Pequeños gigantes

Hay otra vida para una bola de golf

Replay Golf ofrece pelotas recicladas a precios bajos y apuesta por un modelo de consumo más sostenible, un negocio implantado en EE UU y con potencia len Europa.

Hay otra vida para una bola de golf

En Europa se consumen cada año en torno a 70 millones de bolas de prácticas de golf y otros 70 millones de las utilizadas para el juego que, en su inmensa mayoría, acaban perdidas en mitad de campos o en las profundidades de lagos. Poca gente sabe que, además, son altamente contaminantes.

Bajo esta premisa, Rafael Fernández, padre de Álvaro Fernández, actual director comercial de Replay Golf, dio el salto, hace cinco años, de una distribuidora al uso (fundada en 2009) a una empresa puntera en la fabricación, venta y reacondicionamiento de este material.

La firma facturó 2,1 millones en 2015 y espera superar los 3 millones este año

“Llegaron las primeras ventas y mi padre se dio cuenta de que este negocio solo era viable si eres completamente vertical y no dependes de terceros”, recuerda Álvaro Fernández. Así fue como apostaron por poner en marcha, además de la distribuidora, la fábrica de bolas en la localidad soriana de Ólvega, cuna de los embutidos Revilla y municipio famoso por estar dotado de una floreciente industria.

“Observamos que el reciclado de bolas de golf estaba fuertemente implantado en Estados Unidos y empezamos a estudiar sus posibilidades en el mercado europeo que estaba aún sin explotar”, cuenta el director comercial. “Nos pareció un producto con mucho potencial y que seguía la tendencia del mercado como producto ecológico y de bajo coste”, afirma.

“El momento de mayor dificultad fue cambiar radicalmente el concepto en los años 2011 y 2012”, recuerda Fernández. Para acometer ese proceso de transformación tuvieron que adaptar las instalaciones, “implementando una tecnología única con una puesta en marcha dificilísima, formando al personal, intentando vender y sobreviviendo financieramente como podíamos... y todo a la vez”, añade.

Y el green seguirá siendo verde

Hay otra vida para una bola de golf

Cada bola que cae al agua o se pierde entre matorrales tarda en descomponerse entre cien y mil años y, dado el volumen que ha alcanzado este deporte, algunos agentes ya califican esto de “problema”. Además, durante su desintegración liberan multitud de sustancias tóxicas y metales pesados. De hecho, las profundidades del lago más famoso de Escocia, el Lago Ness, están repletas de bolas; ni rastro del monstruo.

Replay Golf cuenta con equipos de buceo y compra a los clubes o particulares las bolas que recuperan del campo: “El año pasado fueron de en torno a 7 millones y este año esperamos estar cerca de los 12 millones”, especifican en la empresa. Igualmente, sus procesos de fabricación para las nuevas también son ecológicos y están certificados.

Por suerte, el sector del golf no ha sufrido las consecuencias devastadoras de la crisis y, aunque se ha visto perjudicado con menos consumo nacional, “a nosotros, al tratarse de las bolas más económicas del mercado y dar un servicio nacional, nos ha servido para abrir puertas que, en épocas normales, hubiesen sido más difíciles”, reflexiona. En 2015, Replay facturó 2,1 millones de euros y esperan “superar los 3 millones en 2016”.

En estos más de seis años de vida, Replay ha sufrido una evolución continua: “Hemos pasado de ser 4 empleados en 2010 a casi 50 y esperamos acabar 2017 con un equipo de en torno a las 80 personas”, prevé Fernández, y agrega: “Para asumir este rápido crecimiento es necesario tener un equipo muy unido y un camino claro y definido por el que se quiere ir”.

  • Única en el mundo

Replay Golf es, actualmente, la única fábrica en el mundo que procesa las tres grandes familias de bolas: recicladas, reacondicionadas (reparadas) y nuevas. “Todo basado en una tecnología pionera y fuertemente unida al reciclado, para poder hacer frente a nuestros competidores, principalmente asiáticos, los cuales se benefician de mano de obra y recursos más baratos”, matiza.

Para ello, están acometiendo una importante remodelación de la fábrica con la apertura de nuevas instalaciones. En estos momentos, queda por concluir la última fase que “nos permitirá ser totalmente verticales en la fabricación”, apunta Fernández. “El último paso es la creación del núcleo para bolas nuevas, con materiales (polibutadieno) más avanzados y ecológicos que la goma que se utilizaba hasta ahora”

Así pues, en los últimos dos años han invertido cerca de 12 millones de euros. Para llevar a cabo esta inversión han contado con el apoyo de fondos europeos, a través de los préstamos Reindus y la Junta de Castilla y León. También han recibido la ayuda del Ayuntamiento de Ólvega (Soria). “De especial mención son los préstamos participativos que recibimos por parte de Enisa y de Sodical, que creyeron en nuestro proyecto”, comenta.

Hoy, cuentan con tres ofertas principales: bolas para tiendas de golf (ya sean nuevas, recicladas o reacondicionadas), que además son personalizables; otra línea de prácticas, que puede incluir la gestión de aquellas que se desgastan, y un tercer servicio, que comprende la recogida de bolas usadas y buceadores para limpiar los lagos de los clubs.

Datos básicos

Replay cuenta con expertos submarinistas que recogen las bolas que  se acumulanen las zonas de agua de loscampos de golf.
Replay cuenta con expertos submarinistas que recogen las bolas que se acumulanen las zonas de agua de loscampos de golf.

Precio
Las bolas recicladas pueden ser hasta un 50% más baratas que unas nuevas. Cuando se trata de juego, el golfista suele optar por marcas premium, pero “en las de prácticas tenemos una posición estratégica única en el mercado con una tecnología pionera en su fabricación, por lo que este producto es la estrella”, afirma el director comercial, Álvaro Fernández.

Calidad
Replay Golf cuenta con la certificación medioambiental ISO 1400, lo que supone que la compañía posee un plan correcto de manejo ambiental. “Tenemos la satisfacción de que con cada bola que vendemos ayudamos a reducir la contaminación medioambiental y a que el golf sea un deporte verde y limpio”, asegura Fernández.

Internacional
En la actualidad, Replay Golf exporta alrededor del 85% de la producción de bolas y su presencia internacional está repartida en 25 países. “Cada vez que abrimos mercado en un nuevo país colocamos su bandera enfrente de la fábrica. Los últimos dos han sido Emiratos Árabes y México”, señala. Los próximos pasos serán seguir avanzando y consolidarse en los mercados más grandes del golf, entre ellos, Reino Unido, Estados Unidos, Japón y Canadá.

Normas