Ampliación de capital

Monte dei Paschi evita la inyección de capital público

Monte dei Paschi evita la inyección de capital público

Poco antes de que se conozca el resultado de los test de estrés a la banca europea, una de las entidades de las que se espera peor resultado ha despejado las dudas sobre su futuro. El italiano Monte dei Paschi ha recibido el visto bueno del BCE a su plan de recapitalización. Este plan prevé una ampliación de capital privada por 5.000 millones de euros y la venta de activos tóxicos por 27.700 millones de euros, que serán adquiridos a un precio del 33% de su valor en libros (por 9.200 millones de euros) por el fondo de capital riesgo Atlante, creado a modo de banco malo para sanear entidades en dificultades.

Este plan evitaría por tanto la inyección de dinero público para el que es el cuarto mayor banco italiano, con la que se ha especulado en las últimas semanas. De hecho, el primer ministro italiano Matteo Renzi ha intentado recibir el permiso de las instituciones comunitarias para sacar adelante un rescate con capital público del sistema financiero italiano, que soporta el lastre de un volumen de créditos dudosos de más de 350.000 millones de euros. El objetivo es que no sean los pequeños ahorradores italianos los que soporten el peso del rescate, en contra de lo que establece la normativa comunitaria en vigor desde este año y que dicta que sean accionistas y acreedores los que soporten el rescate.

En el caso de Monte dei Paschi, alrededor de 5.000 millones de bonos están en manos de inversores particulares italianos. 

La ampliación de capital por 5.000 millones de euros está dirigida por JP Morgan y Mediobanca y contaría también con Santander, Goldman sachs, Citi, Credit Suisse, Deutsche Bank y Bank of America como bancos coordinadores. Monte dei Paschi habría rechazado así la propuesta de UBS de recibir capital de entidades competidoras. 

Normas