Transporte y logística

El sector logístico exige a Rajoy aplicar la nueva aduana europea

La patronal confía en que la nueva regulación incremente un 20% el comercio en España

Interior de un centro logístico de Seur.
Interior de un centro logístico de Seur.

El pasado 1 de mayo entró en vigor la directiva europea que establece el Código Aduanero de la Unión (CAU) que unifica las leyes aduaneras dentro de la UE. Aunque existe un plazo para la adaptación de los estados de cuatro años, la patronal de la logística en España, UNO, ha emitido un comunicado pidiendo al Gobierno que se adapte a la nueva normativa cuanto antes.

Francisco Aranda, secretario general de UNO, asegura que la nueva directiva europea “mejora la actividad logística y añade competitividad al sector”.

El representante sectorial asegura que el nuevo marco regulatorio sustituye al Código Aduanero Comunitario, que fue firmado en 1992. “La norma tiene 24 años y había que actualizarlo y digitalizar el proceso. Ahora se han unificado todas las legislaciones”, defiende. Anteriormente existía un marco común aunque cada país se reservaba diferencias regulatorias, según explica Aranda.

La nueva aduana única disminuye los controles en frontera de los productos pero aumenta los que se llevan a cabo a posteriori, según Aranda, gracias al nuevo sistema electrónico de trazabilidad.

Aranda explica que España debe adaptar cuanto antes esta legislación para aprovechar la oportunidad de aumentar su actividad comercial. “España puede convertirse en un hub logístico por su unificación”, defiende. Se basa en la posición como puerta de entrada de América Latina y de África.

En concreto, los cálculos más conservadores de la patronal de la logística en España pasan por un incremento de “entre el 20% y el 23%” en el comercio que pase a través de las aduanas españolas. “Estamos convencidos de ese crecimiento”.

  • En contacto con el Gobierno

Aranda reconoce que mantiene una relación “fluida” con el Gobierno y con los responsables aduaneros. El representante sectorial asegura que se han mantenido reuniones de las que ha salido el compromiso para crear una mesa de trabajo conjunta que lleve a cabo la transposición de la nueva regulación.

El directivo confía en que la situación de interinidad del Ejecutivo y la proximidad de las elecciones, no se traduzcan en un retraso excesivo de la adaptación al nuevo marco regulatorio. En un comunicado emitido la semana pasada UNO pedía al ejecutivo que no deje que la aduana española “se convierta en una desventaja competitiva”.

La organización sectorial ha transmitido también al Gobierno, ahora en funciones, que la nueva normativa que se lleve a cabo en España no sea “ni más ni menos restrictiva” que en el resto de la UE, para que haya “una verdadera competencia leal entre los países de la UE”.

La patronal confía también en que el conocido como CAU permita una reducción de costes tanto a las exportaciones como a las importaciones y “se reducirán los tiempos de entrega”.

Sin embargo, reconoce que la implementación de las nuevas exigencias en materia de trazabilidad y digitalización obligará a las empresas a incurrir en costes adicionales. Aunque el empresario confía en que una vez se amorticen haya un descenso importante por la simplificación del proceso, aunque la patronal todavía no tiene cuantificado el ahorro.

La medida podría atraer e nuevos operadores

UNO es una organización empresarial que une a empresas logísticas como Carreras, DHL, o Logista; y de paquetería como Seur, Fedex o Chronoexpress. Estas compañías dependen, en buena parte del nivel comercial que tenga el país. En este sentido, Francisco Aranda, director general de la asociación patronal, defiende que la aduana común permite mejorar el atractivo de España para el establecimiento de nuevos operadores.

Confía que esta medida se traduzca en el interés de grandes operadores comerciales como Alibaba u otros para establecer centros logísticos en el país. “Esto puede aumentar la actividad comercial y fomentar la creación de empleo en España”, remarca. Aranda defiende que la explosión del comercio electrónico es una oportunidad para el sector que representa que ahora se refuerza con esta mueva normativa aduanera.

La patronal del sector asegura que España se encuentra en una posición geográfica privilegiada, que unido a un cuerpo aduanero “muy eficiente y con sensibilidad hacia el comercio”, permitirán que se convierta en puerta de entrada del comercio hacia la Unión Europea.

La organización explicó hace unos días en un comunicado que la nueva regulación ofrece la puesta en marcha de un “despacho centralizado” que permite la posibilidad de poder elegir el estado miembro en el que se presentarán todas las declaraciones aduaneras. De esta forma, las empresas tendrían un único interlocutor en la UE para hacer sus trámites. Este hecho, asegura Aranda, es una oportunidad para España para convertirse en un eje importante para el comercio en Europa. “Es una auténtica revolución de la gestión aduanera en Europa”, defiende el directivo.