Comercio

Las franquicias son para el verano

Heladerías, tiendas de pareos, bares y restaurantes hacen su agosto… literalmente.

Terraza de la franquicia de yogures helados Llaollao en Mallorca.
Terraza de la franquicia de yogures helados Llaollao en Mallorca.

En España, la facturación total obtenida por el conjunto del sistema de franquicias al cierre de 2015 fue de 26.482 millones de euros y para las tiendas de accesorios, las heladerías, los restaurantes y bares, el verano representa una ocasión extraordinaria para hacer el agosto literalmente.

Porque aunque la franquicia crezca a un ritmo anual del 5,1%, los comercios ponen en práctica sus mejores estrategias para eclipsar a la competencia, cuando el calor aprieta y las ganas de hacerse con un sombrero que cubra del sol, lucir un bikini nuevo o refrescarse con un helado o una cerveza se dan tanto en las ciudades del interior como de la costa.

Como explican desde la franquicia Bissú, dedicada a complementos y accesorios de moda, los “meses de julio y agosto, son fuertes en ventas”. En este período, la marca realiza el 30% de su facturación anual. En Fuengirola, Málaga, y en Vilanova, en la costa de Barcelona, se encuentran las tiendas que más venden de esta cadena. Los productos estrella son aquellos especialmente útiles en los momentos más apreciados del verano: los que tienen lugar en la playa. Así, triunfan las gafas de sol, los pareos, las sandalias o los capazos, artículos tan prácticos como necesarios en estas fechas.

“El calor siempre ayuda a vender”, explica Pedro Espinosa, socio fundador de LlaoLlao. Eso sí, “siempre que no sea excesivo”, aclara. Para esta franquicia de yogur helado, las horas más complicadas son precisamente las denominadas horas valle, de la 1 de la mañana a las 7 de la tarde, por lo que para intentar que la venta no quede limitada a la tarde-noche, la cadena plantea estrategias, como ofertas 2x1, para este tramo de la jornada.

Curiosamente, “los veranos en los que no se celebran muchas competiciones deportivas” son mejores para las tiendas de la marca, señala Espinoza. De ahí que aprovechen los “días de fútbol” para mandar de vacaciones a sus empleados, ya que durante las jornadas de Mundial, Eurocopa y Juegos Olímpicos pierden muchas horas de posible venta.

No solo las heladerías y tiendas de accesorios parecen recibir en verano una fuerza revitalizadora. Bodega La Fuente ha visto un repunte en sus ventas de entre el 30% y 40% en lo que va de estación y todo su negocio está basado en algo muy pequeño: la anchoa de Santoña. “Un producto muy fresco” que no necesita ninguna “estrategia veraniega”, afirma Juan Antonio Sánchez, director de exportación de la franquicia.

Bodega La Fuente
Bodega La Fuente.

La empresa produce sus propias anchoas y espera cerrar el año con 10 establecimientos en España. La marca abrió su primer restaurante en 2012 en Cartagena y, en la actualidad, cuenta con un importante número de clientes europeos gracias a los cruceros que parten dela ciudad murciana. En 2015,los principales países de procedencia de los cruceristas fueron Estados Unidos (44,7%), Reino Unido (38,8%), Alemania (10,3%) e Italia (6,1 %), según datos publicados por La Opinión de Murcia.

Queda claro que en los meses de calor, los establecimientos que se encuentran en zonas turísticas experimentan un boom. Sin embargo, para las franquicias que se encuentran en lugares no frecuentados por turistas, las terrazas se convierten en un bien preciado. Algo que comprenden en Hamburguesa Nostra, que se esmera en que el cliente “esté a gusto” en ellas, dice Carlos Rodríguez, socio fundador de Raza Nostra, la carnicería que produce el género que cocina esta cadena de monoproducto basado en la carne.

Ejemplo de ello, precisa Rodríguez, es la barbacoa americana, argentina y española que se puede disfrutar en el establecimiento del Campo de las Naciones, en Madrid, puesta en marcha con el objetivo de que el restaurante se convierta en un lugaragradable y de buen ambiente.

Para otras franquicias no es tan fácil hacer el agosto. Es el caso de los gimnasios, que encuentran su filón particular en los meses previos al calor, básicamente abril y mayo, cuando mucha gente se inscribe por primera vez para llevar a cabo la llamada operación verano.

Como cuenta, Albert Marco, principal ejecutivo y máster franquiciado de Snap Fitness, en la temporada estival es muy común encontrar promociones que ofrecen gratis el mes de agosto. Para hacer frente al verano, esta cadena, que cuenta con 2.000 gimnasios en 18 países, también ha puesto en marcha el sistema Fitness On Demand, por el cual ofertan clases virtuales de actividades varias, como Les Mills o bodypump, para que sus clientes viajeros no pierdan la forma durante la temporada estival.

Los comercios tiran de imaginación

Tanto del mar vienen turistas y turistas buscan el mar, como al mar recurren muchas franquicias en los meses estivales para evocar esa necesitada sensación de vacaciones en sus potenciales clientes.

Es el caso de Hamburguesa Nostraque este mes, el octavo del año, tiene previsto dar un giro de 180 grados y sorprender con la hamburguesa Mare Nostra, cuya receta deja a un lado el producto estrella de la franquicia, la carne.

Por otro lado, Sensaciones es la propuesta de la cadena de yogur helado LlaoLlao para este verano,una combinación de granizados de frutas y yogur helado. Los especialistas en anchoas, Bodega La Fuente, optan por el vermú granizado y ensaladas de tomate que se pueden combinar con bacalao fresco, mojama y otros alimentos provenientes del mar, como huevas de salmón salvaje, porque saben que en estos meses “cobra protagonismo la ensalada”.

Normas