Intercambios monetarios

La balanza por cuenta corriente se pone en positivo hasta abril

El superávit entre los ingresos y los pagos de España al exterior por intercambio de capitales, bienes y servicios obtuvo un superávit de 1.500 millones hasta abril.

Vista de la fachada del Banco de España.
Vista de la fachada del Banco de España.

La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 1.500 millones de euros hasta abril. De esta forma, volvió a estar en positivo después de un déficit de 1.300 millones registrado en el primer trimestre y el saldo negativo de 1.900 millones del mismo periodo de 2015, según datos del Banco de España.

El saldo positivo de la balanza por cuenta corriente registrado hasta abril se explica por el mayor superávit de bienes y servicios y el menor déficit de la balanza de rentas.

En concreto, la balanza de bienes y servicios obtuvo un superávit de 6.900 millones de euros hasta abril, frente a los 5.400 millones de euros del mismo periodo de 2015, mientras que la balanza de rentas primaria (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) registró un déficit de 5.400 millones de euros, en contraste con el saldo negativo de 7.300 millones de euros de los cuatro primeros meses de 2015.

Por su parte, el saldo de la cuenta de capital mostró hasta abril un superávit de 800 millones de euros, inferior a los 1.500 millones obtenidos en los cuatro primeros meses del año pasado.

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía, fue positivo hasta abril y se situó en 2.300 millones de euros, frente al déficit de 300 millones de los cuatro primeros meses de un año antes.

El Banco de España incorpora también el saldo de las cuentas corriente y de capital revisado hasta el cierre del primer trimestre, que arroja un déficit de 400 millones, algo inferior a los 800 millones de un año antes.

En cambio, en términos acumulados de cuatro trimestres, el saldo acumulado alcanzó un superávit de 21.400 millones de euros, el equivalente al 2% del PIB, algo superior a los 21.000 millones del conjunto de 2015.

  • Entrada y salidad de capitales

Por otro lado, en abril salieron de España 600 millones de euros por compra de activos, desendeudamiento y desinversiones, 100 millones más que en el mes de marzo.

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.

Según explica el Banco de España, estos flujos están condicionados por el efecto de las políticas monetarias del Banco Central Europeo (BCE), que provocan un “exceso de liquidez” que se filtra hacia el exterior, aumentando así las inversiones de los españoles y reduciendo a su vez su endeudamiento.

  • Empeora la posición deudora

Por otro lado, el Banco de España ofrece la posición de inversión internacional, uno de los indicadores de referencia que supervisa Bruselas dentro del procedimiento de desequilibrios excesivos.

En este caso, la posición deudora neta de España, que es la diferencia entre los pasivos y activos frente al exterior, alcanzó, incluido el Banco de España, los 990.000 millones de euros en el primer trimestre, frente a los 975.000 millones del cierre de 2015.

En términos de PIB, este saldo supone un 90,8% del PIB, superior al 90,2% de 2015, pero inferior al 95,6% del PIB de 2014.

Este saldo se debe a un incremento de los pasivos en 3.100 millones de euros, pero sobre todo a un incremento del valor los existentes en stock, fundamentalmente por revalorizaciones.

Además, la deuda externa bruta de España --que incluye deuda pública, pero excluye renta variable y derivados financieros-- se situó en 1,83 billones de euros al final del primer trimestre.