Breakingviews

Unas draconianas reglas para salir a Bolsa en China

Los medios locales chinos aseguran que el regulador podría retirar las licencias a los agentes de bolsa que no auditen correctamente a las firmas que salen a Bolsa.

Un hombre pasa frente a pantallas con información financiera en China.
Un hombre pasa frente a pantallas con información financiera en China.

El regulador del mercado de valores de China podría haber encontrado una nueva forma de recortar de nuevo la cola de más de 700 empresas que esperan para debutar en Bolsa en el país: las normas draconianas que acumulan presión sobre las aseguradoras para alejarse de las órdenes relativas a las ofertas públicas de venta.

Los medios locales aseguran que la Comisión Reguladora de Valores de China (CRVC) podría apoderarse temporalmente de las licencias de agentes de valores que no auditan adecuadamente las empresas que entran al mercado. Ello sigue a un fallo de la CRVC de enero que permite a los inversores buscar una compensación inmediata si sufren pérdidas debido a información falsa o engañosa en los documentos de la oferta.

Es razonable esperar que los bancos apliquen la debida due dilligence a sus clientes, pero la norma de enero deja a las aseguradoras vulnerables a demandas de inversores por unas pruebas mínimas de mala conducta.

Las nuevas y duras reglas solo empujarán a los bancos de inversión extranjeros más al margen de un mercado en el que ya es difícil entrar. Las empresas recaudarán apenas la mitad de los 25.000 millones de dólares (22.400 millones de euros) que lograron en 2015 si sigue el ritmo de las salidas a Bolsa este año. El total de los honorarios de las OPV en el continente representó solo una quinta parte del nivel de hace cinco años y los bancos extranjeros rara vez se embolsan más del 6% al año, según Thomson Reuters / Freeman Consulting.

Las severas medidas regulatorias, la reducción de las cantidades correspondientes a las tarifas y todo el tiempo que necesitan las empresas para obtener la aprobación para salir a Bolsa hacen que cada vez sea más difícil para los bancos extranjeros justificar la suscripción de acciones tipo A en todas las OPV, salvo en las de los clientes más estratégicos. Eso también incrementará las sospechas de que China está intentando reducir la oferta de nuevo papel en China para impulsar el mercado de valores.

Normas