Células fotovoltaicas en el techo
Tesla

Karma reta a Tesla con un modelo deportivo de techo solar

La compañía de Elon Musk, Tesla, lleva ahora mismo la batuta del sector de la automoción, y más concretamente en cuanto a las tecnologías de propulsión eléctrica. Sin embargo, otros fabricantes están plantando cara a su autonomía de 500 km trabajando más allá de las baterías eléctricas y su eficiencia, tanto en la aerodinámica como en los sistemas de carga de estos sistemas. En el caso de Karma, con su nuevo modelo Revero, se ha trabajado sobre la carga construyendo un techo solar diseñado para la carga constante de sus baterías, aunque se trata de un modelo híbrido enchufable que se apoya en un motor de combustión interna.

Karma Revero: un modelo familiar deportivo con techo solar para alimentar sus baterías y sistema de propulsión eléctrico

Karma ya había trabajado anteriormente sobre la propulsión eléctrica y poniendo a Tesla como su máximo rival, aunque siempre basando sus modelos en la hibridación, y con conexión para la alimentación del sistema eléctrico a través de una fuente externa. Con el Karma Revero, que sigue este mismo principio, el objetivo es el Tesla Model S como berlina deportiva equivalente, y en términos de propulsión eléctrica este modelo propone la alimentación complementaria a través de un techo solar completo.

Karma reta a Tesla con un modelo deportivo de techo solar

Por el momento, Karma no ha revelado aún los detalles técnicos sobre el modelo, ni las prestaciones que ofrece su nuevo sistema híbrido que combina un motor de combustión interna con un conjunto eléctrico de baterías y motores. En estos primeros 'teaser' adelantando la presentación del modelo que se producirá en los próximos días, sin embargo, sí se puede ver que el diseño no cuida la aerodinámica de la misma manera que un Tesla Model S, en el que las tomas de admisión frontales son completamente cerradas, dado que el sistema eléctrico no las requiere y esto beneficia la penetración del mismo.

Lo sorprendente del Revero, de Karma, está en que la compañía no sólo se ha apoyado en la recuperación energética a partir de la frenada, como ya hacen muchos otros fabricantes, sino que además se han instalado sobre el techo una serie de células fotovoltaicas para la alimentación del híbrido enchufable. Una forma eficiente de recarga que, en cualquier caso, tiene también sus limitaciones.

Normas