Demandas judiciales

El plazo para reclamar por los Valores Santander se agota el 4 de octubre

Los 129.000 clientes invirtieron 7.000 millones y luego perdieron el 55%

Tienen apenas unas semanas para pedir la nulidad por vicio en el consentimiento

Banco Santander

La cuenta atrás se acerca a su fin. Quienes hace nueve años adquirieran los Valores Santander, un bono obligatoriamente canjeable por acciones que les llevó a perder más de la mitad de su dinero, solo tienen hasta el próximo 4 de octubre para reclamar judicialmente pidiendo la nulidad.

El producto fue comercializado en 2007 a raíz de una importante operación corporativa. Concretamente, para la compra del banco holandés ABN Amro en la que un consorcio formado por Banco Santander, Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis se impuso en octubre de 2007 a la oferta de Barclays.

Para ello, RBS aportó 27.700 millones, Fortis otros 24.000 millones y Santander 19.900 millones más. Esta aportación permitió al banco español hacerse con Banco Real de Brasil y con la entidad italiana Banca Antonveneta. Compra, esta última, que no tardó en rentabilizar pues apenas un mes después vendió el banco italiano a Monte dei Paschi por 9.000 millones, generando unas plusvalías de 2.400 millones.

Para financiar su participación en dicho consorcio, Santander captó 7.000 millones de euros entre 129.000 de sus clientes que desembolsaron de media unos 54.000 euros en un nuevo producto: los Valores Santander, un bono con una rentabilidad del 7,5% el primer año, de euríbor más 2,75% del segundo al quinto año y una conversión en acciones pasado un lustro.

El problema es que esa conversión se fijó a 13,25 euros por título y en 2012 las acciones de Santander habían caído a 4,25 euros (hoy se mantienen por debajo de 4 euros). Así, los titulares del producto perdieron un 55% de su inversión inicial (sin contar los intereses recibidos).

La comercialización acabó recibiendo la mayor sanción impuesta por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), una multa para Santander de 16,9 millones por una infracción grave –no comprobar la idoneidad de los compradores– y otra muy grave –al no anteponer el beneficio de sus clientes a los del banco– si bien la Audiencia Nacional le eximió del pago de la primera admitiendo que la legislación no era tan rigurosa en octubre de 2007.

Desde el bufete V Abogados aseveran además que Santander distribuyó estos productos como de riesgo intermedio cuando este era alto y advierten que el próximo 4 de octubre se cumplen cuatro años desde el canje por acciones, que es el plazo máximo para solicitar la nulidad por vicio en el consentimiento. El bufete revela además que Santander viene sellando gran cantidad de acuerdos extrajudiciales para evitar sumar fallos en contra.

En V Abogados señalan, no obstante, que la entidad viene incluyendo cláusulas de confidencialidad en estos acuerdos para evitar que se publiciten. El banco ha rehusado ofrecer datos de los fallos o acuerdos.

“Este caso tiene la mitad de afectados que las preferentes, pero afecta al doble de dinero”, remachan desde V Abogados.

Normas