Automoción

Las 20 ‘startups’ tecnológicas que trabajan con Ford

Apoya, dentro de un campus en Detroit, a pequeñas empresas para avanzar en movilidad.

Ya ha anunciado la inversión en cuatro compañías de sensores, mapas 3D o radares

Prototipo de vehículo autónomo de Ford
Prototipo de vehículo autónomo de Ford

Un coche ya no implica para los jóvenes lo que suponía para sus padres. Lo explica Sheryl Connelly, directora de tendencias de consumo globales y del futuro en la automovilística Ford en una entrevista con Cinco Días. No es sinónimo de libertad e independencia ni la entrada a la edad adulta. Antes al contrario, puede suponer un engorro, con un seguro caro, un examen complejo y demasiados requisitos. ¿Quién quiere tener la responsabilidad de la propiedad cuando se puede compartir, alquilar, usar al fin y al cabo? “Los Millenials (los nacidos después de 1981) quieren acceso, no propiedad. Entienden un coche como si fuera el iTunes. Compras la canción que quieres, no el álbum completo y ni siquiera necesitas tenerla físicamente. Basta con que esté disponible en el reproductor cuando lo desees”, explica Connelly.

¿Cómo se posiciona una automovilística tradicional en este futuro en el que no se desea poseer un coche? ¿A quién se le venden los vehículos? La clave, explica Connelly, es convertirse en un “proveedor de movilidad”, un concepto que ya reclaman las grandes automovilísticas sin que tenga un significado unívoco.

Las claves: la conducción conectada, autónoma y compartida así como más limpia, campos en donde Ford está llevando a cabo más de 25 proyectos de investigación. El fruto será la presentación, en 2021, de su primer vehículo totalmente autónomo. “Tendrá un diseño muy arriesgado, sin volante, sin pedales. Es sobre todo una manera para que el público visualice esa autonomía pero los vehículos de ahora ya llevan mucha tecnología de asistencia en carretera que se maneja sola”, detalla.

Pero la automovilística añade además una visión de la movilidad “multimodal”. “Nuestros proyectos se dirigen tanto al que tiene coche, de la marca que sea, como al que no. Tendremos tecnología que le indicará cómo será la mejor manera de llegar de un sitio a otro, utilizando los medios de transporte que sean más eficientes. Puede ser el transporte privado, el público o el alquiler, desde un automóvil a una bici o ir andando. El objetivo es darle ese servicio”, señala Connelly.

Ford es consciente de que no puede llevar a cabo esta labor en solitario, entre otras cosas porque tampoco el futuro está meridianamente claro para ellos. “La autonomía de pende de muchos factores, de las compañías de seguros, de la legislación, de las infraestructuras y tecnologías puede haber muchas”, señala la directiva.

Más allá de la labor de negociación que pueda hacer con las autoridades pertinentes, Ford está trabajando con pequeñas empresas tecnológicas que desarrollan proyectos relacionados con la movilidad para introducir innovación en su compañía. “Estamos trabajando ya con alrededor de 20 startups tecnológicas, 10 el año pasado y unas 12 este año”, explica Connelly.

La automovilística patrocina el programa Techstars Mobility by Detroit en donde las compañías reciben hasta 120.000 dólares de finaciación junto con tres meses de tutela y formación para desarrollar ideas relacionadas con el plan Ford Smart Mobility, el programa de movilidad futura de la compañía estadounidense.

Techstars Mobility es un programa de aceleración acelerado tutelado centrado en soluciones de transporte y movilidad de última generación. “Estimulamos la innovación en estos campos para después poder invertir en su desarrollo y continuar explorando”, explica la directora de tendencias.

Así es como ha funcionado en el Centro de investigación e innovación que tiene la compañía en Palo Alto (California). La empresa lo abrió en enero de 2015 para dar “un nuevo impulso a la innovación de la compañía en las áreas de conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de usuario y Big Data”. “Trabajamos para hacer accesibles estas nuevas tecnologías a todo el mundo, no solo a los usuarios de productos de lujo”, señalaron en su inauguración.

En las últimas semanas, Ford ha anunciado su intención de duplicar el espacio que tiene destinado a este centro en California, con la creación de un campus Ford, donde trabajará con más de 40 empresas tecnológicas. Además, anunció “cuatro inversiones o colaboraciones clave que amplían sus avanzadas investigaciones en algoritmos, mapas 3D, sensores de movimiento, de cámara y radar”.

Normas