tiene su propio régimen legal y tributario, lo que dificulta la expansión de estas pequeñas empresas

Por su parte, el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, defendió que, para convertir a Europa en un ecosistema innovador, no pueden levantarse nuevas fronteras, un proceso que parece acelerarse en el continente. “Es cierto que la división norte, sur, este y oeste que se realiza en Europa hace pensar que no se puedan llevar a cabo grandes proyectos. Pero espero que sea reversible. Políticos, innovadores y emprendedores tenemos que estar más involucrados en Europa”, explicó Moedas, para quien el gran punto diferencial de los países del continente es su diversidad:“La innovación digital está ligada a la variedad. En las empresas y mejores universidades de Europa ves a gente de todo el mundo. Los equipos diversos son más productivos, pero requieren de tiempo. Y muchos no tienen paciencia para ver los resultados”.

“Construir una empresa es una montaña rusa. Solo los que perseveran, los que tienen claro lo que quieren hacer, la gente que necesitan, tienen ambiciones globales, y son conscientes de que la empresa puede ir bien hoy y cerrar en dos semanas, lo pueden conseguir”, describía Yann de Vries, socio de Atomico, uno de los fondos de capital riesgo más importantes de Europa. La firma, creada por el fundador de Skype, Niklas Zennström, invirtió en junio de este año unos 38 millones de euros en la startup española Job and Talent. Uno de sus fundadores, Juan Urdiales, reconocía la dificultad que entrañó poner en marcha el proyecto:“Empezar un negocio en un ecosistema más complejo nos hizo hablar con mucha más gente, y ser mucho más eficiente. Pero las ambiciones son mucho menores que en Silicon Valley, porque aquí es más difícil llegar a crecer tanto partiendo con pocos medios”. Para De Vries, el ecosistema aún tiene fragilidades, pero mejora:“El hecho de que sea más duro, hace que las que triunfen sean las más inteligentes”.

Spotahome, startup ganadora del South Summit

Vista de la sala principal de conferencias del South Summit, evento celebrado en Madrid durante esta semana.
Vista de la sala principal de conferencias del South Summit, evento celebrado en Madrid durante esta semana.

La empresa madrileña Spotahome ha resultado la ganadora del concurso de startups celebrado dentro del evento South Summit 2016, al que se presentaron más de 3.000 proyectos y a cuya final llegaron 100.
Fundada en 2014 en Madrid, Spotahome ha sido definida en muchas ocasiones como el Amazon del sector inmobiliario. Está dedicada al alquiler de residencias para alojamientos de más de un mes, lo que le diferencia de Airbnb.

Los usuarios detallan las fechas de entrada y salida, rango de precios, y otro tipo de detalles relativos a las características de la residencia. La web indica los resultados que se adaptan a esos requisitos, y permite al usuario realizar una visita virtual del mismo, a través de vídeos en alta definición, fotografías y planos. Además, la startup catalana Bioo recibió el premio al proyecto más innovador. Esta empresa desarrolla y comercializa paneles que generan electricidad a partir de la fotosíntesis de las plantas de una manera competitiva y sostenible.

El galardón al proyecto más escalable recayó en la madrileña TheMotion, que permite realizar vídeos publicitarios a partir de imágenes estáticas en cuestión de segundos.

Haber ganado los premios en estas categorías permite a los galardonados una serie de beneficios, como el acceso a financiación, acuerdos estratégicos, una mayor visibilidad o facilidades para sus procesos de internacionalización.

Normas