Índice de solidez de la internacionalización

El sector exterior se hace fuerte en mitad de la tormenta

Joan Tristany, director general de AMEC.
Joan Tristany, director general de AMEC.

La solidez del sector exterior en España creció tantó en 2015 como entre 2010 y 2014. Esa es una de las conclusiones del segundo índice de solidez de la internacionalización (ISI), que realiza la Asociación de Empresas Industriales Internacionalizadas (AMEC). En la anterior edición, correspondiente a 2014, la economía española obtuvo una puntuación de 6,21 puntos sobre 10. En la última, cuyos resultados fueron presentados ayer, la nota sube hasta 6,44 puntos, lo que supone un incremento del 3,70%. ¿Es mucho o poco ese crecimiento? Para poder valorar cómo ha evolucionado en los últimos años, AMEC ha realizado una extrapolación con los datos de 2010, en la que se concluye que la puntuación ese ejercicio fue de 5,95 puntos. Dicho de otra manera, que el índice creció un 4,37% en cuatro ejercicios y ha subido un 3,70% en el último año.

El director general de AMEC, Joan Tristany, consideró que la variación positiva del índice muestra que el sector exterior es más robuto, en mitad de un débil crecmiento de la zona euro y del enfriamiento de China, “lo que favorece una salida más rápida de las crisis y aporta mayor competitividad”.

El índice analiza 19 indicadores parciales divididos en cuatro bloques: actores (empresas exportadoras regulares, concentración empresarial o sectoria, entre otros), resultados (peso de las exportaciones sobre el PIB, porcentajde de la cuota mundial, nivel tecnológico de las ventas, inversión extranjera..), cadenas globales de valor o elementos habilitadores (barreras a la exportaciones, instrumentos financieros o presupuesto público). Las principales fortalezas del sistema exterior se basan en el peso creciente de las exportaciones del PIB (33,4% en 2015), el peso de España en el comercio mundial y la diversificación geográfica de las exportaciones. En el otro lado, los que peor salud tienen son la dotación del presupuesto público y el aumento de las barreras arancelarias.

Esos son los puntos fuertes de la fotografía fija de 2015. La que contiene la evolución de varios años muestra que el dato más preocupante es la excesiva concentración geográfica (dos terceras partes de las ventas se dirigen a la UE) y sectorial de las exportaciones (alimentos y automoción suman cerca de la mitad. Una tendencia que conlleva ciertos riesgos en un escenario incierto, con la salida del Reino Unido de la UE en marcha y con las negociaciones del tratado de libre comercio entre la UE y EEUU, en punto muerto.

Normas