Industria farmacéutica

Los inversores buscan a las ‘biotec’ españolas

Edición pasada de Biospain.
Edición pasada de Biospain.

“Las empresas españolas han sido muy poco visibles para las inversores internacionales. Pero eso ha cambiado. Los casos de éxito han ayudado”. Son palabras de Ion Arocena, director general de la patronal Asebio en el encuentro con la prensa este miércoles en la inauguración en Bilbao de BioSpain 2016, la octava edición del encuentro internacional de biotecnología. Por primera vez, los fondos de inversión multinacionales tienen un papel relevante en este foro empresarial.

Biospain cuenta en esta ocasión con 45 fondos de inversión nacionales y extranjeros. Los diez más grandes en Bilbao, especializados en empresas de biotecnología y biofarmacia, gestionan 5.300 millones de euros. Estos gestores están presentes buscando oportunidades de inversión en empresas españolas, entre ellos Johnson & Johnson Innovation, Novartis Venture Fund, Roche Pred, Ysios Capital Partners, Caixa Capital Risc, Ysios Capital Partners, CRB Inverbio o Edmond de Rothschild Investment Partners. También grandes laboratorios como Sanofi, MSD o GSK miran posibles alianzas. En esta ocasión, el encuentro de las compañías biotec cuenta con un foro propio dedicado a la búsqueda de recursos, en colaboración con la Asociación Española de Capital Riesgo (Ascri).

“Las biotecnología española atrae, cada vez más, la atención de empresas e inversores internacionales”, señala Arocena, lo que supone un paso crucial para el desarrollo de un sector relativamente joven, nacido a partir de los años ochenta. El acuerdo de la multinacional suiza Roche para desarrollar la i+D en colaboración con la catalana Oryzon Genomics fue, en 2014, un hito que puso a estas empresas innovadoras españolas en el mapa mundial. “Los casos de éxito han supuesto el comienzo de un círculo virtuoso. Hasta ahora éramos un sector emergente y poco conocido”, apunta Arocena. “De momento a las empresas españolas todavía les falta madurez para ser atractivas”, añade.

Además, apunta a que estos inversores internacionales (de capital riesgo y fondos de grandes multinacionales farmacéuticas) no encontraban socios inversores locales, pero la situación ha mejorado con la mayor experiencia de firmas españolas como Ysios, Caixa Capital Riesc, CRB Inverbio o Inveready. “Empiezan a confiar en lo que se hace aquí e invierten con socios locales”, añade.

El apasado año, el global de estas inversiones en biotecnología española fue de 123,5 millones hasta mayo, al que sumar otros 25 millones captados en julio por la hispanobelga Tigenix –con sede en Madrid– de la farmacéutica japonesa Takeda. En total, 148,5 millones, en el que aparecen nombres de fondos de grandes farmacéuticas como Baxter y Lundbeck.

Presencia de EE UU
En BioSpain participarán 700 entidades y empresas de 26 países hasta el próximo viernes. Este año cuenta con EE UU como país invitado, en donde se encuentran las mayores compañías y fondos de biotecnología. En el encuentro se prevé superar las 3.300 reuniones entre empresas e inversores.

“Pedimos estabilidad”
El director general de Asebio también solicita a las Administraciones un marco estable para el sector, en ayudas a la I+D y que no sea cambiante según la situación económica. “Pedimos estabilidad. Este sector necesita largos procesos de maduración e inversión en innovación, que muy rápidamente se puede poner en riesgo. Pedimos esfuerzos sostenidos y coherentes”.

Respecto a la incertidumbre política, Arocena cree que es necesario tener un interlocutor en breve para el sector, entre otros motivos por los compromisos supranacionales de estas empresas en las ayudas a la innovación. “No podemos forzar más la situación”, concluye.

Normas