Tráfico aéreo

Iberia pide que se evite el cierre de una pista en Barajas

Las denuncias por la huella sonora esperan sentencia del Supremo

Pide regulación a la UE para evitar el impacto de las huelgas de controladores

Varios aviones en las pistas de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.
Varios aviones en las pistas de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EFE

“Apenas hay cinco demandantes que han llegado con el caso de la huella sonora de Barajas hasta el Supremo y Aena debería plantearse algún tipo de acuerdo con ellos para evitar el efecto dramático para la economía española que supondría el cierre de una pista”, ha señalado el presidente de Iberia, Luis Gallego, en un encuentro con periodistas en la ciudad china de Shanghái, donde la aerolínea ha establecido su primera ruta hacia Asia. “Estamos peleando por abrir nuevos mercados desde la T4 de Barajas y una reducción de capacidad sería fatal para el aeropuerto, la economía madrileña y también para la española”.

La amenaza deriva de denuncias de vecinos de la urbanización madrileña Santo Domingo, ubicada frente al circuito del Jarama, en la salida de Madrid por la A1, por la huella sonora que motivan los aviones que operan en Barajas. El caso, judicializado desde 2004, espera una inminente sentencia del Supremo e Iberia está directamente afectada como usuaria de la pista en cuestión, la 18R/36L que atiende los vuelos trasatlánticos: “La reforma de la pista el año pasado y la reubicación de tráficos ya fue traumática, por lo que no quiero ni pensar en efectos mayores”, ha señalado Gallego.

Aena, que acaba de recibir una sentencia favorable por el caso de las valoraciones de expropiaciones también en el entorno de Barajas, lo que ha favorecido la reversión de provisiones millonarias, se enfrenta a la posible reducción de un 30% en la operativa de la citada pista, situada en el entorno de la T4, o incluso a su clausura. Según sus cálculos, se podrían perder 70 millones de viajeros en el acumulado hasta 2030 y 14.000 empleos en Madrid. Además, la situación afecta a 80 aerolíneas.

Pese a que Aena está segura de cumplir con los actuales estándares ambientales en cuestiones de ruidos, el Supremo ya ha instado a la compañía desde 2008 a cesar la causa de las quejas vecinales en Santo Domingo. Antes que el Alto Tribunal, el TSJM rechazó las demandas.

También refiriéndose a la política del operador aeroportuario, y del propio Ministerio de Fomento, desde Iberia se ha remarcado la necesidad de que el AVE llegue a la T4 para que el hub gane en competitividad frente a otros europeos. Y se ha subrayado la necesidad de tarifas lo más bajas posibles a largo plazo para ofrecer a los clientes precios competitivos. Dentro del debate tarifario que marcará los precios de Aena para el periodo 2017-2021, la CNMC reclama un tijeretazo del 2% anual, mientras el bloque de aerolíneas demanda una rebaja del 2,6%.

Efecto ‘brexit’

Iberia se alinea con IAG y no prevé un impacto del brexit a largo plazo en el negocio. “El debilitamiento de la libra podría alimentar el marcado turístico en Reino Unido y en torno a cómo queda el país en el cielo único europeo habrá que negociar. Aunque es cierto que existe incertidumbre en el corto plazo y un ajuste en los mercados, IAG seguirá demostrando las mismas fortalezas que tenía antes del brexit”, ha remarcado Luis Gallego.

Otro asunto sobre el que Gallego ha hecho hincapié es sobre el impacto sobre el tráfico de las huelgas en el control aéreo, actualmente en Francia: “Demandamos regulación, las aerolíneas tenemos penalizaciones por retrasos, fallamos en nuestras conexiones y motivamos molestias a nuestros clientes por algo que escapa de nuestras manos. No podemos ser los paganinis de esta situación”. El ejecutivo no ha querido cargar contra el derecho de huelga en los distintos países del entorno europeo, pero pide garantías de servicio.

