Carrera espacial

Moon Express, la empresa que nos llevará a la luna

Una compañía privada enviará por primera vez una sonda sin tripulación al satélite en 2017

La nave Apolo 11, frente a la superficie lunar en la primera misión de 1969.
La nave Apolo 11, frente a la superficie lunar en la primera misión de 1969.

Medio siglo después de que Neil Armstrong pronunciase la histórica frase "Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad" antes de clavar la bandera estadounidense sobre la superficie lunar, la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos permitirá que una empresa privada vuele a la Luna. Moon Express será la primera compañía comercial que en 2017 salga al espacio con un alunizaje inaugural de un robot sin tripulación.

El viaje tendrá una duración de 2 semanas en una sonda MX-1E que contará con un sistema de transporte, uno de aterrizaje y otro capaz de moverse a saltos por la superficie lunar, según un comunicado de la FFA estadounidense. Bob Bichard, cofundador de la compañía, ha aclarado a Reuters que la compañía transportará instrumentos científicos y material comercial, entre el que descatan cenizas humanas.

Aunque en esta primera expedición la empresa se limitará a tomar fotos y vídeos del satélite, sus fundadores ya piensan en traer a la tierra recursos selenios como metales y rocas y, a largo plazo, hacer de la Luna "nuestro segundo hogar". "Los viajes en el espacio es el único camino para asegurar la superviviencia del hombre y crear un futuro ilimitado para nuestros hijos", ha comentado Naveen Jain, uno de sus fundadores, en un comunicado emitido por la empresa.

La historia de Moon Express se remonta a agosto 2010. Entonces, sus fundadores —el multimillonario canadiense Bob Richards y los ingenieros Naveen Jain y Barney Pell— recibieron por este proyecto una subvención de 30 millones de dólares (unos 27 millones de euros) del programa Innovative Demostrartions Data de la NASA. En octubre de ese mismo año, concurrieron al concurso de Google Lunar Exprize, que premia con 30 millones de dólares al primer proyecto emprendedor que logre llevar una sonda a la luna, recorra allí al menos 500 metros y emita imágenes o vídeos a la tierra.

Tras tres meses de espera, la luz verde de las autoridades estadounidenses ha llegado este miércoles en una decisión consensuada por la Agencia de Aviación estadounidense, la Casa Blanca, el Departamento de Estado y la NASA, que supervisará el viaje. Moon Express necesitaba el visto bueno de las autoridades de su país en base al Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre rubricado en 1967 por EE UU, el Reino Unido y la URSS y al que posteriormente se han unido 40 países más, incluido España. En plena Guerra Fría y con la Carrera Espacial en pleno rendimiento, este acuerdo prohíbe que cualquiera de los firmantes instale armas apuntando a la Tierra y obliga a que toda expedición no gubernamental que traspase la atmósfera terrestre sea supervisada por la Administración de su país.

Esta es la primera vez que un Estado autoriza a una compañía comercial a explorar el espacio. La decisión establece un precedente para que el sector privado desarrolle las posibilidades científicas, tecnológicas, comerciales y de investigación y desarrollo que ofrece el espacio, según Moon Express. La empresa establece como su objetivo final establecer un medio de transporte para que millonarios, gobiernos o empresas de todo el mundo puedan viajar al satélite. "Es un gran paso para la humanidad", resume su Consejero Delegado.

 

Normas