Debate de los Presupuestos para 2017

Merkel baja impuestos en clave electoral

Se elevará el mínimo exento de tributación y las exenciones por hijos

El Ejecutivo alemán cree que beneficiará a las pymes y a la clase media

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble.
El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble.

El Gobierno alemán de Angela Merkel lanzó ayer la primera andanada electoral, a un año de los comicios de septiembre de 2017, en forma de rebaja de impuestos por valor de 15.000 millones de euros. La rebaja, según Berlín, llegaría después de las elecciones y beneficaría, sobre todo, a la clase media y a las pequeñas y medianas empresas.

El dividendo fiscal, anunciado por el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, pretende frenar la caída de popularidad de la canciller (en mínimos de cinco años) y centrar la campaña en la agenda económica, en la que Merkel puede presentar el mejor balance de su tercer mandato (2013-2017).

La canciller llega al final de la legislatura en uno de los momentos más delicados de su carrera, cuestionada en sus propias filas por la gestión de la crisis de los refugiados. Merkel ni siquiera ha logrado todavía la confirmación de su partido como candidata a la reelección, decisión que se espera antes de finales de año pero que no genera todavía unanimidad.
Ayer mismo, Horst Seehofer, líder de la CSU(el imprescindible aliado bávaro de la CDU de Merkel), acusó a la canciller de no haber gestionado bien la crisis migratoria y advirtió que “la situación de los conservadores es extremadamente amenazante”.

La amenaza se visualizó el pasado domingo, precisamente en el distrito electoral de Merkel, el pequeño estado del Este Mocklemburgo-Antepomerania. Por primera vez, el partido de extrema derecha, Alternative für Deutschland, rebasó a la CDU.

Tras ese aviso, la estrategia electoral de los democristianos no podía tardar en ponerse en marcha y ayer Schäuble detalló en el Bundestag (Cámara baja del Parlamento alemán) su primera propuesta presupuestaria de cara a las elecciones.

El máximo guardián de la disciplina fiscal en la zona euro dispone de margen, porque Alemania tiene las cuentas equilibradas desde 2012. En el primer semestre de este año ya ha registrado un superávit de 18.500 millones de euros, con aumento de la recaudación impositiva del 4,8% mientras el gasto subía el 3,6%.

Schäuble, intentando ocultar cualquier razón electoralista, atribuyó la rebaja impositiva a la actualización del nivel de vida y del incremento de la inflación. El titular de Finanzas apuntó, en concreto, que el mínimo exento de contribución y la exención por hijos se elevarán teniendo en cuenta la actualización del nivel de vida, así como algunas ayudas sociales.

La primera oferta electoral de Schäuble, en todo caso, es muy contenida (de apenas el 0,5% del PIB) y difícilmente logrará calmar las peticiones del resto de la zona euro para que Alemania aumente la inversión y reduzca tanto su superávit fiscal como comercial.

  • Edad de jubilación

Schäuble aprovechó la ocasión para abrir el debate sobre una nueva subida de la edad de jubilación en su país, que aún está implementando la prolongación de la vida laboral hasta los 67 años.

“Con todo respeto, debemos romper el tabú del debate sobre el vínculo obvio entre esperanza de vida y duración de la vida laboral”, aseguró el veterano político conservador, de 73 años.
Sus declaraciones, que provocaron cierto revuelo en la sede parlamentaria, recordaron a la posición que planteó recientemente el Bundesbank (banco central), que en su boletín de agosto abogó por elevar progresivamente la edad de jubilación hasta los 69 para 2060 y calificó de insostenible el régimen actual.

Formar en el norte a los jóvenes parados del sur

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, retomó ayer la idea de poner en marcha en Europa una “ofensiva de movilidad” para que los jóvenes desempleados de los países del sur de la Unión Europea se marchen al norte a formarse y trabajar.

Schäuble, que realizó estas declaraciones en su discurso inicial durante la primera revisión del proyecto de presupuestos generales alemanes para el año que viene, en el que instó asimismo a destinar los recursos financieros necesarios a tal fin.

“El paro juvenil en Europa es un malgasto de nuestro potencial futuro. No lo debemos permitir”, aseguró el veterano político cristianodemócrata.

Por eso, es necesario, en su opinión, poner en marcha una estrategia común que facilite el movimiento de jóvenes del sur de Europa hacia el norte, donde las oportunidades formativas y laborales son mejores.
“Necesitamos una ofensiva de movilidad”, remató Schäuble, que consideró que “no debe ser cuestión de dinero”.

Esta iniciativa debería incluirse, en opinión del político alemán, dentro de un programa mayor de integración en el ámbito europeo, con el que el ministro de Finanzas consideró que “podríamos avanzar hacia un mercado laboral común”.

Por otra parte, el responsable económico alemán anunció también ayer un importante incremento de los presupuestos para seguridad interna y externa en los próximos años, mes y medio después de los dos primeros ataques yihadistas en el país.

En concreto, precisó que el presupuesto para defensa se elevará en 1.700 millones de euros el año que viene con respecto a este ejercicio y en 10.000 millones para 2020, según el plan financiero presentado también de forma paralela a los presupuestos de 2017.

Normas