Deporte

Ryder Cup, donde todos ganan... menos los golfistas

El torneo de golf que enfrenta a EE UU y Europa no tiene premio económico, pese a generar unos ingresos millonarios.

El golfista norirlandés Rory Mcllroy, en la última jornada de la FedEx Cup, este fin de semana.
El golfista norirlandés Rory Mcllroy, en la última jornada de la FedEx Cup, este fin de semana.

El golfista norirlandés Rory McIlroy, una de las grandes estrellas del circuito, se hacía este último fin de semana con la FedEx Cup. Una victoria lograda tras deshacer un triple empate y que le ha permitido embolsarse nada menos que 11,5 millones de dólares, unos 10,2 millones de euros al cambio actual.

McIlroy, que renunció a jugar el torneo de golf de los Juegos de Río por temor al zika, se prepara ahora para liderar al equipo europeo en la Ryder Cup, el torneo que enfrenta cada dos años a los equipos de EE UU y Europa, y que está considerado como la competición más importante de este deporte. El objetivo: que el equipo europeo gane por octava vez en las últimas nueve ediciones, y acceder a un premio de... cero euros.

En una era donde el dinero marca buena parte del destino de los grandes eventos deportivos, la Ryder Cup, nacida hace 89 años, es capaz de atraer a los mejores golfistas sin necesidad de recurrir al incentivo económico. “Los miembros de ambos equipos compiten por su país y por el derecho a poseer el trofeo. La Ryder Cup es un ejemplo de deportividad, perseverancia y valentía. La motivación de los jugadores viene de esas virtudes más que de cualquier recompensa económica”, sentencia, como gran principio que rige el torneo, la Asociación de Golfistas Profesionales de América (PGA, por sus siglas en inglés), organizadora del mismo cuando este se celebra en suelo estadounidense. Esta otorga una recompensa oficial a cada jugador estadounidense de 200.000 dólares, pero la mitad de esa cantidad debe ir a caridad y la otra mitad a programas de desarrollo del golf entre los jóvenes.

En el caso del equipo europeo, en la Ryder Cup de 2014, destinó más de un millón de euros a cuatro asociaciones sin ánimo de lucro. Al menos una docena de los 24 jugadores que entrenan desde hoy, y jugarán desde el jueves en el Hazeltine National Golf Club de Minnesota, que alberga el torneo, están entre los 50 jugadores que más dinero han ganado en la historia del golf.
Pero que los golfistas participen por la honra y no por el dinero no significa que esta no sea un fenómeno económico.Todo lo contrario.

Fallece Arnold Palmer a los 87 años

Arnold Palmer, leyenda del golf, falleció en la noche del domingo al lunes.
Arnold Palmer, leyenda del golf, falleció en la noche del domingo al lunes. REUTERS

En la semana de su principal torneo, el golf ha perdido a una de sus figuras más emblemáticas. Arnold Palmer, nacido en Pensilvania (EEUU) en 1929, falleció en la noche del domingo al lunes a los 87 años de edad por problemas cardiacos. Fue una de las primeras figuras mediáticas de este deporte, cuando comenzó a llegar a las televisiones estadounidenses a partir de la década de los años cincuenta. Durante 25 años, Palmer cosechó un palmarés en el circuito profesional que incluyen cuatro chaquetas verdes, que distinguen al ganador del Masters de Augusta; dos British Open o siete Ryder Cup, seis como jugador y una como capitán. Es el quinto jugador estadounidense con más partidos en esta competición, y el segundo que más puntos ha ganado para su equipo.

Coincidió en el tiempo con otras dos de las grandes figuras de la historia del golf:Gary Player y Jack Nicklaus, con quienes se disputó los torneos más importantes durante más de una década. A los tres les apodaron, entonces, como el BigThree (los tres grandes). Considerado un pionero, su carisma llevó al golf a una dimensión mediática desconocida hasta entonces.

Según un estudio de la Universidad de Sheffield, la edición de 2014, celebrada en Escocia, tuvo un impacto en la zona de más de 120 millones de euros. Los ingresos totales de la competición, que dura tres días, rondan los 100 millones, sobre todo gracias a los contratos multianuales de televisión, firmados con la NBC, en EEUU, y con Sky Sports en Reino Unido. Unos 500 millones de espectadores de 183 países diferentes siguen, cada dos años, la Ryder Cup. Las entradas vip también tienen un importante peso. En esta edición, por ejemplo, se podían alquilar carpas, dentro del campo, para 50, 100 y 150 invitados, con precios desde los 250.000 dólares a los 600.000, más impuestos.

Un potencial que no explotó hasta mediada la década de los años ochenta. Hasta 1979, la Ryder enfrentaba a EE UU contra una selección de jugadores de Reino Unido e Irlanda. Aquel año se dio forma al equipo europeo, con la inclusión de los españoles Seve Ballesteros y Antonio Garrido. La posterior presencia de más jugadores del continente dio una mayor competitividad al torneo:de las 23 ediciones celebradas entre 1927 y 1979, EE UU ganó 20. De las últimas 17, Europa ha ganado 11. Y desde 1985, el torneo siempre da beneficios.

Normas