Construcción y servicios

ACS bajará 1.000 millones su deuda tras vender Urbaser a la china CNTY

ACS venderá su participación total en la empresa de gestión de residuos por un precio que puede oscilar entre 1.164 y 1.399 millones.

Urbaser, en cifras Ampliar foto

La empresa china CNTY, uno de los grandes conglomerados chinos de servicios urbanos, va a entrar en decenas de ciudades y pueblos españoles tras hacerse con el 100% de Urbaser, una de las dos patas de ACS en el negocio de las basuras, limpieza de calles o tratamiento de residuos. La otra, Clece, se intentó colocar sin éxito durante los años de crisis y se mantiene en el perímetro del conglomerado que preside Florentino Pérez.

ACS logra el doble objetivo de seguir recortando el endeudamiento, con la desconsolidación de hasta 1.064 millones que cuelgan de Urbaser, y alimentar el beneficio con la obtención de plusvalías que se estiman entre 325 y 560 millones, según se reconoció ayer ante la CNMV. La compañía ha contado con el asesoramiento en esta desinversión de Société Générale y BBVA.

El grupo español de infraestructuras, que ayer subió un 0,3% en Bolsa, culminó 2015 con un endeudamiento neto de 2.624 millones, tras un recorte del 71% en cuatro años. De Urbaser cuelga un crédito sindicado de 600 millones con vencimiento en 2020, como el tercer instrumento financiero de la matriz por volumen. Con este nuevo movimiento, adelgaza en uno de sus negocios estratégicos, pero refuerza el balance, alcanzará su objetivo de beneficio y baja su exposición al convulso panorama político español.

La compradora, registrada en España en mayo de 2016, es Firion Investments, de la que ACS se limitó a informar que está controlada por un grupo chino. Detrás figura el grupo privado Ying Zhan Investment Limited, con sede en Hong Kong, y su administrador es Yan Shengiun, presidente del grupo chino Jiangsu T. Y. Environmental, del citado grupo CNTY. Su intermediario para la entrada en España ha sido Crédit Agricole.

“En función de parámetros futuros, el valor de empresa se ha establecido entre 2.212 y 2.463 millones y el precio acordado, entre 1.164 millones y 1.399 millones”, citaba el hecho relevante remitido a la CNMV. Un escueto comunicado al mercado para dar fe de la mayor desinversión de ACS desde la salida de Iberdrola y la OPV de la filial de renovables Saeta Yield. Urbaser es, junto a las filiales de FCC y Ferrovial, el líder español en gestión de residuos, recogida de basuras o limpieza de calles. Además, cuenta con presencia en países como Portugal, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, México, Chile, Argentina y Marruecos.

La plantilla de la filial de ACS está formada por 28.000 trabajadores y su cartera de contratos alcanza los 8.455 millones. La facturación al cierre de 2014, último ejercicio del que se han desvelado datos, asciende a 1.651 millones.

Las cifras de la operación, sometida a la luz verde de las autoridades de la competencia, dependerán de “determinados parámetros económicos futuros”. Estos están relacionados, al parecer, con la evolución de la cartera de ingresos y la cristalización de contratos en licitación.
ACS, que ha tenido a Urbaser en el escaparate durante el último año, pierde peso en una de sus tres actividades centrales, la de medio ambiente, y mantiene la apuesta por construcción y servicios industriales. Tanto Urbaser como Clece está fuertemente expuestas al mercado local y las dificultades que atraviesan las arcas de ayuntamientos y comunidades autónomas.

Normas