Expansión empresarial

Las empresas españolas en Turquía mantienen sus planes tras el golpe

BBVA, Mapfre o Inditex, algunas de las 121 compañías españolas con presencia en Turquía

Un grupo de turistas pasean frente a una tienda de Mango en Estambul
Un grupo de turistas pasean frente a una tienda de Mango en Estambul EFE

Alivio. Es el sentimiento que resume la posición de las empresas españolas con presencia en Turquía tras el intento de golpe de estado del pasado viernes 15 de julio, según han reconocido este lunes a este diario. BBVA, Inditex, Mapfre, Barceló o Navantia engrasan la nómina de las 121 compañías españolas con intereses en Turquía que, ante el fracaso de los militares, mantienen sus expectativas de negocio.

A pesar del atentado en el aeropuerto de Estambul del pasado 28 de junio o la proximidad de la guerra en Siria, Turquía es el décimo país donde las empresas españolas más venden. El montante total de exportaciones a ese país en el primer trimestre de 2016 asciende a 1.665 millones de euros.

BBVA CAE UN 2,8% EN BOLSA

“Nuestro compromiso con el país es a largo plazo y sigue igual que antes de los acontecimientos del viernes”. Así valoraron ayer fuentes del BBVA, que es propietario de la segunda mayor entidad del país. El banco fue el mayor perjudicado por el intento de golpe de estado en Turquía, al registrar caídas en bolsa del 2,8%.

El interés de esta entidad financiera por Garanti, el segundo banco turco, comenzó en 2010. Entonces, el banco español adquirió el 25% de sus acciones y en 2014 se convirtió en el mayor accionista al hacerse con el 39,9%. Esta operación ha reportado a BBVA 371 millones de euros y una red de 23.000 empleados y 971 sucursales en Turquía.

Garanti -con un volumen de activos de unos 90.000 millones y una plantilla de 22.000 empleados- asegura también al banco español estar presente en Chipre, Luxemburgo y Malta y contar con 3 oficinas de representación en Londres, Dusseldorf y Shanghai. Esto supone que el BBVA preste servicios a 13 millones de clientes.

Mapfre, pionera

Una de las primeras grandes empresas españolas en explorar el mercado turco fue Mapfre, que en 1987 comenzó a hacer negocio en el país. Esa amplia experiencia en la región hace a la compañía “confiar en que el país recuperará la tranquilidad”, según han afirmado este lunes este periódico fuentes de la compañía, que emplea a 1.300 turcos.

A través de sus filiales primero Tur Assist y después Mapfre Genel Sigorta -que fundó en 2007-, la compañía se ha convertido en 29 años en la líder en seguros de coches, el 47% del total. Mapfre centra su actividad en el país del Bósforo en el reaseguro y en las mutuas no de vida, lo que le reportó el año pasado tasas de crecimiento superiores al 5% y un volumen de negocio de 819 millones de euros.

El turismo, “a la expectativa”

Las playas de la costa oeste y el atractivo de Estambul sirvieron de acicate a las cadenas hoteleras Barceló y RIU por apostar por el mercado turca. La segunda fundó dos hoteles de cinco estrellas en la ciudad costera de Belek con 1.151 habitaciones entre los dos, un parque acuático, varias piscinas y un campo de golf.

Barceló prefirió sin embargo el turismo urbano. Cuenta con dos hoteles en Estambul que en total ofertan 353 habitaciones. La compañía ha indicado este lunes que se encuentran “a la expectativa”. Aunque ven la situación “con preocupación”, sostienen que esperan una pronta recuperación de la normalidad a pie de calle.

A pesar de los últimos acontecimientos, Barceló afirma seguir apostando por Turquía. La hotelera ha manifestado su intención por continuar con su expansión por el país y abrir nuevos establecimientos. La cadena ha dicho confiar en que los efectos del golpe sean solo momentáneos y que no han registrado anulaciones destacables ni una caída en la demanda.

Iberia difiere en su opinión con Barceló. La compañía aérea interrumpió el pasado 5 de mayo la conexión directa entre Madrid y Estambul por la caída en la demanda y la inestabilidad del país. La consultora hotelera Exceltur ya apuntó el pasado miércoles en este sentido a un descenso de la demanda en el mercado turístico turco provocada por los atentados en el aeropuerto de Estambul del 28 de junio y la creciente inseguridad del país por la cercanía del ISIS.

Sector Textil

Inditex y Mango también se han consolidado en el mercado textil del país del Bósforo. La multinacional de Amancio Ortega tiene 190 tiendas abiertas en suelo turco, siendo el noveno mercado más importante para la compañía. La matriz de Zara no ha querido valorar la situación en el país.

La presencia de Mango es algo más reducida, con 121 establecimientos. “Estamos muy pendientes de lo sucedido y esperamos una pronta vuelta a la normalidad”, han declarado fuentes de la compañía.

Barcos y acero inoxidable

En el apartado industrial, Acerinox y Navantia son las que tienen una presencia más relevante en Turquía. La empresa productora de acero inoxidable ha confirmado que sus fábricas y negocios operan con normalidad.

Acerinox ha tenido unos ingresos en el país euroasiático de 54 millones de euros en el primer trimestre de 2016, un 8% más que en el mismo periodo de 2015. Esto hace que el 10% de los ingresos totales de la empresa manufacturera tengan origen turco.

La construcción de un buque anfibio -tipo Juan Carlos I- fue el último acuerdo comercial de los tres años de vinculación de Navantia con el Gobierno turco. Firmado en mayo de este año, la compañía pública se comprometió a diseñar el barco y suministrar cinco grupos de motores diésel y el Sistema Integrado de Control de Plataforma. Esto supondrá una carga de más de un millón de horas de trabajo para la naviera española para finalizar la embarcación antes de 2021.

Roca, la recién llegada

La empresa de saneamientos Roca es una advenediza en los negocios con Turquía. En enero de este año, adquirió la fabricante de grifos de Ikea, NSK, por 46 millones de euros. La compañía española declaró en el momento de la compra que esperaba obtener beneficios de 46 millones de euros en 2016 al hacerse cargo de una empresa de 264 empleados.

 

Normas