Energía

Las eléctricas ven insuficiente la revisión del recibo de Guindos

Volverán a recurrir el margen de comercialización si Industria no rectifica

Luis de Guindos, ministro de Economía y de Industria en funciones.
Luis de Guindos, ministro de Economía y de Industria en funciones.

El embrollo de la refacturación del recibo de la luz a 15 millones de consumidores (los que están acogidos al precio regulado o PVPC), lejos de resolverse se complica. La propuesta de real decreto que fija la metodología para calcular el margen de comercialización (o beneficio) de las eléctricas que suministran en ese mercado regulado ha provocado el descontento de las afectadas, las cinco grandes de Unesa (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP y Viesgo), que se prepraran para acudir de nuevo a los tribunales.

 El ministerio remitió el texto legal el miércoles para sus alegaciones al consejo consultivo de la electricidad de la CNMC en el que participa el sector.

Ayer terminó el plazo que el Tribunal Supremo dio el 30 de mayo al ministerio que dirige el titular de Economía, Luis de Guindos, para que ejecutara una sentencia de noviembre en la que el Alto Tribunal admitía parcialmente el recurso presentado Gas Natural Fenosa. Concretamente, imponía al Gobierno la elaboración de una metodología para calcular el margen de comercialización del PVPC, el precio regulado que sustituyó a la antigua TUR en abril de 2014. La norma que estableció ese precio no fijaba un sistema de cálculo objetivo de los costes para determinar el margen y se limitaba a mantener los cuatro euros anuales por kW de potencia que regía en ese momento. Una cantidad que apenas cubría un 60% de sus costes, según las empresas.

Como es preceptivo, el ministerio pidió a la CNMC una propuesta de metodología que este organismo le envió con gran retraso el pasado 3 de junio. Y, efectivamente, como reclamaban las afectadas, del cálculo propuesto por la Comisión, se desprende que el margen de comercialización (que pagan los clientes regulados en su factura) debía ser un mínimo de 5,27 euros por kW contratado al año para la tarifa más habitual, la 2.0. “Lógicamente, si las eléctricas acudieron al Supremo era porque esperaban mejorar su margen, no para quedarse como estaban”, indican fuentes del sector.

Y así se quedarán si prospera la propuesta de real decreto del Ministerio de Industria a la que los miembros del consejo consultivo presentarán sus alegaciones. De ella se desprende que el margen de comercialización de las comercializadoras de referencia debe ser de 4,2 euros/kW al año para la tarifa habitual, lo que supone quedarse casi como están, aunque con metodología.

Según los datos del ministerio, la refacturación supondrá cobrar unos retrasos de 26 millones a los clientes desde abril de 2014. Más allá de la cantidad, el problema que se plantea es cómo refacturar a los usuarios que han cambiado de suministrador y se han pasado al mercado libre (más de medio millón). Aunque su antigua compañía le refacture (individualmente, serán importes muy pequeños) si opta por no pagar, aquella no puede cortarle el suministro pues ya no es su cliente. También abundará en la confusión que de por sí rodea a la factura eléctrica

La propuesta del ministerio, cuyo retraso se ha atribuido al deseo de Guindos de evitar anunciar la polémica refacturación antes de las elecciones generales, “es arbitraria” y no tiene en cuenta los criterios de la CNMC, según fuentes del sector. Esto facilitará el camino a las eléctricas para volver al Supremo. Aunque con el real decreto en trámite, el Gobierno justifica el cálculo del margen de comercialización, muchos parámetros los ha fijado arbitrariamente. Por ejemplo, no tiene en cuenta el coste de las oficinas de atención al cliente, que corren el riesgo de cerrar.

¿Seguirá en el Gobierno el ministro de Economía?

El resultado electoral del 26J, que parece facilitar el camino del PP para volver a gobernar, ha cambiado la perspectiva de algunos ministros. Según algunos rumores, la del propio Luis de Guindos, que, lejos de abandonar la política, podría seguir en un hipotético Gobierno de Rajoy como vicepresidente económico.

Ciertas fuentes aseguran que el actual titular de Economía y de Industria en funciones tendría encima de la mesa una oferta de trabajo de un banco en Estados Unidos, pero el nuevo escenario político podría animarle a continuar en España, eso sí, con más poder.

Por el momento, Guindos vuelve a enfrentarse a la aprobación de una norma (el real decreto del margen de comercialización de las eléctricas de referencia) que beneficia a Endesa. En una situación similar el mes pasado (la orden ministerial de la retribución de las distribuidoras), Guindos optó por inhibirse alegando que había sido consejero de esta compañía en los dos años previos a su llegada a Economía, lo que obligó a la publicación en el BOE de un real decreto por el que delegó su firma en la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. La decisión se interpretó como un intento de evitar futuras incompatibilidades con las de Unesa.

Aunque en este caso es un real decreto que debe aprobar por el Consejo de Ministros, necesitará la firma del ministro titular.