Pacto para la investidura

El contrato único, clave en la negociación entre PP y C's

Ciudadanos defiende su contrato único y su complemento salarial frente a las reticencias de los populares

El sistema de 'mochila austriaca' que defienden ambos podría engrasar la negociación

El programa económico de Ciudadanos ha llevado a que algunos aseguraran que estaba a la derecha del PP, mientras que desde la formación que dirige Albert Rivera se insiste en que sus propuestas son las más centristas del tablero político. Hoy han empezado las negociaciones entre ambas fuerzas en materia económica ante un acuerdo de investidura y, partiendo de sus propuestas, electorales ya pueden avanzarse algunos puntos sobre los que seguro habrá coincidencias y otros que será imposible consensuar.

Según las fuentes consultadas las medidas en materia laboral han ocupado una buena parte de la reunión de hoy. Tras el encuentro de la mañana, el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha asegurado que las primeras conversaciones indican “coincidencias importantes” sobre empleo y crecimiento. Si bien, el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, precisó que su formación mantiene la necesidad de acometer “una modificación sustancial de los tipos de contrato”.

En concreto, Ciudadanos antepone en la negociación su propuesta estrella en materia económica: la creación de un contrato único, para todos los nuevos trabajadores, que tendrá carácter indefinido y una indemnización por despido creciente, en función de la antigüedad del trabajador en la empresa.

Un contrato de estas características fue exhaustivamente estudiado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 cuando preparaba su reforma laboral, y fue desechado por considerarlo inconstitucional por no recoger la causalidad del despido, según explicó en reiteradas ocasiones la ministra de Empleo, Fátima Báñez. El PP prefiere incentivar los contratos fijos rebajando sus cotizaciones.

Sin embargo, Ciudadanos ya modificó el diseño de este contrato en su anterior intento de pacto con el PSOE tras el 20D. Por ello, fuentes consultadas aseguran que en esta ocasión podría rediseñarse de forma similar esta figura contractual, respetando incluso la existencia de otros contratos (de formación o temporal).

Más fácil le será a los negociadores ponerse de acuerdo en otras materias como la creación de un fondo de capitalización que acompañaría a cada trabajador a lo largo de toda su vida laboral. Se trata de la conocida como mochila austriaca, que nutriría el empresario en una cuenta individual del empleado y que serviría para costear su indemnización por despido y en caso de no ser despedido podría usarse para formación o, incluso, para la jubilación. Ambas formaciones defienden esta propuesta, con lo que podría servir de engranaje en la negociación.

La otra gran materia sobre la que discutieron ayer los equipos negociadores de PP y C’s fue la relacionada con el crecimiento de la economía y los impuestos. En ese punto, el responsable de Ciudadanos Miguel Gutiérrez, también precisó que su formación mantiene en la negociación otra de sus propuestas más sonadas: la creación de un complemento salarial garantizado, para aquellos trabajadores con sueldos más bajos, que se materializaría en forma de devolución de Hacienda.

En el terreno impositivo, C’s quiere poner al PP unos deberes que la formación de Mariano Rajoy no prevé en sus propuestas electorales. Se trataría de acometer una importante reforma del impuesto sobre sociedades que pagan las empresas. En concreto podría plantear restablecer un pago mínimo, para mitigar el desplome de la recaudación registrado en el primer semestre del año.

Ambas formaciones se proponen bajar el IRPF, si bien solo C’s concreta esa bajada a un mínimo del 18% y un máximo del 43,5%. Por su parte el PP incide en próximos incentivos a planes privados de pensiones y C’s opta por volver a hacer estatal el impuesto de patrimonio y acotar el de sucesiones “solo a herencias millonarias”.

Ciudadanos ofrece más empleo y más PIB

Uno de los argumentos que utilizarán los negociadores de Ciudadanos para hacer prevalecer sus propuestas de Gobierno en las negociaciones para la investidura será con toda seguridad, los buenos efectos económicos que tendrían sus medidas. Así lo indica la memoria económica de las propuestas electorales de C’s para las últimas elecciones del 26J. Según las estimaciones de la formación naranja las grandes cifras macroeconómicas mejorarían más con sus propuestas que con las del PP.

En concreto, calculan que sus reformas impulsarían la economía un 0,6% adicional. Con ello, el PIB crecería a una media anual del 3.1% durante la legislatura, frente al¡ promedio del 2,5% previsto por el Ejecutivo. Consecuentemente, este mayor crecimiento de la economía conllevaría una mayor creación de empleo.

Según dicha memoria económica de Ciudadanos, la aplicación de su programa supondría crear 2,5 millones de empleos en la legislatura, medio millón más de la cantidad que se han propuesto los populares para retornar a los 20 millones de ocupados al final del próximo mandato.

Además, la formación de Albert Rivera pretende aumentar los ingresos fiscales en 10.000 millones más que lo que prevé el PP entre 2017 y 2012. Para ello, proponen “eliminar las trampas legales en el impuesto de sucesiones, combatir el fraude impositivo y recuperar parte de la amnistía fiscal.

Normas