  • Maduración en Asia

Tras su estreno en el mercado asiático, con tres frecuencias semanales entre Madrid y la ciudad china de Shanghái, Iberia se da un periodo mínimo de dos años para hacer madurar esta ruta, y la que abrirá el 18 de octubre entre Madrid y Tokio, antes de decidir la apertura de nuevos destinos en la región. El presidente de la aerolínea reconoce que ambas líneas nacen con una rentabilidad inicial notablemente inferior a la de las rutas maduras entre España y América Latina, precisamente por las exigencias de la entrada en un nuevo mercado.

El precio promocional del billete de ida y vuelta entre España y China es de 449 euros, con lo que Iberia busca alto factor inicial de ocupación. Ese precio tenderá a estabilizarse por encima de los 600 euros tras el verano.

En este contexto, Iberia ha tenido el apoyo de Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y las embajadas española y china para un lanzamiento en el que también busca la involucración empresarial. El Corte Inglés ha estampado su marca en el A330 que cubre la ruta a través de un acuerdo inicial de cuatro meses con el que promociona el turismo de compras en Madrid. A partir de este punto, Iberia ha mantenido reuniones en Shanghái con empresas como Inditex, Dia o Coca Cola, con fuerte implantación en la región en busca de apoyos y clientes estables. “Con todo, el riesgo final es para la aerolínea”, remarca Luis Gallego.

El responsable de Marketing de la aerolínea, Marco Sansavini, ha señalado que Iberia ha abierto todos sus canales de venta directa en China, donde también ha establecido relaciones con los turoperadores. Del mismo modo, apunta que las sinergias comerciales con British Airways, así como la apertura de derechos de despegue y aterrizaje por parte del aeropuerto de Shanghái, han sido fundamentales para adelantar medio año la llegada de Iberia a la capital económica y comercial china. Lo que no descarta Luis Gallego, en función del éxito de una ruta en la que se estrena con 90.000 asientos anuales, es aumentar frecuencias hasta una diaria e incluso utilizar a partir de 2018 uno de los nuevos A350 que se incorporarán entonces a Iberia para aportar mayor capacidad.

Durante estos días en China, el equipo directivo de Iberia está defendiendo la opción de España como nodo de conexión entre Asia y América Latina. Una baza que Air China está jugando ya en la ruta Pekín-Madrid-Sao Paulo. Además, Iberia compite desde Madrid con China Eastern, Beijing Airline, y con las aerolíneas del Golfo “que llenan sus aviones con viajeros que hacen escala en sus hub para dar el salto hacia Asia”.

Gallego: “Las incertidumbres obligan a un ejercicio constante de ajuste de costes”

El presidente de Iberia reclama máxima tensión en su organización pese a que la aerolínea ha entrado en la senda del crecimiento rentable. “La situación en Argentina, Venezuela y Brasil, sumada a los bajos precios del petróleo, han motivado un aumento significativo de capacidad en Europa, y concretamente en España, que tensiona la rentabilidad de las aerolíneas”, explica Luis Gallego.

El primer ejecutivo de Iberia cree que tras los récord de viajeros en España se esconde la caída de los ingresos medios por pasajero de las aerolíneas y añade que muchos de esos nuevos turistas son prestados por otros destinos hoy afectados por la amenaza terrorista: “El sector tenderá a ajustar capacidad, pero de momento estamos obligados a una continua reestructuración.

La cúpula de la aerolínea está satisfecha con los costes laborales vigentes en convenios que vencen en 2017 y que contienen un año de ultraactividad pactado. De hecho, son constantes las alusiones a que la apertura de destinos como Cuba, China, Japón o Sudáfrica se debe a este estrechamiento de costes. Sin embargo, recuerda que la productividad sigue siendo básica para afrontar retos como el del mantenimiento de la flota de IAG, holding en el que Iberia confluye con British Airways, Aer Lingus y Vueling.

El propio Luis Gallego dirige una comisión dentro de IAG para optimizar la estrategia de mantenimiento de todo el grupo. Las conclusiones deben estar cerradas este verano.