Infraestructuras

Ferrovial espera veredicto sobre el futuro de Heathrow

El grupo español y sus socios reafirmaron su intención de construir la tercera pista

La ampliación del mayor aeropuerto europeo está presupuestada en más de 19.000 millones

Ferrovial
Área de rodaje y pistas del aeropuerto de Heathrow.

Superadas cuestiones como el referéndum sobre la independencia de Escocia y la salida de la UE, el Gobierno británico pretende afrontar, parece que de forma inmediata, una decisión sobre la posible ampliación del aeropuerto londinense de Heathrow. Una obra que se antoja clave para la economía y conectividad de Reino Unido, especialmente tras la sorpresa del Brexit. Ferrovial, como primer accionista de la infraestructura (25%), espera con expectación.

La primera ministra, Theresa May, ya ha manifestado en público su disposición a desbloquear el proceso en busca de mayor capacidad aérea en el área de Londres, para lo que se ha sondeado durante los últimos años la construcción de una tercera pista en Heathrow, invertir en Gatwick o la ejecución de un nuevo aeropuerto.

Ante la aparente cercanía del veredicto y los acontecimientos en el país, los accionistas de Heathrow reafirmaron en julio su disposición a afrontar la enorme inversión de 16.000 millones de libras (18.780 millones de euros) para adaptar la principal puerta de entrada a Inglaterra a la creciente demanda. A esa cifra se sumarían otros 2.000 millones de libras en infraestructuras auxiliares.

El gasoducto se enfría

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, ha alimentado en público las expectativas de que el consorcio formado por la empresa estadounidense Sempra y la constructora italiana Techint se alce con la adquisición del 55% de Odebrecht en el Gasoducto Sur Peruano.

Ferrovial está en la puja por la construcción y operación del activo, cuya venta parece no estar cerrada. Los serios problemas de viabilidad de la constructora brasileña tienen el proyecto paralizado desde el comienzo del verano. Tras su salida, se mantendrían en el capital Enagas (25%) y Graña y Montero (20%).

El aeropuerto de mayor tráfico de Europa lleva años al límite de su capacidad, cerrando 2015 con un récord de 75 millones de pasajeros (un 2,2% más que en 2014). La previsión de crecimiento, siempre y cuando salga adelante la construcción de la tercera pista, pasa por la apertura de 40 nuevos destinos. Un hecho que, según distintos analistas, permitiría doblar los ingresos regulados de Heathrow. Además, la Comisión británica de Aeropuertos fija en 147.000 millones de libras la aportación de la hipotética ampliación a la economía británica en 60 años.

La incertidumbre que siempre ha pesado sobre el futuro del activo estrella de Ferrovial se ha debido a las reticencias de grupos vecinales, ecologistas y políticos de renombre, como el hoy ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, al crecimiento de Heathrow. Tras años de informes, contrainformes y opiniones de reguladores, el proyecto recibió un impulso que parecía definitivo con el dictamen favorable a la ampliación expresado en julio por la comisión Davies. Este último fue el grupo de trabajo creado por el Gobierno de David Cameron para reflexionar sobre el mejor modo de ampliar la capacidad aérea.

La marcha de Cameron, el Brexit y la formación de un Ejecutivo con figuras contrarias a la tercera pista, como la del citado Johnson, volvían a arrojar incertidumbre.

El doble interés de los accionistas por realizar la descomunal inversión reside en el poder de Heathrow, casi ilimitado, de atraer clientes como principal nodo de conexiones aéreas entre Asia, Europa y Norteamérica. Pese a estar en manos privadas, la Administración regula las tarifas, que repercuten las inversiones realizadas. Por otro lado, Ferrovial estaría entre los favoritos para acometer la obra, que saldría a concurso, habiendo sido ya contratista en las terminales 2 y 5.

La primera ministra May ha seguido el amplio debate sobre Heathrow como miembro del Parlamento británico desde 1997 por Maidenhead, en el área de influencia del aeropuerto. En los últimos tiempos ha aplaudido las limitaciones a los vuelos nocturnos, como guiño a ecologistas y vecinos, pero también ha puesto en valor la influencia de esta infraestructura sobre el empleo y la economía.

Con un 40% de su negocio global en Reino Unido, el renovado interés de Ferrovial por elevar las prestaciones de Heathrow fue toda una muestra de confianza en la economía británica después de que una escueta mayoría decidiera romper lazos con la Unión Europea.

 

Normas