Perfil: Gonzalo Urquijo

Un asesor de acero

Presidente de ArcelorMittal España, el directivo nacional más destacado del sector siderúrgico vigilará de cerca la reestructuración de Abengoa

Caricatura de Gonzalo Urquijo, presidente de ArcelorMittal en España.
Caricatura de Gonzalo Urquijo, presidente de ArcelorMittal en España.

La aleación de hierro con pequeñas cantidades de carbono da como resultado el acero, un material que puede ser a la vez altamente resistente y maleable. Son dos características que también reúne a su manera el Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz (Madrid, 1961) conocido por ser el único español en la dirección general del gigante ArcelorMittal. Y es que el presidente de la compañía en España ha resistido a múltiples fusiones y cambios en la compañía gracias a su capacidad de adaptación. Reconocido por su labor en la industria siderúrgica, Urquijo asume ahora un nuevo rol: el de asesor en el proceso de reestructuración de Abengoa.

Procedente de una familia ligada a las finanzas, nada parecía indicar que Gonzalo Urquijo terminaría dedicando su carrera al mundo industrial. Estudió en el Liceo Francés de Madrid y se licenció en ciencias Económicas por la Universidad de Yale (Estados Unidos), experiencias gracias a las que domina a la perfección tanto el idioma galo como el inglés. Titular de un MBA por el Instituto de Empresa de Madrid, sus primeros empleos sí estuvieron ligados a la banca –trabajó en Citigruop y Crédit Agricole–. Pero en 1992 entró en el mundo siderúrgico de la mano de José María Aristrain, en cuyo grupo asumió la dirección financiera.

Más tarde trabajó también como director general financiero de Aceralia, hasta la constitución de Arcelor en 2002 –resultado de la fusión con otros dos grandes grupos siderúrgicos europeos–, donde asumió diferentes responsabilidades.

Sin embargo, la capacidad de adaptación a los cambios de Gonzalo Urquijo todavía tenía que quedar patente una vez más. Y es que tras un complicado proceso que comenzó con la opa hostil del grupo indio Mittal Steel sobre Arcelor, ambas compañías terminaron constituyendo en 2006 la que hoy en día es la mayor compañía siderúrgica del mundo en cuya dirección general estuvo presente desde el principio el español. En el grupo ha sido responsable de áreas como productos largos, acero inoxidable, tubos, China o responsabilidad corporativa.

No obstante, la lista de cargos del presidente de ArcelorMittal en España no termina ahí, ya que también es presidente de la patronal de la patronal del sector (Unesid) desde 2002 y miembro del consejo de administración de varias compañías como Fertiberia y Gestamp. También forma parte de la Fundación Hesperia y es miembro del patronato de la Fundación Princesa de Asturias.

Por si fuera poco, a partir de ahora el gran ejecutivo español del acero tendrá que compaginar sus funciones con las de asesor del consejo de administración de Abengoa que se encargará de que el plan de viabilidad de la compañía llegue a buen puerto. Desde la andaluza ya han aclarado que Gonzalo Urquijo no desempeñará funciones ejecutivas, tan solo pondrá su experiencia y conocimientos al servicio de la reestructuración de la empresa ingeniería para vigilar la marcha del proceso.

Quienes han tenido la oportunidad de tratar con él lo describen como un hombre educado y amable. Aficionado del Real Madrid, este directivo de imagen siempre impoluto sería incapaz de recordar la cantidad de viajes de trabajo que ha realizado, ya que ha vivido a caballo entre diferentes ciudades como Luxemburgo y Madrid. Sin embargo, ello no le impide ser aficionado a recorrer mundo también cuando tiene un hueco libre en su agenda. Eso sí, siempre que sea posible con su familia a la que intenta dedicar todo el tiempo posible.

Con fama de perfeccionista, este ejecutivo procura no olvidar que su trabajo debe tener siempre la finalidad de hacer lo mejor para los accionistas. Su experiencia le ha llevado a tener también una amplia perspectiva internacional del negocio.

Gonzalo Urquijo forma parte del grupo de directivos españoles con más peso en grandes multinacionales, pero procura mirar más allá de las reuniones de negocios y los despachos y conocer de cerca las preocupaciones de esa industria a la que se dedica en cuerpo y alma.

Normas