Financiación para emprendedores

El ‘business angel’ americano: Si quiere el dinero, múdese a Palo Alto

En EE UU hay 10 veces más padrinos inversores que en Europa, pero la mayoría de ellos solo está dispuesto a financiar empresas que se encuentren a menos de dos horas en coche.

¿Se iría a vivir a Estados Unidos si eso aumentase considerablemente sus posibilidades de conseguir financiación para su proyecto de empresa?

Business angel

El año pasado 305.000 padrinos inversores estadounidenses invirtieron 24.600 millones de dólares en 71.000 proyectos de emprendedores, de los cuales 31.950 estaban en etapas iniciales y 19.170 en expansión, según la Angel Capital Association (ACA), la principal asociación del sector en Estados Unidos.

Si bien cada vez más estos mentores empresariales están dirigiendo sus fondos a proyectos ubicados fuera de sus estados de residencia, todavía la mayoría prefiere hacerlo en compañías localizadas a menos de dos horas en coche, por lo que el emprendedor español interesado en acceder a ellos debe estar dispuesto a trasladarse al otro lado del Atlántico.

Los alicientes son muchos. El mercado estadounidense de padrinos inversores es 10 veces más grande que el europeo. En la ACA están inscritos más de 13.000, casi tantos como los 14.571 que suman los cinco países con más business angels de Europa (Reino Unido, España, Alemania, Francia y Finlandia, en ese orden), pero la asociación estima que en los dos últimos años, alrededor de 300.000 estadounidenses han invertido su dinero en startups.

Aunque casos como el de Scytl, Jobandtalent y Wallapop muestran que acceder a ellos no es imposible, el emprendedor español que desee recibir financiación de inversores estadounidenses debe tener claro que, por bueno que sea su proyecto, difícilmente lo conseguirá si se queda en España. A diferencia de sus colegas europeos, la mayoría de ellos exige que la empresa se instale en Estados Unidos, aunque luego parte de su equipo continúe operando en su país de origen.

“Están interesados en mercados como el español, pero a la hora de invertir prefieren el contacto personal o hacerlo en sociedad con un inversor local que lidere la ronda de financiación y haga seguimiento a la empresa”, comentaba Marianne Hudson, presidenta de ACA, en un aparte del Quinto Congreso Anual de Business Angels celebrado el martes en Madrid.

“Aquí hay buenas ideas y se están haciendo muchas cosas interesantes, pero por cercanía geográfica, para el inversor estadounidense es más fácil invertir en proyectos en Argentina, Brasil, Colombia, Chile y México”, señalaba.

El emprendedor vasco Eneko Knorr, quien ha pasado seis años en San Francisco, corrobora esta impresión. “El inversor estadounidense es muy suyo. Busca empresas que estén a una hora en coche y las obligan a trasladarse a Silicon Valley. Aunque ese concepto está cambiando, todavía muchos no salen de su zona de confort. Tendrías que ofrecerles algo revolucionario y aun así te obligarían a mudarte”, afirma.

Por eso, Hudson recomienda a las startups españolas interesadas en recaudar fondos de capital semilla estadounidenses, introducirse primero en el ecosistema emprendedor americano a través de aceleradoras o contactos personales. “Muchos van a Boston, Nueva York o Silicon Valley, pero hay ciudades más económicas como Kansas”, apunta.

De acuerdo con el último Halo Report del Angel Resource Institute (ARI), California concentra el mayor número de grupos de padrinos inversores, con el 20,9%. Le siguen la región de Nueva Inglaterra, en el noreste, con el 11,9%, y la del Sureste, con el 12,2%. Texas y Grandes Lagos reúnen cada uno al 10,3% y Nueva York, al 9,5%.

El año pasado, Nueva York y California fueron los estados donde los inversores estuvieron más dispuestos a participar en operaciones que se cerraron fuera de sus fronteras: el 41,5% y 34,2%, respectivamente. Los más conservadores en ese sentido fueron Nueva Inglaterra y Grandes Lagos: solo el 11,3% y 16,3% de las transacciones en las que intervinieron se produjeron fuera de su región.

Knorr, fundador de Ludei, firma de videojuegos y software con sede en San Francisco, destaca que desde su llegada a Estados Unidos en 2010, la percepción que se tiene del ecosistema emprendedor español en Silicon Valley ha cambiado bastante. “Me fui de España porque aquí no había inversores. Ahora tenemos casos de éxito mundiales como Wallapop y Ticketbis. Hace cinco años era impensable que una empresa española como Jobandtalent levantase 38 millones en una ronda de financiación”, expresa.

La web de reventa de entradas Ticketbis, que en mayo pasado fue adquirida por eBay por 165 millones de dólares, fue financiada por Knorr en su faceta de padrino inversor.

No hay estadísticas completas sobre flujos de inversión estadounidense en startups españolas, aunque según TTR, en lo que va de año, 14 empresas han levantado fondos de capital semilla de origen americano, dos de ellas este mes: Pharmamel, biotecnológica surgida en el seno de la Universidad de Granada que desarrolla tratamientos para el rejuvenecimiento de la piel, y Recerca Clínica, una organización con sede en Barcelona que presta servicios de investigación y ensayos clínicos a farmacéuticas.

Normas