Editorial

May solo despeja una incógnita

El Reino Unido se ha dado prisa en resolver una de las grandes incógnitas que abría el terremoto político tras el voto a favor del brexit. La cuestión del liderazgo del país parece decidida:Theresa May sustituirá al primer ministro David Cameron este mismo miércoles, y no en septiembre como era el plazo inicial fijado por el líder conservador saliente, desautorizado por las urnas. Andrea Leadsom, la otra aspirante, anunciaba ayer su retirada en respuesta a las presiones por un rápido restablecimiento del liderazgo del país tras un referéndum que ha dividido a la sociedad y alarmado a los inversores.

Los mercados reaccionaron con alzas bursátiles y de la libra al rápido relevo al frente de los tories. Aunque May hizo campaña (de perfil bajo) por la permanencia en la UE, asume el resultado de la consulta: “Brexit es brexit”, afirma, y ese proceso se hará “con éxito”. ¿Cómo, cuándo, en qué plazo, bajo qué condiciones? Esas son las incógnitas que están lejos de despejarse. Aparentemente May desea salvar el acceso de su país al mercado único europeo, pero ese encaje tendrá que diseñarse en una negociación compleja para ella y para los 27. El rumbo que tome May, de quien se espera que pase por las urnas en unos meses, tendrá repercusiones a los dos lados del canal de la Mancha.

Normas