Debate de investidura

El veto a Rajoy abre nuevas alternativas

Los populares fracasan de nuevo. Ciudadanos solo apoyará la investidura de un candidato del PP que sea" viable" y Sánchez abre la puerta a una alianza de las “fuerzas del cambio”.

Atlas

Ningún partido quiere llegar a las terceras elecciones y públicamente ya han confesado que si finalmente sucede habrá sido un fracaso de toda la clase política. Sin embargo, ninguno de los candidatos que intervino el viernes (diez minutos Rajoy, cinco los portavoces de los grupos parlamentarios y dos los del Grupo Mixto) cambió ni una coma de los argumentos de la jornada del miércoles.

El candidato popular dedicó gran parte de su discurso a achacar al bloqueo del PSOE (“su política del no, no, no”) al hecho de que la investidura fuera fallida. “El no gobierno tiene coste. Pasará una alta factura. Y tendremos que pagarla entre todos”, alertó.

El socialista Pedro Sánchez insistió en su negativa a apoyar a Rajoy con su abstención y abrió la puerta a una posible alianza alternativa. “Llamo a las fuerzas del cambio para buscar una solución al atasco político”, reclamó en su discurso. Una posibilidad que quedó parcialmente diluida en el discurso posterior de Pablo Iglesias, que reclamó “claridad” al secretario general del PSOE ya que si no opta por una alternativa a la derecha, estará a favor de unas terceras elecciones. “Aproveche la que puede ser la ultima vez que tengan la oportunidad de gobernar con Podemos”.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió perdón en nombre de su formación por el fracaso de la investidura y apuntó que solo renovará el acuerdo con el PP “si algún candidato del PP tiene una investidura que sea viable”. Esa fue la principal novedad, ya que Rivera sugirió la posibilidad de que si hubiera un candidato alternativo a Rajoy, la situación de parálisis se podía desbloquear. Una opción rechazada por el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando: “Mariano Rajoy será el candidato de los populares mañana, pasado mañana y durante mucho tiempo”. El plan de Rivera podría pasar por buscar un candidato alternativo a Rajoy con el fin de buscar la abstención del PSOEen una futura investidura, tras haber fracasado en las dos anteriores.

Al veto de Sánchez y de Rivera se unió el viernes la propuesta del expresidente Felipe González, que planteó que el PP aparte a Mariano Rajoy y presente a otro candidato para desbloquear la situación. “De este modo se impondrá la racionalidad frente a la convocatoria de unas terceras elecciones”, apuntó en una entrevista desde Colombia.

Los planes de los populares no pasan por ahí. Y así se lo harán saber a Rajoy el sábado por la mañana en la reunión del comité ejecutivo, en el que está previsto un cierre de filas en torno al candidato del PP y un voto de confianza para que lo vuelva a intentar. Y para ello, las filas populares prevén que los socialistas convoquen un comité federal tras las elecciones del 25S para analizar el resultado. Y esperan que en ese cónclave se produzca una rebelión contra el secretario general del PSOE, especialmente de los barones que más se han significado contra las terceras elecciones, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, el castellanomanchego Emiliano García Page o el valenciano Ximo Puig.

Otra de las posibilidades que contemplan es que, después de las elecciones vascas, el PNV podría apoyarles. El discurso del portavoz peneuvista, Aitor Esteban, cerró esa posibilidad y criticó las intoxicaciones “de voceros del PSOE y del PP”. Einsistió:“El PNV no liga lo que pueda pasar en las elecciones vascas con la candidatura al Gobierno”.

Tal y como sucedió el miércoles, la candidatura de Rajoy obtuvo 180 votos en contra, 170 a favor y no se produjo ninguna abstención.

¿Habrá elecciones el 18 de diciembre?

El Gobierno no obstaculizaría una eventual reforma legal que evite que, si la falta de acuerdo político obliga a repetir por tercera vez las elecciones generales, estas se celebren el 25 de diciembre, día de Navidad.
Así lo aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, quien insistió en el perjuicio que supondría para España la celebración de unas terceras elecciones. “No obstaculizaremos ninguna cuestión de la que puedan devenirse beneficios para los españoles, pero consideramos que unas terceras elecciones son un perjuicio muy importante para los españoles y para el conjunto de la democracia”, dijo.

Sáenz de Santamaría se expresó así sobre la propuesta del PSOE para reformar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) y acortar en una semana la campaña electoral y el plazo de 54 días desde que se convocan las elecciones hasta su celebración, para evitar así que unas hipotéticas terceras elecciones cayeran el día de Navidad. Una reforma legal de este tipo, indicaron fuentes del Ejecutivo en funciones, requeriría un acuerdo político muy amplio que la respalde, y que debería incluir a más fuerzas políticas que las dos mayoritarias, PP y PSOE. Si finalmente hay acuerdo y se pacta el cambio de esa ley, las elecciones se celebrarían el 18 de diciembre.

La número dos del PSOE por Madrid y magistrada en excedencia, Margarita Robles, acusó a Rajoy por jugar con la fecha de las terceras elecciones “para presionar al PSOE” pero cree que ahora “es posible” una reforma exprés de la Loreg para acortar la campaña electoral en una semana.

Normas