Reestructuración del grupo

Benjumea encara su barrido del accionariado de Abengoa

Inversión Corporativa (IC), el vehículo de los Benjumea y otras familias andaluzas que controla el 51% de Abengoa, encara su laminación del capital del grupo de ingeniería. La sociedad prevé aprobar el 26 de octubre el acuerdo de reestructuración de la compañía que reducirá su peso al 3%.

Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa.
Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa.

Inversión Corporativa (IC), el vehículo de los Benjumea y otras familias andaluzas que controla el 51% de Abengoa, encara su laminación del capital del grupo de ingeniería. La sociedad prevé aprobar el 26 de octubre el acuerdo de reestructuración de la compañía que reducirá su peso al 3%.

El proceso para dar luz verde al rescate de Abengoa sigue avanzando. La compañía abrió ayer el periodo de adhesiones al plan de reestructuración tras la firma del contrato por parte del grupo de fondos de inversión y del sindicato de bancos acreedores.

Un proceso que se alargará hasta el próximo 26 de octubre, dos días antes de la fecha tope fijada por el juez para evitar su entrada en concurso de acreedores. El titular del juzgado mercantil número dos de Sevilla concedió a finales de marzo una bula a Abengoa para que negociara con sus acreedores financieros y lograra el visto bueno de al menos el 75% de ellos para finales de octubre.

Para ese mismo día 26, su hasta ahora principal accionista, Inversión Corporativa, ha convocado junta general extraordinaria de accionistas para aprobar el acuerdo de reestructuración de Abengoa.

Inversión Corporativa es el brazo inversor a través del que la familia Benjumea y de otras familias andaluzas controlan en la actualidad el 51% de los derechos de voto, pero menos del 19% de las acciones en circulación.

Su accionariado está integrado por Palmera Nueve, sociedad de la familia Benjumea Llorente, con un 24,34% del capital; Olajangua (9,86%), de la familia Abaurre Llorente; Inayaba (15,2%), de los Aya Abaurre; Zaida XII (5,97%), de los Solis Guardiola, y RoyBlanca (7,81%), de Rafael Benjumea Benjumea. Su participación de control en Abengoa se verá diezmada una vez sea ejecutado el plan de viabilidad, hasta el entorno del 2,5%, lo que implicará también su salida del consejo de administración del grupo de ingeniería en el que en la actualidad tiene una elevada presencia.

Junto a IC, también se verán diezmadas las participaciones del resto de accionistas del grupo sevillano. Los 50.000 particulares verán casi laminada su presencia también. Está por ver la unificación de las acciones B, con un derecho de voto, y A, con 100. El 87% de estas últimos está en manos de Inversión Corporativa.

Penalización a la que se suma también la pérdida de valor de sus inversiones. Los títulos B de la compañía sufren una caída del 75% desde que solicitó el preconcurso de acreedores en noviembre de 2015. Si la Abengoa reestructurada logra pagar todas sus deudas en los próximos ocho años, los actuales accionistas doblarán su participación.

El mercado da por hecho que triunfará el acuerdo

Es un trámite. Así de rotundas son las fuentes financieras y empresariales sobre la reestructuración de Abengoa. Una prueba más es que la semana pasada seis de los 10 fondos que firmaron el acuerdo para inyectar hasta 839 millones de euros adelantaron 189 millones, de los que 73 millones de euros son dinero nuevo.

Los bancos que dirigen las negociaciones –Santander, Bankia, CaixaBank, Popular y Crédit Agricole– y 10 hedge funds –Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Capital Advisors, Centerbridge Partners, D.E. Shaw, Elliott Management, Hayfin Capital Management, KKR, Oaktree y Värde– acordaron inyectar 1.170 millones de euros en la compañía.

Las entidades financieras tendrán, de entrada, un 28,4% del capital, frente al 26,6% de los hedge funds, a falta de que se capitalice el 30% de los alrededor de 9.000 millones de deuda antigua y que está en manos de entidades financieras y también de bonistas.

Normas