Gestión

Los errores recurrentes del emprendedor

Un mal enfoque de la idea de negocio y no conectar bien con los inversores, los más comunes

Los errores recurrentes del emprendedor
Thinkstock

La llegada de la crisis a España trajo consigo una palabra hasta entonces no demasiado divulgada, pero que rápidamente se instaló en los discursos de políticos y empresarios: emprendedores. Ellos iban a ser parte de la solución de la depresión económica que inundaba el país; su empuje era visto como una de las claves para crear empleo y dinamizar los mercados. Ocho años después de la llegada de la recesión económica, periodo en el cual también nos hemos familiarizado con términos como incubadoras, aceleradoras de empresas y business angels, se sigue fomentando el espíritu emprendedor, pero los errores de quienes se deciden a montar su propio negocio no han variado demasiado.

¿Cuáles son los equívocos más recurrentes de los emprendedores primerizos? Ocho de los ponentes que intervendrán del 12 al 14 de septiembre en el Boot Camp para emprendedores, organizado por la aceleradora 007Ideas en el BBVA Innovation Center de Madrid, analizan para CincoDías los muros contra los que más frecuentemente chocan los jóvenes empresarios. Más concretamente, 007Ideas se define como una venture builder, una incubadora especializada en identificar emprendedores prometedores a los que dar una idea de negocio en la que trabajar.

Ese es uno de los motivos por los que una de las principales conclusiones de los expertos es que, muy a menudo, el error de raíz de los nuevos proyectos empresariales es no contar con un equipo humano lo suficientemente bueno.

“Uno de los grandes errores que detectamos, tanto desde nuestra experiencia como emprendedores como viendo a los demás, es darle más valor a la idea que al equipo emprendedor o a la magnitud del problema que quieren solucionar”, apunta Jesús Fernández, de 007Ideas. “Un buen equipo, con experiencia y capacidad de maniobra, es clave para sacar adelante un proyecto, y si una idea no soluciona un problema real de la gente o de las empresas, es muy difícil que consiga la tracción necesaria para poder tener un mercado”, abunda.

Jordi Miró, business angel y director de tecnología en Wuaki.tv, coincide en esa idea. “Invertir en rondas de capital semilla tiene un gran componente de riesgo, fundamentalmente porque apuestas por un equipo y una idea con muy poco recorrido. Hay un mercado objetivo y un plan. En mi caso, si el equipo no me convence, me da igual el mercado y la idea. Si he de arriesgar mis ahorros en estas fases, lo hago por la confianza y experiencia de los emprendedores”, asegura.

Solo un 10% de las nuevas empresas tienen éxito. Y para que la receta salga perfecta necesitamos mucha suerte", apunta Manuel Climent

  • Una idea bien enfocada

Puede parecer evidente, pero, demasiado a menudo, la idea que motiva la creación de una empresa acaba resultando estar mal dibujada o poco adaptada a las necesidades reales de los consumidores. “El mayor de los fracasos en una startup es no definir bien la misión y la visión de la empresa. Muchos intentan explicar la cantidad de facilidades y soluciones que sus productos aportan, cuando no se centran realmente en esas cualidades cuando hay que emocionar al posible cliente o al inversor que tienen delante”, sostiene Álex Dantart, director de la aceleradora Founder Institute y business angel.

“El peor error que puede cometer un emprendedor es desarrollar su negocio a espaldas de su mercado”, opina Manuel Delgado, cofundador de Leads Origins, una compañía dirigida a optimizar el uso comercial de las redes sociales. “Es triste, pero ocurre a menudo: personas que pasan meses encerradas haciendo realidad la idea que tienen en su cabeza y que, cuando lanzan el producto, descubren que ahí fuera no hay un mercado que necesite comprárselo”, sentencia.

Sergi Sans, presidente de la agencia de marketing digital Setup Media y business angel, opina que hay se debe ser muy estricto en la concepción del producto, repitiendo el modelo las veces que haga falta para encontrar las métricas adecuadas que permitan escalar el negocio. “A veces se pierde mucho el foco al principio en campañas de marketing y otros aspectos importantes, pero no tan claves, como conseguir un diseño adecuado del modelo de negocio”, resalta.

Manuel Climent, consejero delegado de Clever PPC, empresa especializada en publicidad online, recomienda contrastar la idea de negocio las veces que sean posibles. “Si no eres capaz de proyectar tu negocio y visualizarlo, es que no lo puedes realizar. Háblalo con más personas y madura la idea hasta que estés convencido con tu visión. Pero ojo, los manicomios están llenos de visionarios”, advierte.

Los errores recurrentes del emprendedor
Thinkstock

  • Trato con los inversores

Por bueno que sea el proyecto, si no consigue fondos no llegará a ninguna parte. “El emprendedor tiene que ser consciente de que el tiempo del inversor es oro, de que no es experto en productos ni tecnologías y, sobre todo, de que lo que realmente le interesa es el multiplicador de su inversión y la rentabilidad que va a lograr”, subraya Sergi Sans. “Es importante generar expectativas, pero lo es aún más dar confianza garantizando una salida para el inversor, el punto flaco de la mayoría de planes de negocio”, cuenta basándose en su propia experiencia.

Es demasiado frecuente también creer que los inversores inyectarán sus fondos en el negocio en sus etapas iniciales. Así lo asegura Manuel García, que acumula más de 20 años como emprendedor y cuatro como director de Zarpamos Aceleradora. “Quien monte un negocio debe saber que se invierte en el proyecto o empresa, no en el propio emprendedor. La inversión nunca será superior a la realizada por el grupo promotor, y es absurdo creer que se te van a financiar el 100% del proyecto, incluso la nómina”, opina. Desde el punto de vista financiero, García recomienda también no desperdiciar los recursos disponibles en las primeras etapas de la startup creando prototipos.

  • Reparto accionarial

Una fuente de problemas para las empresas jóvenes que sale a relucir al cabo de no demasiado tiempo de su fundación tiene que ver con su propiedad. Rodolfo Carpintier, fundador de la incubadora de empresas online Digital Assets Deployment, opina que el reparto accionarial entre los fundadores y las compensaciones iniciales que se le da a la empresa para la entrada de inversores es clave. “Sobre todo en el caso de inversores que son familia o amigos existe una tendencia a darles demasiado porcentaje por el poco dinero que aportan”, subraya.

Debe haber un pacto entre los socios desde el minuto cero”, sentencia Manuel García, de Zarpamos. Si las cosas no están claras desde un principio, las crisis en el equipo no tardarán en llegar.

Normas