Logística | 38 Aniversario de Cinco Días

La gran plataforma de entrada a Europa

Intermodalidad, digitalización y eficiencia, los principales desafíos.

La gran plataforma de entrada a Europa

Cálculo, razonamiento y grandes tráileres. Síntesis de lo que hasta hace poco significaba la logística. Pero los tiempos cambian y “la gran revolución del sector pasa por menos ruedas y mayor inteligencia”, afirma Francisco Aranda, secretario general de UNO (Organización Empresarial de Logística y Transporte de España).

Y no en vano. Según el último Observatorio del Ministerio de Fomento, la logística aglutina en España a 2.652 empresas que generan más de 800.000 empleos directos y mueven 5.000.000 de toneladas diarias. Volúmenes que en PIB suponen el 7%, más del doble que en 2013, cuando solo representaban el 3%.

Cifras que “demuestran que se trata de uno de los principales sectores horizontales que puede favorecer o lastrar la competitividad”, y que han despertado el interés del Gobierno. Hace tres años se encendía el motor de arranque de la Estrategia Logística de España 2013-2020.

Ahorro de 5.000 millones

Pese al 12% del coste que supone el transporte en la fabricación del vehículo, logística y automóvil son el matrimonio perfecto. Anfac estima que, mejorando la eficiencia en el sector, la industria podría ahorrar 5.000 millones (500 en automoción).

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo, insiste en la necesidad de rapidez en la modernización de los procesos: “No podemos esperar a mañana porque hoy se pueden estar decidiendo las adjudicaciones de modelos a nuestras factorías para los próximos años”.

“Queremos dotarnos de una capacidad que marque diferencias respecto a nuestros competidores y atienda las necesidades crecientes y exigentes de una economía globalizada y cada vez más especializada”, exponen expertos en logística del Ministerio de Fomento.

Así, para convertir al país en la gran plataforma de entrada a Europa, “lo primero es definir qué es y desarrollar un plan integral serio entre todos los agentes, públicos y privados. Se debe racionalizar y planificar el sector en función de las capacidades”, aclara Emilio Cardero, responsable de logística de UGT.

Ramón Valdivia, director general de Astic, apunta a la intermodalidad como desafío: “El transporte por carretera debe considerarse como verdadero vertebrador de flujos logísticos. Hay que favorecer que pueda interaccionar de modo más eficaz y eficiente con el resto, principalmente puertos y terminales ferroviarias”.

Las nuevas tecnologías también han supuesto un reto y a la vez un acelerón para que el sector se modernice. El grupo público Correos, por ejemplo, no pierde comba y se beneficia del aumento de la paquetería por el alza del comercio electrónico. Porque el negocio ha cambiado.

Según Pedro Gallego, director corporativo de operaciones de Seur, “la globalización y la inmediatez del e-commerce han hecho que trabajemos en ciclos muy reducidos, de horas”. Además, con las redes sociales la interacción con el usuario “se multiplica y se hace visible”.

Una logística experiencial a la que también se refiere Fred Pattje, director general Amazon Spain Fulfillment, quien considera que “la excelencia no solo consiste en una entrega más rápida, sino también en aspectos menos visibles pero extremadamente importantes, como entregas precisas y fiables a los clientes, que deciden dónde y cuándo desean recibir sus pedidos”. En definitiva “con confianza, rapidez y comodidad”, en donde ahora las matemáticas, la robótica y los algoritmos juegan ya un papel decisivo.

Normas