Breakingviews

La plantilla, un valor en el que invertir

El consejero delegado de JP Morgan subirá el salario a 18.000 empleados, como cajeros del banco, tras movimientos similares efectuados por empresas como Gap, WalMart o Starbucks.

Trabajadores en las instalaciones de JP Morgan.
Trabajadores en las instalaciones de JP Morgan.

Jamie Dimon está ayudando a redirigir las conversaciones sobre el valor. El consejero delegados de JPMorgan presentó el martes un plan para elevar el salario por hora de 18.000 trabajadores de bajo nivel, incluyendo a los cajeros de banco, en casi un 20% como mínimo. La medida sigue a otras similares de Gap, Wal-Mart, Starbucks y otros. Ayudar a reducir la brecha de la desigualdad de ingresos es un buen paso, en especial mediante el intercambio de partidas a menudo reservadas a los operadores y accionistas de Wall Street. También puede ser bueno para el negocio.

Con los ingresos familiares medios estancados durante tanto tiempo y la contracción de los salarios como porcentaje del PIB, pagar más a la gente es “lo que hay que hacer”, como reconoció Dimon. Sin embargo, la América corporativa ha necesitado mucho tiempo para tomar la decisión. En cambio, han utilizado años de crédito barato y ganancias récord principalmente para recompensar a los inversores. Las empresas del índice S&P 500 gastaron 166.000 millones de dólares (150.000 millones de euros) en la recompra de acciones en el primer trimestre, según FactSet. Para JP Morgan, la decisión sobre los sueldos –que va de la mano de una inversión adicional en beneficios y formación para los empleados– es relativamente barata.

Pero también hay razones egoístas tras la decisión. La medida debería reducir la rotación en JPMorgan y podría ayudar a crear una mejor plantilla que algún día podrían ascender a vendedores o gestores de patrimonio. Debería permitir al banco ser más competitivo a la hora de realizar nuevas contrataciones.

La tendencia parece ir más allá de los pasillos de la banca. La nueva primera ministra de Reino Unido, Theresa May, por ejemplo, quiere poner trabajadores en los consejos de administración. La presión, también por parte de los inversores, ha ido en aumento para que las empresas lleven a cabo prácticas que beneficien a una sociedad más estable. Pagando más a sus empleados, un ejecutivo destacado como Dimon también puede asegurar que un valor que va más allá de los accionistas reciba la atención necesaria.

Normas