Crisis de los socialistas

Pedro Sánchez se enroca en el PSOE, a pesar de las 17 dimisiones

Los críticos proclaman que el líder de los socialistas ya no es el secretario general

PSOE
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. EFE

Fractura total en el PSOE. El secretario general Pedro Sánchez se ha negado este miércoles a dimitir pese a que 17 miembros de su ejecutiva han presentado su renuncia a primera hora de la tarde. Ferraz apeló a los estatutos del partido para defender la permanencia de su líder y decidió convocar para este jueves una reunión a la que ya solo podrán acudir los 18 miembros restantes de la cúpula socialista. 

Inédita e histórica fueron algunos de los calificativos que emplearon distintos dirigentes del partido socialista para definir la situación vivida este miércoles en la sede central de la formación, en la madrileña calle de Ferraz. Su secretario general, Pedro Sánchez, se no dimite, a pesar de la renuncia de 17 miembros críticos de la Comisión Ejecutiva Federal del partido. Sánchez optó por no darse por aludido y decide seguir al frente de los socialistas cuando la mayoría de dirigentes daba por sentado a media tarde que el siguiente paso sería el cese de Sánchez y que una gestora se hiciese cargo de la dirección del PSOE.

Sin embargo, en una convocatoria rodeada de máxima expectación, el secretario de Organización, César Luena, ha confirmado en rueda de prensa la intención de Sánchez de seguir como secretario general. “Hoy se ha querido torcer la voluntad de los órganos legítimos del PSOE respaldados por sus militantes”, ha asegurado. Por este motivo, ha anunciado la convocatoria de una reunión de los 18 miembros restantes de la Ejecutiva para hoy jueves. Luena, apelando a los estatutos del partido, ha explicado que será esta nueva ejecutiva mini la encargada de convocar un nuevo Comité Federal con el único objetivo de acordar la celebración de un Congreso Extraordinario. “Debe ser la militancia quien decida quién debe ser el secretario general”, ha recordado.

Con esta maniobra, el aparato de Ferraz pasa a estar compuesto solo por 18 personas, frente a las 38 originales. No obstante, de esa cifra hay que descontar tres bajas anteriores a este conflicto, dos renuncias voluntarias y el fallecimiento de Pedro Zerolo.

Todo se ha precipitado este miércoles por la tarde después de que 17 críticos de la ejecutiva del PSOE presentaran su dimisión con el propósito de derrocar a Pedro Sánchez. Los críticos han argumentado que si se suman las 17 firmas presentadas a las tres bajas anteriores, habría ya 20 dimitidos, más de la mitad de la composición original y que, entonces, debería convocarse una gestora para dirigir el partido. Incluso, llegó a filtrarse que la persona que se perfilaba para liderarla sería el presidente de Asturias, Javier Fernández.

La última vez que hubo una gestora al frente de los socialistas fue tras la dimisión de Joaquín Almunia, en marzo de 2000, cuando el partido contó con una dirección provisional encabezada por el entonces presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. Las 17 renuncias se han producido tras el anuncio del líder de los socialistas del pasado lunes de celebrar primarias exprés el 23 de octubre y congreso en diciembre, algo a lo que se oponían frontalmente los dimitidos.

De hecho, el hasta ahora secretario de Política Federal y hombre fuerte de Susana Díaz en Madrid, Antonio Pradas, ha comparecido ante los medios en plena calle (ante la negativa de Ferraz de celebrar la comparecencia dentro de la sede) para defender que la ejecutiva de Sánchez quedaba automáticamente disuelta por la dimisión de más de la mitad de sus miembros.

Captura de parte del artículo 36 de los estatutos del PSOE.
Captura de parte del artículo 36 de los estatutos del PSOE.

Por el contrario, los fieles a Sánchez hacen una interpretación completamente distinta de esos mismos estatutos. Tal y como explicó Luena en rueda de prensa, los estatutos del partido determinan que si la mitad de la Ejecutiva renuncia, el partido tiene que convocar un Congreso Extraordinario para proceder a la elección de una nueva dirección. “Cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Federal afecten a la Secretaría General, o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar Congreso Extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva Federal”, asegura el Apartado O del Artículo 36 de las normas fundamentales del partido.

Tras el enroque en el poder de Sánchez, los críticos reclamaron acudir a la comisión de ética y garantías, formada por cinco personas y presidida por la vasca Isabel Celaá, por considerar que se están incumpliendo los estatutos. Los contrarios a Sánchez consideran que debe ser este el único órgano encargado de dirimir el conflicto generado por esa distinta interpretación del reglamento interno del partido.

En este sentido, Pradas ha advertido: “Pedro Sánchez ya no es secretario general del PSOE”. Este sábado estaba previsto que se reuniera el Comité Federal del partido, máximo órgano de dirección entre congresos, formado por 290 socialistas. Una convocatoria que ahora queda en el aire. El plan B de los críticos era presentar una moción de censura a la Ejecutiva. Algo que puede hacer el 20% de los miembros de este órgano, según viene recogido en el Artículo 36 Apartado C. Esta moción debería ser apoyada por una mayoría absoluta para tener efecto.

Las 17 firmas que han presentado su renuncia este miércoles son: la presidenta del partido, Micaela Navarro, otros seis miembros del PSOE de Andalucía (Antonio Pradas, María José Sánchez Rubio, Estefanía Palop, Noemí Cruz, Pacote Pizarro y Juan Pablo Durán), los presidentes autonómicos castellanomanchego y valenciano, Emiliano García-Page y Ximo Puig. También, han dimitido otros dirigentes críticos como Luz Rodríguez, Carme Chacón, José Miguel Pérez, Manoli Galiano, Eva Matarín, Tomás Gómez, Carlos Pérez Anadón y María Murillo.

Las firmas han sido entregadas en la sede de Ferraz por el secretario de Política Federal, Antonio Pradas, que no ha sido recibido por el secretario de Organización, César Luena, y le ha impedido el acceso a su despacho.

En el trasfondo de estas luchas intestinas se encuentra la intención de Sánchez de intentar formar un Gobierno alternativo al de Mariano Rajoy, que podría conllevar pactar con los nacionalistas, algo que ya prohibió el último comité federal celebrado en julio pasado.

En paralelo a esta intención del líder de los socialistas, cada vez más dirigentes del partido mostraron sus dudas sobre la conveniencia de valerse de esos apoyos para gobernar con solo 85 escaños. Además, los malos resultados cosechados el domingo en las elecciones vascas y gallegas han precipitado la contestación interna después de que Sánchez confirmara su intención de convocar primarias y un congreso.

Las 17 dimisiones


  • Micaela Navarro, presidenta del PSOE

  • Antonio Pradas, secretario de Política Federal

  • María José Sánchez Rubio, secretaria de Sanidad

  • Estefanía Martín Palop, secretaria de Formación

  • Noemi Cruz, Secretaria de Cooperación para el Desarrollo

  • Francisco Pizarro, vocal (Andalucía)

  • Juan Pablo Durán, vocal (Andalucía)

  • Emiliano García-Page, vocal y presidente de Castilla - La Mancha

  • Manuela Galiano, secretaria de Pequeños Municipios

  • Luz Rodríguez, secretaria de Empleo

  • Ximo Puig, secretario de Reformas Democráticas y presidente de la Comunitat Valenciana

  • Carme Chacón, secretaria de Relaciones Internacionales

  • José Miguel Pérez, secretario de Educación

  • Carlos Pérez Anadón, vocal (Aragón).

  • María Ascensión Murillo, vocal (Extremadura)

  • Tomás Gómez, vocal (Madrid)

  • Eva Matarín, Secretaria de Inmigración

Normas