Inversión

¿Será capaz Wall Street de revalidar sus máximos?

¿Será capaz Wall Street de revalidar sus máximos?
EFE

Wall Street surfea este agosto en zona de máximos. El avance imparable que mantiene la Bolsa estadounidense alcanzó esta semana un nuevo hito, cuando sus tres principales índices –Standard & Poor’s, Dow Jones y Nasdaq– cerraron la jornada en récord, algo que no sucediía desde 1999. Wall Street ha desafiado en el último año a la profunda inquietud que despertó el verano pasado la economía china con la devaluación del yuan y que tuvo una nueva réplica a comienzos de este año, y es el único mercado que se ha respuesto de aquella oleada de ventas doce meses después.

La Bolsa estadounidense se está beneficiando de la buena temporada de resultados empresariales del segundo trimestre y de la búsqueda de refugio que ha desatado en Europa la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea. Así, la desconfianza hacia Europa que genera el brexit ha provocado la llegada de flujos de inversión desde el Viejo Contiente hacia Wall Street y, especialmente al bono soberano estadounidense. No en vano, Estados Unidos saca varias cabezas a Europa en el proceso de remontada desde la crisis y mientras el BCE, y ahora también el Banco de Inglaterra, están inmersos en ambiciosos programas de estímulos, la Reserva Federal ya hace el camino de vuelta y ha comenzado a subir los tipos.

Pero el rally estadounidense va a tener que superar una dura prueba en los próximos meses, en los que deberá clarificarse la política de la Reserva Federal y en que Estados Unidos celebra elecciones presidenciales, con la inquietante posibilidad para los inversores de que el candidato Donald Trump sea elegido. Para Marian Fernández, gestora de Andbank, el alza de Wall Street se justifica por los resultados y el entorno macro del país, aunque también puntualiza que se sostiene en un reducido volumen de negocio.

“Las posiciones de liquidez son muy elevadas. Nos falta claridad desde la Fed y las primeras pistas no llegarán hasta finales de agosto con la reunión de Jacskon Hole”, señala. En su opinión, “habrá que ver cómo Wall Street responde a la vuelta del verano, con las elecciones presidenciales como el principal riesgo político a nivel global”.

Alberto Espelosín, gestor de Abante, tiene claro que habrá una corrección en Wall Street. “En los próximos meses creo que veremos al S&P por debajo de los 2.000 puntos. Considero que, a estos niveles de mercado, se debe ser extremadamente prudente”. Y argumenta esta visión en “una valoración en términos de PER en máximos de los últimos diez años, tomando beneficios del ejercicio en curso, una volatilidad en mínimos en la zona de 11,5, una estimación hinchada de los beneficios del tercer y cuarto trimestre, que debe ser revisada a la baja, subida de salarios con caídas de márgenes y sin poder subir precios, una desconexión total con respecto a la macro y una complacencia extrema con intervención de la Reserva Federal”, según explica en su última carta mensual, publicada esta semana.

En Robeco advierten que el otoño es históricamente la época más volátil del año, y ante la proximidad de su llegada, Lukas Daalder, director de inversiones de Robeco Investments Solutions, recuerda que “hay sobre la mesa una serie de asuntos sobre los que los inversores deberían preocuparse en los próximos meses”, como el brexit y las elecciones en EE UU. No prevén pánico vendedor e infraponderan la Bolsa

Normas