Tecnología

Amper plantea dividendos y adquisiciones tras vender su filial en el Pacífico Sur

La junta aprueba la venta en el Pacífico Sur

La empresa percibirá durante este mes un depósito inicial de 23,2 millones

La compañía diseña nuevos planes para su futuro crecimiento

Sede de Amper.
Sede de Amper.

Momento culminante para el futuro de Amper. Su junta de accionistas aprobó ayer la venta de los negocios en el Pacífico Sur a Amalgamated Telecom Holdings (ATH), compañía propietaria de la mayor operadora de telecomunicaciones de Fiji. El precio de estos activos se calculó sobre la base del ebitda previsto para 2016, lo que supone una contraprestación de 79,1 millones de dólares (unos 70,9 millones de euros). Además, aprobó la inyección financiera de ocho millones de euros otorgada por Alterfin, filial de Auriga.

La ejecución de la compraventa está sujeta ahora a la obtención de las autorizaciones pertinentes por parte de las autoridades de defensa de la competencia y regulatorias, especialmente la estadounidense FCC. Un visto bueno para el que la empresa no da un plazo exacto, pero que presumiblemente llegará durante 2017

El presidente de Amper, Jaime Espinosa de los Monteros, señaló en su discurso ante los accionistas que la operación es fundamental para el futuro de la compañía que pasará a contar con recursos suficientes para hacer frente a su deuda financiera, que a la conclusión del segundo trimestre era de 44 millones de euros. La empresa, según su presidente, pasará a tener una caja positiva entre 30 y 35 millones de euros tras la venta.

En cualquier caso, Amper va a empezar ya a recibir fondos. El directivo explicó que durante el mes de octubre, la compañía recibirá un depósito de 26 millones de dólares (unos 23,2 millones de euros), y otro de cuatro millones en abril. El resto, unos 49 millones de dólares, se recibirá al cierre de la operación. El primer depósito es fundamental, según Espinosa de los Monteros, porque Amper debe hacer frente en noviembre a distintos pagos a acreedores, entre los que figura uno de 10 millones de euros a Cisco Systems, su principal proveedor, además de hacer frente al circulante. “Si no hiciéramos estos pagos estaríamos en default y los acreedores se lanzarían sobre nuestros activos de valor en el Pacífico”, afirmó el directivo.

Espinosa de los Monteros explicó que Amper será una empresa más pequeña, dado que el negocio del Pacífico Sur aporta el 40% de los ingresos, si bien defendió que será una compañía rentable y con caja neta. El ejecutivo afirmó que la compañía buscará el crecimiento en operaciones corporativas, que podrían consumir caja o no.

En este sentido, explicó que Amper se centrará en España en los negocios de acceso y seguridad, donde encuentra un fuerte potencial de crecimiento, mientras que en Latinoamérica la empresa apostará por el crecimiento selectivo destinando los recursos a los negocios actuales más rentables de la región. La empresa tiene intención de cerrar definitivamente las operaciones en Venezuela, Argentina y Brasil, al considerarlas “deficitarias”.

De igual forma, Espinosa de los Monteros anunció la intención de la compañía de “volver el pago de dividendos” en 2017 una vez cerrada la venta del negocio en el Pacífico Sur. “Toda empresa debe retribuir a sus accionistas”, dijo.

Normas