Escapadas

La magia (y el sabor) de la dehesa

La sierra de Huelva es un paraíso para los amantes de la buena mesa.

Secadero de jamones de Sánchez Romero Carvajal, en Jabugo.
Secadero de jamones de Sánchez Romero Carvajal, en Jabugo. Cinco Días

La dehesa, el bosque originario de encinas y alcornoques que el tiempo y la interacción del hombre con sus labores agrícolas y ganaderas ha ido transformando, es uno de los hábitats más sostenibles y mejor conservados del Mediterráneo; es también de los más vulnerables.

En la provincia de Huelva, la dehesa se extiende por el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y es sustento de uno de los manjares más exquisitos de la gastronomía onubense. Y de la española. Aquí, el ibérico de bellota, el jamón de Huelva, con DO protegida, es la estrella, y Jabugo no necesita presentación, solo con mencionar su nombre, nuestras papilas gustativas comienzan a activarse.

Un triángulo geográfico reconocido por aficionados al buen comer, con vértices en Cortegana, Cumbres Mayores y Aracena, tiene su centro en el pueblo de Jabugo, donde se produce la mayor concentración de secaderos. La presencia del cerdo de raza ibérica en esta comarca está muy arraigada desde hace siglos, en sus pueblos, sus costumbres y su gente, incluso en su paisaje, uno de los escasos rincones en los que todavía se puede disfrutar de la magia de la dehesa.

Una red de senderos comunica aldeas y pueblos

Y es que, además de degustar este exquisito producto, resultado de la cría del cerdo en montanera, la naturaleza exuberante de este entorno serrano es perfecta para una escapada estival.

El paisaje cambia en función de la altitud. Las dehesas pobladas de encinas son sustituidas por alcornoques en zonas bajas, mientras que en las más altas son frecuentes los bosques de robles.

Recorrer los pueblos y disfrutar de su interesante patrimonio es un placer: el conjunto monumental de Almonaster la Real, compuesto por el castillo, la iglesia, la mezquita, del siglo X, y la plaza de toros; el castillo de Cortegana, uno de los mejor conservados de la zona o la fortaleza de Sancho IV, en Cumbres Mayores, son solo algunas opciones.

Muelle de las carabelas
Muelle de las carabelas.

Otra posibilidad es adentrarse en la Gruta de las Maravillas en Aracena o visitar la Peña de Arias Montano en Alájar, dos reclamos de indudable interés natural.

Una red de senderos naturales aún siguen comunicando aldeas, pueblos y caseríos, de los cuales están señalizados más de 600 kilómetros. Molinos de agua, fuentes, abrevaderos, pozos, acequias y albercas conforman un patrimonio rural de gran valor.

En definitiva, el relieve suave, el clima atemperado y la abundancia de fuentes y manantiales hacen de esta comarca un lugar idóneo para disfrutar durante todo el año del contacto directo con la naturaleza y de pueblos con mucho encanto, donde nunca falta una buena tasca o una venta para degustar los platos locales.

El jamón brilla con luz propia, pero la región ofrece una variada oferta gastronómica: carnes de caza, queso de cabra, chacinas y, por supuesto, las castañas, que las preparan de mil maneras, y las setas, en época de recolección.

Recalar en la playa

Puerto Antilla Grand Hotel
Vista nocturna de Puerto Antilla Grand Hotel.

Y tras la experiencia de viaje por la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, el mar. Puerto Antilla Grand Hotel, un cuatro estrellas ubicado en primera línea de playa de Islantilla nos espera. Este establecimiento es un perfecto centro de operaciones para recorrer parte de la costa onubense o acercarse a los Lugares Colombinos, en Huelva capital, donde se evoca la hazaña de Cristóbal Colón.

Este recorrido incluye el Monasterio de la Rábida y el muelle de las carabelas, con las réplicas de las tres naves que cruzaron el Atlántico por primera vez.

Además, las jornadas gastronómicas Huelva cocina son las protagonistas de este verano en Puerto Antilla Grand Hotel, hasta el próximo 13 de agosto, ya que se han convertido en un reclamo para los veraneantes. Precisamente hoy, 22 de julio, el restaurante Arrieros, uno de los mejores de la provincia de Huelva, situado en el municipio de Linares de la Sierra, ofrece sus excelentes platos.

Normas