Telecomunicaciones

Telefónica acelerará la OPV de O2 y emitirá híbridos para reducir deuda

La operadora cae un 4% en Bolsa este viernes tras cancelar la OPV de Telxius

Logotipo de Telefónica en su tienda flagship de la Gran Vía madrileña.
Logotipo de Telefónica en su tienda flagship de la Gran Vía madrileña.

El 27 de octubre Telefónica presentará los resultados del tercer trimestre. Los inversores estarán atentos ante la evolución operativa, especialmente en España y Brasil, claves en la aportación de caja, pero también esperarán el anuncio de nuevos planes de desapalancamiento tras la cancelación de la OPV de Telxius.

Y es que esta última decisión ha provocado un fuerte castigo del mercado a Telefónica, dado que la OPV era una de las vías claves para reducir deuda. Sus acciones cayeron este viernes un 4% hasta 9,01 euros, convirtiéndose en el peor valor del Ibex 35.

Según fuentes del mercado, Telefónica contempla seguir con la OPV de O2 y emitir más híbridos. En este caso, la teleco emitió recientemente 1.000 millones de euros en estos productos y, según Moody’s, tiene capacidad para colocar otros 4.000 millones más.

En relación a O2, la OPV sería en el primer trimestre de 2017, si bien es probable que la compañía haga públicas sus intenciones con anterioridad para calmar a los inversores. Telefónica, que tiene el obstáculo de la volatilidad en los mercados, ha contratado a Barclays, UBS y Morgan Stanley como asesores. Macquaire advierte que Telefónica necesita un plan B y cita la OPV de O2 como una de las opciones principales ante el desapalancamiento, dado el volumen de la operación. Estos analistas valoran este activo en 9.400 millones de libras (casi 10.900 millones de euros).

La operadora también contempla la venta activos como el canal argentino Telefe, por el que se han interesado grupos como Time Warner y Viacom.

El objetivo final pasa por reducir deuda y evitar una bajada de rating. En mayo, Moody’s rebajó a negativa la perspectiva de teleco, advirtiendo de que a la operadora le iba a costar más ejecutar su plan de desapalancamiento. La agencia cree que Telefónica debería reducir la deuda en 12.000 millones de euros a final de 2017 (en la actualidad está en 52.600 millones), para cumplir el compromiso de situar el ratio de apalancamiento en 2,35 veces.

A su vez, en septiembre pasado, Fitch rebajó un escalón, desde BBB+ hasta BBB, por la ralentización del proceso de reducción de deuda.

Los analistas manejan distintas previsiones sobre la deuda. Morgan Stanley indica que con un capex en descenso e intereses más bajos, el flujo de caja libre crecerá en 2017 lo que ayudará a una reducción orgánica de la deuda, y situar el ratio en 2,7 veces. Fidentiis, por su parte, prevé una bajada hasta 45.000 millones a final de 2017.

Telefónica, además, debe convencer de que puede mantener su dividendo de 0,75 euros por acción. Su presidente, José María Álvarez-Pallete, señaló hace pocos días que la generación de caja sostiene esa retribución. Entre los analistas hay división. Macquaire cree que la empresa podrá mantener el compromiso de 0,40 euros por título en efectivo y 0,35 euros en script dividend, pero Bank of America apunta a una posible revisión. El mercado, por ahora, desconfía.

Posible venta directa de las torres de Telxius

La cancelación de la OPV de Telxius ha sido una contrariedad, una situación muy desafortunada para Telefónica, que deja a la compañía en una posición débil ante los inversores, según fuentes del mercado, que señalan que la operación habría permitido a la teleco reducir deuda en cerca de 1.200 millones de euros.

Ahora bien, otros analistas no son tan pesimistas. Santander, por ejemplo, destacó que la cancelación de la OPV demuestra que Telefónica no está dispuesta a vender activos a cualquier precio.

En estas circunstancias, Telefónica podría plantear algún movimiento rápido con los activos de Telxius. Entre esas opciones figura la venta de parte del parque de torres de telefonía móvil en España o Brasil. Fuentes del sector creen que Telefónica tiene la opción de abrir un proceso de venta al que se invitarían a fondos de inversión especializados en infraestructuras o grupos independientes de torres entre los que figurarían firmas como Cellnex, que ya compró emplazamientos en el pasado a la teleco, o la estadounidense American Tower, que también adquirió torres a Telefónica en Latinoamérica.

La situación sería propicia. El propio folleto de OPV de Telxius serviría como due diligence para la venta de estos activos. Fuentes del mercado creen que las torres pueden ser atractivas para inversores privados dada la cada vez mejor dinámica de mercado en España.

En el caso de los cables submarinos, la operadora también tendría la opción de buscar alguna alianza con otras empresas de este sector para ampliar su presencia y ganar clientes más allá del propio grupo Telefónica, que era una de las dudas de los inversores ante la salida a Bolsa.

Normas