Juan Carlos Azcona

“Uber no es competencia, es una oportunidad”

El consejero delegado de Goldcar cree que el futuro pasa por invertir en tecnología

Uber

Fue director de la compañía de alquiler de vehículos Hertz y lanzó una de las primeras empresas de bajo coste de este sector con Advantage (ahora Firefly). Madrileño de 48 años y licenciado en Económicas, Juan Carlos Azcona dirige la nueva etapa de Goldcar, tras la entrada del fondo Invest Industrial. Una de sus pasiones es la aviación. De hecho, el trayecto entre Madrid, donde reside, y Alicante, donde esta la sede de Goldcar, lo hace en avioneta, a pesar de que gestiona una flota de 42.000 coches

Pregunta. ¿Qué cree que vieron en usted para reclutarlo para Goldcar?

Respuesta. Yo trabajaba para Firefly, en Goldcar coincidió con que el fondo de inversión Invest Industrial adquirió el 80% de la compañía, con la misión de profesionalizar la empresa, de expandirla como modelo de negocio. Y me encomendaron por mi trayectoria profesionalizar la empresa, crear una estructura corporativa con inversión tecnológica. Con la expansión buscamos la satisfacción del cliente, tanto con un precio bajo como con una calidad alta, y eso solo se consigue con tecnología.

P. Son una empresa de alquiler de coches de bajo coste, ¿el low cost está devaluado en cuanto a la calidad del servicio que presta?

R. No es nuestro caso, aquí se engloba el todo vale. Al cliente se le ignora, no es un modelo sostenible, ya que se fija en el precio pero no en la calidad del servicio. Siempre he huido de ese término, ofrecemos un precio ajustado para un servicio básico, de calidad.

P. ¿Qué perfil de cliente tienen ustedes?

R. Tiene entre 35 y 55 años, tenemos un perfil vacacional, aunque también tenemos clientes corporativos. Nuestro cliente es español, británico y alemán. Nuestro vehículo vacacional es para un periodo de cinco a ocho días. Y ahora nos estamos centrando en el cliente de larga distancia, aquel que procede de Latinoamérica, Estados Unidos y Asia.

P. ¿En qué medida afectará el brexit a una compañía que depende en buena parte de los clientes británicos?

R. Hemos hecho estimaciones en cuanto a que cualquier devaluación de la libra reduciría la capacidad del gasto de los británicos, pero nos llevaría a la situación que vivimos durante la crisis, que crecimos porque la gente valora la calidad del servicio.

P. ¿En qué se diferencian de la competencia?

R. En la especialización, somos un producto vacacional. Nos enfocamos en esa parte, en buscar ventajas en todos los centros turísticos. Nuestra ventaja es la especialización. Disponemos de tecnología aplicada al cliente, invertimos dos millones de euros en tecnología aplicada al cliente. Tenemos, en este sentido, una aplicación en el móvil con el fin de fidelizar a los clientes y de darles valor añadido. Se puede pedir turno de cola para cuando te bajas del avión, de manera que llegas al mostrador y no hay que esperar. Te identificas como cliente del que ya se conocen sus preferencias y se compra el fastlane; los precios varían de un sitio a otro.

P. ¿Qué importancia tiene el mercado español para la empresa?

R. Tiene una cuota de mercado del 67%, es el más importante. Este año el segundo mercado será Italia, cuando el año pasado fue Portugal. Existía una oportunidad para una empresa como la nuestra. Había competidores pero nosotros buscamos nuestro hueco.

P. Es piloto en su tiempo libre, ¿en qué se asemeja a conducir una empresa?

R. Exige mucha concentración y es importante que a nadie se le escapen los detalles. Me gustó esta empresa porque el producto me parece apasionante, te tienes que sentir identificado con la cultura y con la filosofía de la empresa. Es el futuro, las ciudades y los consumidores están cambiando gracias a las nuevas generaciones.

P. Usted se tomó un año sabático, ¿recomendaría hacer un parón en la carrera a un profesional?

R. Al que pueda hacerlo le recomiendo que lo haga. Los headhunters te dicen que es una locura, pero te abre la mente. A mí me sirvió para rehacerme emocionalmente y para formarme en otros temas.

P. ¿Qué le hizo dejar ese año de asueto y fichar por Goldcar?

R. Me gustó el proyecto, tenía todas las herramientas que necesitaba para poder pilotarlo. Quería una iniciativa española que deseara internacionalizarse. Estábamos presentes en 3 países y ahora en 13, tenemos un socio accionista que nos apoya. Tiene todos los ingredientes que me gustan, además de tener la capacidad de hacer lo que es importante. El desarrollo tecnológico es importante, y nos permite crecer. Hemos puesto en marcha el proyecto Key’n’ go, un producto sin intervención humana.

P. Notan recuperación económica?

R. Hay viento de cola en el sur de Europa, hay un crecimiento de los aeropuertos españoles, sobre todo en pasajeros internacionales.

P. ¿Competidores como Uber molestan a las empresas como la suya?

R. Lo vemos como una oportunidad, aplicar la tecnología a un modelo que ya existía. No es competencia directa, no es una amenaza. El cliente demanda cada vez más sencillez en los servicios, y eso hay que ofrecerle.

“Cambiamos a diario el precio del alquiler"

En Goldcar no tienen vehículos de gran lujo, trabajan con utilitarios o compactos de 20 fabricantes diferentes. “El cliente nos suele pedir el Ford Fiesta, el Focus, el Opel Astra o el pequeño Fiat 500. Tenemos precios dinámicos, que cambiamos cada día, dependiendo de la ciudad”, asegura Juan Carlos Azcona. Una de las últimas novedades que han introducido es el proyecto Key’n’ go, un producto sin intervención humana.

“El cliente recibe un código con un número de reserva, con una llave, el contrato y todas las indicaciones sobre dónde recoger el coche, además del tique del parking. El futuro está ahí”, explica.

Normas