Sector sanitario

El Corte Inglés y Fujitsu producirán prendas inteligentes para hospitales

Crearán prendas para el sector sanitario que incorporarán un sistema de trazabilidad

El Corte Inglés

Entre el 2% y el 15% de las prendas que transitan mensualmente por los hospitales, desde el vestuario de empleados y pacientes hasta las sábanas y manteles, desaparecen sin dejar rastro. Estas pérdidas se deben principalmente a errores humanos, hurtos, extravíos durante el proceso de lavandería y otros descuidos. De ahí que la trazabilidad de las prendas sea uno de los asuntos que más preocupan en el sector sanitario.

El Corte Inglés División Empresas, la filial del grupo que comercializa, entre otros, vestuario profesional y lencería industrial, y la multinacional japonesa Fujitsu han firmado un acuerdo de comercialización para ofrecer valor añadido en este sector. El textil que confeccionen los primeros incorporará las soluciones más punteras de los segundos. En concreto, una especie de etiqueta reutilizable que permite llevar un control exhaustivo de las prendas.

El acuerdo, que entra en vigor esta semana, ha despertado el interés de varios clientes potenciales, según fuentes de las compañías implicadas, tanto en el sector privado como en el público. El sistema de identificación y trazabilidad de Fujitsu está ya presente en centros sanitarios de Asturias, País Vasco y Andalucía, a los que habría que añadir otros 20 hospitales de varias localizaciones que están pendientes de probarlo.

Este tag se puede termosellar o instalar como etiqueta. Es invisible a los ojos de los usuarios y se puede colocar, por ejemplo, en el dobladillo de las costuras”, explica Javier Hormías, director de soluciones de radiofrecuencias de Fujitsu. Se trata del único chip del mercado, asegura, que no es metálico, sino textil, así que puede entrar en cualquier servicio del hospital, como las salas de resonancias o de escáner. “La etiqueta es reutilizable y aguanta hasta 200 grados de temperatura, así que es apto para el proceso de limpiado previo a la entrada a quirófano”, detalla Hormías.

  • Tecnología de localización

El acuerdo no solo contempla la venta de prendas inteligentes, sino de toda la tecnología de apoyo para poder detectarlas y organizarlas. Este conjunto de productos, denominados Sicolares HGA, incluye un túnel de lectura masiva, que permite leer 500 prendas a la vez aunque estén mojadas. “Tiene el aspecto de un detector de metales por el que pasar el carrito con la ropa. Es capaz de contar, por ejemplo, 5.000 pantalones en 15 o 20 segundos y saber de quién son”, describe Hormías. Hasta que irrumpieron este tipo de tecnologías, el conteo se hacía de forma manual, ralentizando y encareciendo el proceso considerablemente.

Otro de los productos incluidos en este paquete son los llamados armarios inteligentes. “Hasta ahora, los hospitales contaban con grandes almacenes para guardar y repartir la ropa. Nosotros proponemos sustituirlos por armarios de distribución, más pequeños y personalizados”, indica Hormías. Cada empleado cuenta con un slot que se abre con su huella digital. El armario es capaz de llevar el registro de las prendas que entran y salen, de tal forma que no entregan uniforme limpio si no se ha devuelto antes el sucio. “El sistema no es un localizador de personas, sino una forma de controlar el material”, aclara Hormías.

Normas