Infraestructuras

I Squared y Cubico, finalistas para comprar a Isolux su filial T-Solar

Cerberus-Bruc y KKR han quedado fuera del proceso

Nemesio Fernández-Cuesta dirige el Comité de Seguimiento de la Reestructuración de Isolux.
Nemesio Fernández-Cuesta dirige el Comité de Seguimiento de la Reestructuración de Isolux.

De las cuatro ofertas presentadas dentro del plazo fijado por Isolux (el 30 de junio) para la venta de su filial T-Solar, dos se han convertido en finalistas:la de Cubico, el fondo de inversión del Santander, y la de la firma de capital riesgo I Squared. Las negociaciones del grupo que se encuentra en reestructuración para vender una de las mayores fotovoltaicas españolas se centrarán por tanto en estos dos inversores, después de que hayan sido descartadas la oferta presentada por el fondo de infraestructuras de KKR y la del tándem formado por Bruc Capital y Cerberus, que solo tenían interés en una parte del negocio: los activos internacionales. Las fuentes consultadas aclaran que Isolux no ha comunicado a estas últimas su exclusión del proceso, pero sí ha dejado claro su intención de vender todas las plantas, nacionales e internacionales, en bloque.

 Además de estas ofertas, que están lejos del precio en que Isolux ha tasado su filial fotovoltaica (unos 130 millones de euros), hubo otras muestras de interés, que se quedaron por el camino. Tal fue el caso de Gas Natural Fenosa, que está controlada con un 35% por el segundo acreedor bancario de Isolux, Caixabank. También se acercó a la operación Saeta Yield invitada, como en casi todos los casos, por la parte vendedora, aunque la filial de renovables de ACS manifestó rápidamente su intención de no ofertar.

Gas Natural Fenosa, que carece de activos solares, habría desechado la compra de T-Solar al considerar una complicación la opción de venta del 11,6%que tiene el socio minoritario de esta, Corpfin, por 75,6 millones. Otras fuentes aseguran que el grupo que preside Salvador Gabarró, ofreció una cantidad no desvelada que se comprometió a duplicar en el caso de que no se produjese ningún cambio regulatorio que pudiera afectar a T-Solar en un plazo determinado.

Curiosamente, también uno de los finalistas, Cubico, está controlado por el primer banco acreedor de Isolux, el Santander, que tiene el 12% de la deuda tóxica de la compañía.

El acuerdo, a punto

En el sector también ha sorprendido que ninguno de los dos finalistas, que se han sumado al proceso en el último momento, hayan realizado la correspondiente due diligence. Con una capacidad de 326 MW solares fotovoltaicos en operación, construcción y desarrollo repartidos entre ocho países (España, Italia, India, Perú, Estados Unidos, Puerto Rico, México y Japón), la compañía ha invertido 1.500 millones desde su creación en 2006.

En paralelo al proceso de venta de T-Solar, Isolux está ultimando el texto definitivo del acuerdo con su banca acreedora (precisamente, la desinversión de la filial forma parte del pacto), que se traducirá en su rescate financiero. Un proceso que dirige Nemesio Fernández-Cuesta. Según fuentes próximas a la misma, el documento estará cerrado esta misma semana, aunque la firma definitiva no llegará hasta dentro de 10 o 12 días, el plazo para que los bonistas de Nueva York puedan analizar el texto.

El objetivo es capitalizar una deuda de 1.600 millones de euros con descuento. De ese importe, 850 millones corresponde a bonistas.

Normas