Entrevista

Luis Fernando Andrade: “Colombia quiere a bancos españoles en sus infraestructuras”

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructuras de Colombia busca inversión privada en España para mantener grandes obras de infraestructuras en su país

Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructuras de Colombia.
Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructuras de Colombia.

Uno de los destinos prioritarios para la inversión en infraestructuras en Latinoamérica, Colombia, está a la caza de apoyo privado para continuar con su plan de carreteras tras los recortes presupuestarios derivados de la caída del petróleo y las materias primas. El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructuras (ANI), Luis Fernando Andrade, en misión comercial en España, explica el papel determinante que juega la construcción de este país, poniéndose como nueva misión atraer a los bancos. El jefe de la planificación de proyectos por más de 17.000 millones remarca que sigue habiendo grandes oportunidades y espera que su país experimente en los próximos 20 años “algo parecido a lo que vivió España entre 1985 y 2005, con una gran transformación de las infraestructuras para ser más competitivos”.

Pregunta. ¿Cuál es la situación actual y las inversiones previstas?

Respuesta. La ANI tiene 49 concesiones activas de carreteras, dos de ferrocarril, 55 concesiones portuarias, y siete concesiones que afectan a 16 aeropuertos. En Colombia comenzamos a hacer concesiones de transporte hace más de 20 años, pero hemos mejorado la capacidad de ejecución. Entre 2000 y 2010 el promedio anual de desdoblamiento de calzadas era de 60 kilómetros al año, cifra que ha pasado a 220 en 2015 y que queremos llevar a los 330 kilómetros este año.

P. ¿La gran apertura al capital privado se debe a restricciones para la inversión pública?

“Tenemos en cartera 16 carreteras, nueve actuaciones en puertos, tres en aeropuertos y dos en ferrocarril”

R. El 20% de los ingresos fiscales de Colombia provenían del petróleo por el impuesto de renta que pagan las petroleras y los dividendos de la empresa pública Copetrol. Esto ha desaparecido, ahora no hay dinero del petróleo y menos para hacer infraestructuras. De hecho, Copetrol dio pérdidas el año pasado. Todo ello nos ha llevado a un cambio de política. Por prudencia, ahora solo sacamos al mercado proyectos que no requieren aportaciones públicas. La buena noticia es que hay muchas propuestas que nos proporcionarán un nuevo despegue en la inversión. Esta pasará de los 4,8 billones de pesos de 2015 a 10 billones en 2018 por el programa 4G.

P. ¿Qué viene ahora?

R. Tenemos 16 proyectos de carreteras en cartera para los próximos 18 meses; otros nueve relacionados con nuevas terminales en puertos; tres con aeropuertos, y dos en el campo del ferrocarril. La inversión prevista es de 20,5 billones de pesos. Como le digo, nos quedamos sin dinero, pero hay muchos proyectos por hacer sin aporte estatal.

P. ¿Están bien situadas las empresas españolas?

“Hay muchas propuestas de la iniciativa privada que harán despegar la inversión”

R. En el pasado no había gran presencia, aunque estaban Aena, ACS, Abertis o Rubau. El programa 4G de carreteras ha atraído el interés de otras como Sacyr, OHL, Cintra, Ortiz e Iridium, también de ACS, y a numerosas ingenierías para el diseño y seguimiento de las obras. Otras que aún no han tenido presencia, como Copasa y Globalvia, están dando pasos para entrar.

P. ¿Son secundadas por los bancos?

R. Hemos venido a España a hablar con ellos. En nuestro modelo de licitación, las contratistas deben mostrarnos compromisos en firme de financiación y luego se firman los créditos. Es verdad que el paso intermedio debería durar unos tres meses y se está alargando, en algunos proyectos, más de seis. Esta dilación se debe a múltiples factores: por primera vez hacemos project finance en Colombia, con lo que el proceso de garantías está siendo más exigente de lo esperado, y los financiadores son de muy diverso perfil, lo que requiere la firma de complejos contratos entre acreedores. El hecho es que ya tenemos los primeros cinco cierres hechos. La primera emisión de bonos de proyecto con riesgo de construcción se hizo en febrero y la segundo, liderada por Goldman Sachs, se realizó la semana pasada. Pocos días antes la española Iridium culminó la financiación para el proyecto Pacífico 1.

P. Pero, ¿qué precisa de la banca española?

R. CaixaBank, en el proyecto Pacífico 1, ha sido el primer banco español en el programa 4G. Buscamos que el resto de bancos españoles entre en el plan.

P. ¿Está el Estado en disposición de incentivar el apoyo privado?

R. Todo el dinero inicial viene del sector privado y la mitad del retorno se obtiene por los peajes y la otra mitad llega de las aportaciones públicas a través de los pagos por disponibilidad.

“El tratado de paz con las FARC incentivará a las empresas”

Luis Fernando Andrade: “Colombia quiere a bancos españoles en sus infraestructuras”

P. ¿Cómo ha conseguido la ANI situar a Colombia en el centro de la inversión en Latinoamérica?

R. Se lo debemos a cambios regulatorios que eliminan trabas a la construcción. La inversión privada en infraestructuras ha pasado de 3,3 billones de pesos en 2010 a 4,8 billones de pesos en 2015.

P. ¿Por qué este impulso decisivo a las infraestructuras?

R. Colombia es montañosa y un camión cargado apenas alcanza 30 ó 40 kilómetros por hora en la zona andina. Con el programa 4G mejoramos esas vías con desdoblamientos, numerosos túneles y viaductos, con el objetivo de doblar la velocidad media de paso de un camión. Llegar en la mitad de tiempo supone enormes ahorros.

P. ¿Sustituirán al petróleo y materias primas como motores del PIB?

R. El aumento de inversión en los próximos cuatro años impulsará un 1,5% el PIB. Cuando se diseñó el programa 4G, en 2012, pretendíamos elevar el crecimiento del país del 4,5% al 6%; pero se cayeron el petróleo y las materias primas, lo que implica que esta previsión no se cumplirá. Sin embargo, creemos que la construcción hará que sigamos creciendo. A diferencia de otros países de América Latina, Colombia evoluciona al 3% anual. Estas inversiones generan 100.000 empleos directos y 100.000 indirectos, lo que supone el 1% de la fuerza laboral. Además, serán precisos 5 millones de toneladas de cemento; 940.000 toneladas de acero; 1,4 millones de toneladas de asfalto, y 1.800 toneladas de explosivos.

P. ¿Qué papel jugará el acuerdo de paz alcanzado con las FARC?

R. Va a ayudar mucho, aunque ese no ha sido un gran obstáculo para la inversión. Gran parte de los proyectos se han desarrollado en el entorno de grandes urbes, en las que la incidencia de la actividad guerrillera ha sido muy baja. Pero no hay duda de que el tratado de paz reducirá las preocupaciones e incentivará a las empresas.

Normas