Tecnología suiza

El reloj automático más barato del mundo

El grupo Swatch lanza un modelo en seis versiones en metal a un precio de 175 euros

Swatch

Es toda una revolución. El grupo relojero suizo Swatch, el mayor del mundo, da un paso más en su afán por democratizar el uso de este complemento. Al abanico de relojes convencionales de la marca Swatch, que originalmente comenzaron siendo de plástico con divertidos diseños, se suman ahora los que conforman la revolución mecánica.

El Swatch Sistem51, el primer automático de la marca, se lanza ahora en versión metal. El nuevo Sistem51 Irony, una versión más avanzada del anterior, se convierte en el reloj automático de una firma suiza, con todo tipo de garantías, más económico del mercado.

Emplea metales resistentes y de alto rendimiento, cuenta con el mismo único tornillo central, una reserva de energía de 90 horas, 17 patentes pendientes y, como sucede con todos los modelos Sistem51, con un mecanismo de tan solo 51 componentes, pero con un aspecto y un tacto más evolucionados. El diseño de cada reloj se convierte en casi una obra de arte por su minuciosidad y detalle. Cada modelo de esta colección tiene caja de acero inoxidable 316L y luce adornos con las mejores técnicas de acabado de esfera, lo que le da un toque elegante por su parte delantera y un tanto misterioso cuando se le da la vuelta.

El diseño al descubierto de su parte trasera abre una ventana secreta a aquellos que lo llevan puesto, para que puedan observar el tornillo central, el disco automático, la rueda de equilibrio oscilante y el resto de los 51 componentes de este reloj sin batería y con cuerda automática.

Se trata de un paso importante, dicen desde la firma, en la democratización de los relojes automáticos, que por su complejidad tienen siempre un precio mucho más elevado. El precio del Sistem51 Irony es de 175 euros y de 210 euros, el que lleva oro rosa en la esfera y en la correa.

Swatch ha comenzado lanzando siete modelos distintos:las correas de silicona se han cambiado por correas de caucho, los índices impresos por índices superluminova y las correas acolchadas de cuero se han transformado en correas de metal.

 

Las diferencias con uno de cuarzo

El reloj de cuarzo tiene mejor fama que los automáticos, se quejan los relojeros. Los primeros son relojes con maquinarias electrónicas que echan a andar a través de las vibraciones de un cristal de cuarzo con la corriente eléctrica que genera una pila. Tiene como ventaja que son más exactos en la hora, ligeros y baratos.

Por el contrario, un reloj automático es una pieza de auténtica relojería, su mecanismo es una complicación desarrollada en el siglo XVIII.

Se realizan de manera artesanal y se pone en funcionamiento gracias a la interacción de la persona, lo que lo hace más auténtico y lo convierte en una pieza emocional.

El funcionamiento de este reloj no depende de la duración de la batería, sino que se trata de un reloj para toda la vida.

Normas